g Feedly

Mi vieja moto… descanse en paz

22-XII-2009

Sé que no dije nada por ningún lado en su día, pero quería esper­arme para ver cómo acaba­ba toda esta pelícu­la para escribir­lo todo como debía escribirse: de prin­ci­pio a fin. La fotografía que veis arri­ba será el últi­mo recuer­do que ten­dré de mi vie­ja moto, de mi vie­ja Suzu­ki Burgman 400.

El sába­do día doce de diciem­bre me dis­puse a ir, como casi todas las sem­anas, al Mer­cadona de un pueblo que ten­go al lado a com­prar algu­nas cosas que, de lejos, están mucho más baratas que en las tien­das que ten­emos aquí. Cuan­do tiré a arran­car­la, la moto no iba… parecía no quer­er arran­car ni salir ese día a la car­retera; quién sabe si sería algún tipo de señal, aunque no creo en esas cosas. Con­seguí arran­car­le y llegué a mi des­ti­no. Hice la com­pra que tenía que hac­er y regresa­ba hacia mi casa… cuan­do un energú­meno en una rec­ta parecía no saber hacia dónde iba y nos involu­cró a todos en un acci­dente en el que, qué casu­al­i­dad, el peor para­do fui yo.

No sé bien si se apre­cia­rá en el cro­quis que puse arri­ba lo que quiero expre­sar en él, pero me servirá de ayu­da para que com­prendáis lo que pasó. Bien, cir­culábamos por una vía rec­ta a unos 70km/h aprox­i­mada­mente; el coche A vio que se pasa­ba un desvío no asfal­ta­do por donde debía haberse meti­do, y en lugar de amino­rar la veloci­dad, arri­marse al arcén y, cuan­do no ven­ga nadie, dar la vuelta y meterse… frenó en seco y pegó volan­ta­zo para incor­po­rarse. Como efec­to secun­dario, el vehícu­lo que iba tras él (vehícu­lo B) tuvo que fre­nar tam­bién muy brus­ca­mente para tratar de deten­erse en seco y no chocar con­tra el coche del loco ese… éste se quedó muy próx­i­mo al vehícu­lo A, pero no llegó a col­i­sion­ar ape­nas con él. Yo, vehícu­lo C, cir­cu­la­ba con mi moto a los mis­mos 70km/h, pero en una moto son más difí­ciles de parar en seco: inten­té fre­nan­do con mi freno trasero (que incor­po­ra fre­na­da dual) sin resul­ta­do alguno, util­icé el delantero man­ual­mente y, estando nervioso, fue en vano porque le di más de la cuen­ta y la moto ya der­ra­pa­ba sobre las dos ruedas mien­tras seguía avan­zan­do sin con­trol…; inten­té desviar mi trayec­to­ria para no impactar direc­ta­mente con­tra el vehícu­lo B, pero no hubo man­era…

El resul­ta­do de todo esto, aña­di­en­do que el vehícu­lo A cuan­do se dio cuen­ta de lo que había pasa­do aban­donó el lugar ráp­i­da­mente, fue que tras mi bru­tal impacto con­tra el vehícu­lo B salí des­pe­di­do de la moto oca­sionán­dome un corte en el labio, al impactar con­tra los dientes, las dos rodil­las tocadas, un des­gar­ro mus­cu­lar a la altura de las cos­til­las dere­chas, un esguince en ambas muñe­cas y una leve con­tusión en la frente. Todo esto, tenien­do en cuen­ta que unos chicos que vieron como tenía el acci­dente me dijeron que habían vis­to a gente con menos caí­da que la mía que se habían queda­do en el acto. En fin…

En cuan­to a la moto, es de risa, como la reparación de la mis­ma supera su val­or actu­al… y tras unos cuan­tos chanchul­los que me han hecho con tal de aprovecharse de mí y ganar dinero a mi cos­ta… en el des­guace que más dinero me dan por ella alcan­za la des­or­bita­da suma de cua­tro­cien­tos euros (400€). Hoy se fir­mó su baja y su des­pe­di­da como moto de dos ruedas, después algo más de cin­co años hacién­dome dis­fru­tar mon­ta­do enci­ma de ella de miles y miles de kilómet­ros…

Con ella se me han ido, por aho­ra, las dos ruedas en las que monta­ba casi todos los días; me quedé sin moto. Y todo por cul­pa de ese cabrón que, cuan­do se lo vio jodi­do, se fue sin dejar ras­tro y sin que a nadie le diera tiem­po a reac­cionar y acor­darse de su matrícu­la.

Te echaré de menos.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

6 comentarios

  1. Joder!! menu­da puta­da, hom­bre lo primero es que no te haya pasa­do nada grave y te puedas recu­per­ar pron­to de las heri­das.
    Lo de la moto es una gran puta­da, siem­pre que hay acci­dentes sale peor para­do el más débil, en este caso el que va en moto.
    Lo dicho, recupérate y pide una moto para Navi­dad, a ver si cae algo 😀

    responder
    • Gra­cias tío. De los daños físi­cos poco a poco voy recu­perán­dome, pero como dices, lo de la moto es una puta­da. Si los mecáni­cos hicier­an como la Seguri­dad Social, que a nosotros nos repara gratis… el mal sería menor. xD

      responder
  2. Joder!! Se que te lo habrán dicho mil quinien­tas veces, pero, lo impor­tante es que tu estás bien. Lo de la moto es una puta­da, pero puedes susti­tuir­la.

    Lo que más rabia da es lo impo­tente que te sientes al ver como el hijo de puta ese se piró, menudo cobarde.

    Cui­date tío!! 😉

    responder
    • Es cier­to, y además no es la primera vez que me pasa… aunque sí la más grave. Hay ucho cabrón suel­to que ni tienen sen­timien­tos, ni con­cien­cia ni tienen nada. Ese cabrón no sabe siquiera si estaré vivo o muer­to… Y lo mejor de todo es que estará dur­mien­do per­fec­ta­mente; lo mis­mo ni se acuer­da ya. ¬¬’

      responder
  3. Javi lo sien­to muchisi­mo aho­ra entien­do pq hace dias qe no te veo por el irc, lo mejor de todo esque no te paso nada, ya hablare­mos Gan­dalf

    responder
    • ¡Gra­cias Dani! La ver­dad es que fue una puta­da, pero cada vez estoy mejor, ya ape­nas me que­da mas que los esguinces de las muñe­cas, que si car­go peso o me apoyo o algo así, se resien­ten, aho­ra dicen que las ten­dré un tiem­po muy débiles; y que quizá a la mín­i­ma que me pase puedo volverme a hac­er un esguince de nue­vo has­ta que se suelde com­ple­ta­mente el hue­so. ¡Gra­cias!

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!