g Feedly

WikiLeaks

5-XII-2010

Si a estas alturas nom­bro Wik­iLeaks seguro que no es una novedad para nadie. O al menos, para muy pocos, que todavía que­da gente que no sabe qué sig­nifi­ca esto. Pero con la trascen­den­cia que últi­ma­mente se le está dan­do, como dije, cada vez son menos.

¿Todos cono­ce­mos la Wikipedia, no? La platafor­ma que se uti­liza para Wik­iLeaks es la mis­ma, lo úni­co es que aquí no encon­trarás mate­r­i­al enci­clopédi­co, lo que encon­trarás serán noti­cias sin adul­ter­ar, sin pasar por el fil­tro que hace que la mis­ma noti­cia depende de quién pue­da con­tar­la deje ver que ha pasa­do una cosa u otra. Estas noti­cias son obtenidas de fuentes con­fi­den­ciales o de alto secre­to, de per­sonas anón­i­mas, que han podi­do estar meti­dos como sol­da­dos, oper­ar­ios, sec­re­tar­ios, etc, den­tro de todo esto que poco a poco se va destapan­do y que, por el moti­vo que cada uno ten­ga, quieren que el mun­do sepa su ver­sión de lo ocur­ri­do, que no sería mas que la ver­sión real, pero que al públi­co gen­er­al se nos ocul­ta. Es la may­or fil­tración de infor­ma­ción con­fi­den­cial de la his­to­ria.

Intento de desprestigio y silencio

Cuan­do una per­sona habla, y no te gus­ta lo que dice, lo más común es inten­tar callar­la; si no resul­ta, hay que despres­ti­gia­r­la para inten­tar que nadie crea lo que dice. Y si en lugar de una per­sona, es una orga­ni­zación como en el caso de Wik­iLeaks, lo mejor es ir a la caza de su cabeza más vis­i­ble para inten­tar, al menos, deses­ta­bi­lizar. Y es lo que han esta­do hacien­do todo este tiem­po des­de Esta­dos Unidos, con la ayu­da de la Inter­pol.

El inten­to de despres­ti­gio más grande que se ha inten­ta­do con­tra él, Julian Assange, y por lo que está en bus­ca y cap­tura tan­to por la policía sue­ca como por la Inter­pol, a difer­en­cia de lo que muchos creen no es una vio­lación si no algo por lo que en la may­oría de país­es la policía ni se molestaría en bus­car­le: man­ten­er rela­ciones sex­u­ales con otra per­sona sin el uso de preser­v­a­ti­vo. En su momen­to, esta per­sona accedió a ello, de for­ma con­sen­ti­da por tan­to no es ningún deli­to; más tarde, se desconoce por qué motivos, esta per­sona cam­bió de opinión.

Pese a todo, no han con­segui­do callar a Wik­iLeaks. En la actu­al­i­dad wikileaks.org es inac­ce­si­ble (es el primer dominio, con el que se dio a cono­cer la aso­ciación), pero inten­tar pon­er bar­reras a inter­net es como inten­tar pon­er diques al mar. Es cier­to que wikileaks.org no existe, pero Wik­iLeaks sigue existien­do para todo aquel que sepa cómo encon­trar la pági­na: en estos momen­tos, las for­mas de acced­er a Wik­iLeaks son estas: Wik­iLeaks, Wik­iLeaks, Wik­ileaks; la mejor for­ma de estar al tan­to de los cam­bios que van habi­en­do son por los hash­tags activos en Twit­ter #wik­ileaks y #savewik­ileaks, y si lo que quieres es infor­ma­ción ofi­cial de primera mano, el usuario en Twit­ter es @wikileaks y su pági­na en Face­book es Wik­iLeaks.

Un antes y un después

En la época en la que nos encon­tramos, en la que en inter­net se puede encon­trar prác­ti­ca­mente de todo, llámese como quiera que se hubiese lla­ma­do la apari­ción de un Wik­iLeaks era nece­saria e inevitable. Vivi­mos en un mun­do en el que sólo nos enter­amos de lo que a las dis­tin­tas per­sonas de poder les intere­sa que nos enter­e­mos, tal y como quieren que nos enter­e­mos, y en el momen­to pre­ciso en el que debamos enter­arnos; enmas­caran­do todo aque­l­lo que se supone que no debe­mos saber, silen­cian­do a aque­l­las per­sonas que quier­an que nos enter­e­mos. Y eso no se puede ni debe per­mi­tirse.

El obje­ti­vo prin­ci­pal de Wik­iLeaks se ha com­ple­ta­do ya: nos han demostra­do que sólo se nece­si­ta un medio en el que las per­sonas que quier­an puedan con­tar lo que saben; por sí solas quizá no lo harían, pero sólo hay que dar­les un empu­jón. Tarde o tem­pra­no cap­turarán a Julian Assange de donde quiera que se encuen­tre, perderá él su lib­er­tad, y prob­a­ble­mente tam­bién lo hagan todos los que le hayan ayu­da­do a que Wik­iLeaks sea lo que hoy en día es, o gran parte de ellos si es que los encuen­tran, pero el efec­to Wik­iLeaks sin duda ha cau­san­do un antes y un después; podrán ir con­tra un indi­vid­uo, pero como en innu­mer­ables oca­siones ha suce­di­do, esto va a dar pie a que naz­can otros Wik­ileaks en más país­es, inclu­so esta­dos o provin­cias. Inter­net es un arma impa­ra­ble a la que hoy en día prác­ti­ca­mente todos ten­emos acce­so, y en la que se ha demostra­do que, por más que quier­an, no van a poder deten­er al colec­ti­vo. Que inter­net es un medio des­de el cual todo el mun­do va a des­cubrir quiénes son y cómo son las per­sonas con poder en este mun­do… y que quizá muy pron­to se les acabe el juego. Lo próx­i­mo qué será, ¿quer­er cer­rar Twit­ter?

Ninguno de nosotros podemos ni siquiera imag­i­narnos remo­ta­mente el miedo que tienen que estar pasan­do.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

1 comentario

  1. Lo vi en las noti­cias.. jaja­ja­ja­ja

    responder

Anímate, ¡deja un comentario!