g Feedly

Yo también digo no a la ley Lassalle

21-III-2013

Exigi­mos la reti­ra­da de la Ley Las­salle (nue­va refor­ma de la Ley de Propiedad Int­elec­tu­al)

Exigi­mos la reti­ra­da de la Ley Las­salle y la aper­tu­ra de un diál­o­go equi­li­bra­do, mod­er­a­do por un medi­ador neu­tral, entre las autori­dades, ciu­dadanía en gen­er­al, artis­tas, creadores e indus­tria, con el obje­ti­vo dis­cu­tir sobre las autén­ti­cas refor­mas nece­sarias en la LPI en un diál­o­go abier­to y hon­esto.

No podemos acep­tar una refor­ma en la que la copia pri­va­da se con­vierte de fac­to en una mera copia per­son­al en una clara desconex­ión con la real­i­dad y una involu­ción leg­isla­ti­va que no se podía ni con­ce­bir ni a finales del siglo pasa­do y que actúa direc­ta­mente con­tra los intere­ses de creadores y artis­tas que ven en la copia pri­va­da una activi­dad que les ben­e­fi­cia y sin la cual, muchos no hubier­an lle­ga­do a ser tales. Tam­bién afec­ta a los dere­chos de todos los ciu­dadanos en su acce­so a la cul­tura, no sólo hacien­do ilíc­i­tas las descar­gas de inter­net, sino inclu­so activi­dades tan abso­lu­ta­mente comunes como hac­er una copia de un orig­i­nal que un ami­go haya presta­do a otro.

Esta refor­ma crea un esce­nario anti­com­pet­i­ti­vo en el mer­ca­do dig­i­tal y hace que el val­or de la cul­tura españo­la ten­ga menos posi­bil­i­dades de ser expandi­da y por tan­to mon­e­ti­za­da, per­ju­di­can­do nue­stro desar­rol­lo tec­nológi­co y com­er­cial y nues­tra posi­bil­i­dades de incur­sión en el mer­ca­do exte­ri­or.

Tam­poco acep­ta­mos que aque­l­los jue­ces que tienen que decidir sobre las pre­sun­tas infrac­ciones de los dere­chos de autor sean sis­temáti­ca­mente exclu­i­dos de desem­peñar su labor con la creación de un tri­bunal de excep­ción al ser­vi­cio de los lob­bys de algunos inter­me­di­ar­ios de la indus­tria del entreten­imien­to. Es una aber­ración intol­er­a­ble que nada hace por mejo­rar la relación cada vez más dis­tante entre ciu­dadanos y el leg­is­lador y per­ju­di­ca en may­or medi­da a los creadores y artis­tas en gen­er­al en su per­cep­ción social.

La ley de Propiedad Int­elec­tu­al debe amparar los legí­ti­mos intere­ses sociales de la ciu­dadanía para acced­er a la cul­tura y que los autores se vean remu­ner­a­dos de for­ma jus­ta para que así sigan cre­an­do.

En este sen­ti­do no se están toman­do las deci­siones valientes y acti­vas para que la LPI se adapte a la real­i­dad dig­i­tal, dan­do tan­to a creadores como indus­tria, las her­ramien­tas nece­sarias para inno­var en Inter­net y afrontar los desafíos que se plantean. Las huidas hacia delante no son, en real­i­dad, nada más que inten­tar evadirse de la tozu­da real­i­dad que acabará por impon­erse con may­or o menor sufrim­ien­to para todas las partes impli­cadas.

Creadores, artis­tas, ciu­dadanos en gen­er­al e indus­tria mere­cen algo mejor que esto.

Comu­ni­ca­do de Red SOStenible.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!