g Feedly

Reto literario: Pesadillas

14-I-2014

Pesadillas

Este año quiero empezar —no empezar y ter­mi­nar— un nue­vo reto lit­er­ario: Pesadil­las. Muchos de los que me leéis segu­ra­mente cono­ceréis esta colec­ción de libros de ter­ror juve­nil, crea­da por R. L. Stine, que en la época de los 90 con­sigu­ió —aparte de meter­nos el miedo en el cuer­po— que fuer­an los primeros libros devo­ra­dos por algunos de los actuales afi­ciona­dos a este género.

Éste fue durante mucho tiem­po mi autor de cabecera en cuan­to a libros de ter­ror se refiere; podría decirse que el señor Stine tiene el priv­i­le­gio de haber sido mi telonero de este otro hom­bre que hace libros de ter­ror, cómo se llam­a­ba… ¡Ah sí! Stephen King. Y eso es mucho decir.

Durante mi infan­cia leí un mon­tón de estos libros, pero por supuesto no los leí cor­rel­a­tivos; ni siquiera me acuer­do de ellos. El proyec­to es empezar a leer­los, poco a poco, e ir aumen­tan­do has­ta com­ple­tar la colec­ción, que con­s­ta de 60 libros nada más y nada menos.

Con­forme vaya leyén­do­los y vaya aña­di­en­do su cor­re­spon­di­ente reseña iré aña­di­en­do enlaces a la lista que pon­go a con­tin­uación para que podáis acced­er fácil­mente a mi opinión sobre el libro en cuestión.

Libros publicados en la colección Pesadillas

  1. Un día en Hor­ror­lan­dia.
  2. Los espan­tapá­jaros andan a medi­anoche.
  3. Peli­gro en las pro­fun­di­dades.
  4. La casa de la muerte.
  5. ¡No bajes al sótano!
  6. La son­risa de la muerte.
  7. San­gre de mon­struo.
  8. ¡Invis­i­bles!
  9. Ter­ror en la bib­liote­ca.
  10. Páni­co en el cam­pa­men­to.
  11. Visi­ta ater­rado­ra.
  12. La más­cara maldita.
  13. Melodía sinies­tra.
  14. La repug­nante cara del ter­ror.
  15. Mutación fatal.
  16. San­gre de mon­struo II.
  17. El ataque del mutante.
  18. Aven­tu­ra Espeluz­nante.
  19. Noche en la torre del ter­ror.
  20. El cuco maldito.
  21. San­gre de mon­struo III.
  22. ¡Hay algo vivo!
  23. El fan­tas­ma aullador.
  24. Hor­ror en Jel­ly­jam.
  25. La noche del muñe­co viviente.
  26. La ven­gan­za de los gno­mos.
  27. La más­cara maldita II.
  28. La cabeza reduci­da.
  29. La noche del muñe­co viviente II.
  30. Deseos peli­grosos.
  31. El hom­bre lobo del pan­tano.
  32. La playa del fan­tas­ma.
  33. El retorno de la momia.
  34. El fan­tas­ma del audi­to­rio.
  35. Páni­co en la calle del miedo.
  36. El fan­tas­ma sin cabeza.
  37. El abom­inable hom­bre de las nieves.
  38. La noche del muñe­co viviente III.
  39. El mago dia­bóli­co.
  40. Mon­stru­os de Marte.
  41. ¡Sálvese quien pue­da!
  42. La otra son­risa de la muerte.
  43. Cam­pa­men­to espec­tral.
  44. Cómo matar a un mon­struo.
  45. La leyen­da per­di­da.
  46. La ven­gan­za de Hal­loween.
  47. Alien­to del vam­piro.
  48. ¡Lla­ma­da a los bichos raros!
  49. Cuida­do con el muñe­co de nieve.
  50. Cómo aprendí a volar.
  51. Los labios de Crys­tal.
  52. No te vayas a dormir.
  53. El mon­struo baboso.
  54. El cam­pa­men­to del lago maldito.
  55. Mi mejor ami­go es invis­i­ble.
  56. Peli­gro en las pro­fun­di­dades II.
  57. La escuela per­fec­ta.
  58. El mis­te­rio de los hom­bres lobo.
  59. El mon­struo del sótano.
  60. San­gre de mon­struo IV.
Pesadil­las
8.3%

¡A ver cuán­to me cues­ta com­ple­tar este reto! Espero dis­fru­tar mucho con él y recor­dar viejos tiem­pos.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

3 comentarios

  1. […] No son unos libros que nos vayan a cam­biar la for­ma de pen­sar, ni lo pre­ten­den tam­poco. De hecho, son unos libros des­ti­na­dos a un públi­co ya no juve­nil, sino infan­til, y por tan­to debo de ser más obje­tivo que con unos libros des­ti­na­dos a alguien de mi edad. Son entre­te­ni­dos, por­que ten­go claro que no creo que pase nin­gún tipo de miedo con ellos, y con eso me sobra para ir cum­pliendo mi reto lite­ra­rio per­so­nal. […]

    responder
  2. ¡Bueno, cómo me encan­ta esto! Es momen­to de con­fe­sar que yo tam­bién soy una loca que se está (re)haciendo la colec­ción, en las tien­das de segun­da mano me encon­traréis miran­do con el cuel­lo tor­ci­do los títu­los de los libros, bus­can­do ese número con goti­ta, esperan­do que sea uno que aún no ten­go. ¡Qué guay, Javi! ^_^

    responder
    • La ver­dad es que molan un mon­tón; se dis­fru­tan de difer­ente for­ma de pequeño y de más may­or, pero siem­pre son libros entretenidos que es lo que en el fon­do un niño quiere, aunque de vez en cuan­do tam­bién mola que te den algún susti­to, aunque esa parte de más may­or ya no es igual. Me ale­gro de que tam­bién estés leyén­do­los tú, María. 😀

      responder

Responder a Javi Cancelar respuesta