g Feedly

Va para quien bien pueda interesar

27-IV-2013

Estoy en una época sen­si­blona. Me con­sidero una per­sona fuerte, y en oca­siones bas­tante dura, pero aho­ra mis­mo muchas cosas me afectan. Tam­poco en un extremo; no todo me afec­ta, no voy llo­ran­do por la calle ni nada así. Sobre todo cosas del pasa­do, recuer­dos. De ahí el, por ejem­p­lo, no haber vis­to nada prác­ti­ca­mente de Fal­las este año.

Y recuer­dos es lo que me ha traí­do el vídeo que mostraré a con­tin­uación; tan­to buenos como mal­os, de todo hay. No todo lo que cuen­ta la can­ción se iden­ti­fi­ca con­mi­go, pero sí bas­tante. Hay algu­nas cosas que me hicieron sufrir, mucho, y que preferiría que no hubiesen suce­di­do nun­ca. Así que por ese moti­vo dejaré a la imag­i­nación de cada cual pen­sar qué podría ser cier­to en mi caso y qué no. Va para quien bien pue­da intere­sar.

El vídeo y el tema es de JPelir­ro­jo, un chaval al que quizá conozcáis de algún anun­cio de tele­visión, y del que debéis saber que se ha puesto de moda aho­ra odi­ar cualquier cosa que haga; sea bue­na o mala, eso da igual. No lo veo así; no lo con­sidero jus­to. Lo conoz­co des­de hace algún tiem­po, tiem­po más que sufi­ciente vien­do casi su día a día por las redes sociales y YouTube, como para saber que estaría encan­ta­do si en algún momen­to nue­stros caminos se cruzaran y pudiése­mos entablar una relación de amis­tad. Y que de no ser él, gente como él es la que vale la pena ten­er a tu lado; no otra mucha gente que destruye más que apor­ta.

Ten­emos muchas cosas en común, pero él no lo sabe. Me ha ayu­da­do, de algún modo, a afrontar este 2013 con más pos­i­tivis­mo y a hac­er algunos cam­bios en mi vida de los cuales no esta­ba orgul­loso. Pero eso él tam­poco lo sabe. Quizá en algún momen­to pue­da dar­le las gra­cias por las son­risas que me haya saca­do, aunque él no sepa por qué. Porque si de algo están car­ga­dos sus vídeos, sus men­sajes, y casi cualquier cosa que hace es de pos­i­tivis­mo y afán de superación. Eso ya sí lo sabe, aunque quizá no has­ta qué pun­to.

Mien­tras tan­to, que­da plas­ma­do en estas líneas. Y aquí va, para quien bien pue­da intere­sar.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!