g Feedly

Tribunal de les Aigües

4-X-2009

tribunal-aigues

No puede decirse que esto sea una noti­cia de últi­ma hora, puesto que hace ya días que se sabe. De hecho, este jueves, tuvo lugar el primer tri­bunal sien­do éste ya Pat­ri­mo­nio Cul­tur­al Inma­te­r­i­al de la Humanidad. Es un galardón y un hon­or que sin duda merecía por ser una de las enti­dades judi­ciales más vie­jas del mun­do, y la más vie­ja de Europa.

Para quien no lo sepa, el Tri­bunal de las Aguas (en valen­ciano, Tri­bunal de les Aigües) es un jura­do encar­ga­do de dirim­ir los con­flic­tos gen­er­ador por los agricul­tores de la Comu­nidad de Regantes de la Vega de Valen­cia. Las ace­quias sobre las que tiene potes­tad esta enti­dad son las ace­quias de Quart, Benagéber i Fai­ta­nar, Tor­mos, Mis­la­ta, Mestal­la, Favara, Ras­canya y Rov­el­la.

…tes­ti­mo­nio úni­co de una tradi­ción cul­tur­al viva: la de la jus­ti­cia y el gob­ier­no democráti­co y auto­ges­tionario de las aguas por parte de los campesinos…

Los motivos por los cuales este tri­bunal suele pro­nun­cia­rse más fre­cuente­mente sue­len ser hur­to de agua en tiem­pos de escasez, rotu­ra de canales o muros, sor­re­gar echan­do agua en cam­pos veci­nos que dañan la cosecha por exce­so de ésta, alter­ar los turnos de riego toman­do el agua el día que no pro­cede, ten­er las ace­quias sucias que imp­i­dan que el agua cir­cule con reg­u­lar­i­dad, lev­an­tar la para­da cuan­do un regante está usan­do su turno, regar sin solic­i­tud de turno, etc. Para quienes no sep­an de qué va todo esto, es sen­cil­lo, la per­sona denun­ci­a­da es cita­da por el Guar­da de la ace­quia para el jueves sigu­iente. Has­ta dos veces más es cita­do y, si no acude tam­poco a la ter­cera citación, tras admi­tirse la denun­cia, se le juz­ga en rebeldía pudi­en­do ser con­de­na­do.

En el acto en sí, los síndi­cos de las respec­ti­vas ace­quias se sien­tan en los sil­lones des­ig­na­dos para tal efec­to, asiste tam­bién el Alguacil del Tri­bunal, por­tan­do como insignia un arpón de latón dora­do. Éste solici­ta al Pres­i­dente la venia para ini­ciar las cita­ciones y comien­za con la famosa frase ¡Denun­ci­ats de la Séquia de Quart! acu­d­i­en­do los denun­ci­a­dos, si los hubiere, acom­paña­dos por el Guar­da de la Ace­quia. Las cita­ciones se van hacien­do por el orden en que las ace­quias toman el agua del río (orden ante­ri­or­mente cita­do). El Guar­da expone el caso o pre­sen­ta al querel­lante, si hay acu­sador pri­va­do, y ter­mi­na con la frase de rit­u­al: és quant tenia que dir. El Pres­i­dente inquiere: ¿qué té que dir l’acusat?, y pasa a defend­er­se el acu­sa­do. El desar­rol­lo del juicio total­mente en llen­gua valen­ciana. Todos inter­vienen en su pro­pio nom­bre, ni abo­ga­dos, ni doc­u­men­tos escritos; pueden pro­pon­er tes­ti­gos e inclu­so inspec­ción ocu­lar (la visura). El Pres­i­dente y miem­bros del tri­bunal pueden hac­er­le las pre­gun­tas nece­sarias para mejor infor­ma­ción del caso y, sin más trámite y en pres­en­cia de los intere­sa­dos, el tri­bunal delib­era y sen­ten­cia. Para garan­ti­zar la impar­cial­i­dad, en la delib­eración no inter­viene el Síndi­co de la ace­quia a la que pertenecen los lit­i­gantes; y tam­bién es nor­ma que si el denun­ci­a­do pertenece a una ace­quia de la derecha del río, la sen­ten­cia la pro­pon­gan los síndi­cos de las ace­quias de la izquier­da, o vicev­er­sa. Si la sen­ten­cia es con­de­na­to­ria, el Pres­i­dente lo hace con la frase de rit­u­al: Este Tri­bunal li con­de­na a pena i costes, danys i per­juïns, en arreg­lo a Orde­nances. Las Orde­nan­zas de las respec­ti­vas ace­quias estable­cen las penas para las dis­tin­tas infrac­ciones. Y no caben recur­sos ni apela­ciones ya que la sen­ten­cia es ejec­u­ti­va de por sí; de ello se encar­ga el Síndi­co de la ace­quia. De esta for­ma tan sim­ple y sen­cil­la, al tiem­po que tan efec­ti­va y respeta­da por todos los miem­bros de una comu­nidad agrí­co­la, ha solu­ciona­do sus prob­le­mas de aguas el labo­rioso pueblo valen­ciano des­de los tiem­pos más remo­tos. No hay abo­ga­dos, no hay doc­u­men­tos, no hay largísi­mos trámites buro­cráti­cos que retrasen lo que con­sti­tuye el más ele­men­tal de los dere­chos humanos: la jus­ti­cia.

Es un acto públi­co al cual pueden y deben asi­s­tir todos los que ven­gan a vis­i­tar Valen­cia y estén aquí cualquier jueves del año. Y aho­ra, con más hon­or que nun­ca, ya que han sido agra­ci­a­dos con un impor­tan­tísi­mo galardón. Grà­cies a tots els que, d’una for­ma o atra, fan lo pos­si­ble per a man­ti­ndre l’història, cul­tura i tradi­cions valen­cianes en el lloc a on toca.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

2 comentarios

  1. Mare meua, no savia jo de l’existencia d’aquest tri­bunal, ni res. Per dir-lo d’alguna man­era, es com un jut­jat, pero efec­tiu, no? x’D

    responder
    • Exacte, és un jurat. En sí, poder lle­gal no ne té, pero per als llau­radors con­tin­ua seent la màx­i­ma llei com era en l’antiguetat. No obstant, si algú no fa cas, jugen en rebe­lia i tenen pote­s­tat en els hon­ors que van otor­gar-li antany i com a asso­ciació d’anar a un tri­bunal que faça com­plir les accions que se deter­mi­nen. Aix­i­na que tot lo que se diu se fa com­plir d’una for­ma o d’atra.

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!