g Feedly

Los cuatro clásicos de 2011

4-V-2011

Lo que más me gus­ta del fút­bol es ver a mi equipo jugar. Lo ide­al sería ver­lo ganar, pero sobre todo últi­ma­mente, eso es bas­tante difí­cil. Así que de cuan­do en cuan­do me per­mi­to la licen­cia de pon­er­le los cuer­nos vien­do otros par­tidos que, a pri­ori, se esper­an que ten­gan la cal­i­dad nece­saria como para lla­mar­los, propi­a­mente: fút­bol de cal­i­dad. De ese que a todo afi­ciona­do de cualquier equipo le gus­taría ver prac­ticar en botas de los suyos. Ese era mi propósi­to cuan­do empecé a ver esos «clási­cos», pero cuan­do llev­a­ba aprox­i­mada­mente 20 min­u­tos del primero de los cua­tro par­tidos ya supe que no iba a cumplir mi propósi­to. Ya sólo me qued­a­ba entonces, como siem­pre, desear­le suerte a todo aquel equipo que juegue con­tra el Real Madrid.

Primer partido

Par­tido de Liga. Para ser el primero todos esperábamos y deseábamos mucha más fuerza, más gar­ra… Fue un par­tido decep­cio­nante. Al finalizar los primeros 45 min­u­tos, si no recuer­do mal, había sólo un tiro a puer­ta para cada uno de los equipos. Algo que no te esperas jamás de un par­tido, supues­ta­mente, de estas car­ac­terís­ti­cas. Algo, que en caso de que nue­stro equipo lo haga, echas pestes de los jugadores, de los entre­nadores, y de todo lo que esté rela­ciona­do con el equipo y el nefas­to par­tido de ese día. Y si por si eso fuera poco, el par­tido ter­minó en un absur­do empate, fru­to de sendos penaltis que el árbi­tro pitó para cada uno de los equipos. Si algo puede ser peor que un par­tido sin sus­tan­cia, indifer­ente, es que los úni­cos goles que se vean sean des­de el pun­to de penalti deci­di­dos por acciones arbi­trales.

Segundo partido

Final de la Copa del Rey, Mestal­la. Para mí, lo úni­co bueno que tuvo este par­tido fue las afi­ciones que se senta­ban en el cam­po de mi equipo. Estu­vieron ambas ani­man­do todo el tiem­po que duró el par­tido, con un ambi­ente que no recuer­do haber­lo vis­to en ese cam­po sien­do el equipo local el Valen­cia CF. En serio, chapó a ambas afi­ciones… ahí se nota que, quienes via­jan, son los que real­mente se dejan la gar­gan­ta ani­man­do cada par­tido.

Al mar­gen de esto, una vergüen­za. Como dije por Twit­ter en reit­er­adas oca­siones: más que cua­tro partes parece que hayan habido cua­tro asaltos; y que los jugadores, en lugar de fut­bolis­tas, fuera púgiles. La Copa del Rey la ganó el Real Madrid por un gol que podría haber meti­do cualquiera, no porque la hubiera mere­ci­do ninguno de los dos equipos por la suma total de acciones durante el encuen­tro. Más que fút­bol lo que se vio parecía ser un com­bate de Krav Maga, pero por ambas partes. Una vergüen­za. Cada vez que se toca­ba el balón era una fal­ta… me pre­gun­to si no record­a­ban a qué deporte esta­ban jugan­do.

Tercer partido

Ida de la semi­fi­nal de la Cham­pi­ons League. Dejan­do a un mar­gen la penosa actuación ini­ci­a­da por Pin­to y segui­da por otros fut­bolis­tas durante el tiem­po de des­can­so de la primera parte, tam­poco se difer­en­cia demasi­a­do del ter­cer par­tido. Ningún equipo demostró para qué esta­ba en el cam­po; sólo se veían patadas, empu­jones y mala hos­tia por doquier. El par­tido lo salvó para el Barcelona el de siem­pre, Mes­si. Metien­do dos goles de esos tan car­ac­terís­ti­cos suyos, casi al final del par­tido. Para dejar con buen sabor de boca a los culés, que veían más cer­ca la visi­ta a Wem­b­ley, pero no sin dejar, en gen­er­al, el mal sabor de boca para todos los afi­ciona­dos del buen fút­bol que lo úni­co que pudi­mos apre­ciar fue un gran com­bate dan­do, entre medias, algu­nas patadas a una pelota que pasa­ba por ahí.

Cuarto partido

Anoche tuvi­mos la opor­tu­nidad de ver la vuelta de la semi­fi­nal de la Cham­pi­ons League. En un par­tido donde se pre­sumía a un Real Madrid que iba a salir a por todas, porque en caso de no ganar, lo mis­mo le daba perder por 2 que por 20. Pero una vez más, no sucedió lo que se esper­a­ba. En su lugar pudi­mos ver un Real Madrid que lanzó con­tadas oca­siones a puer­ta. Y que una vez más, muchos de los momen­tos más comen­ta­dos del par­tido fueron sus deci­siones arbi­trales. Cosa que, real­mente, da pena. El par­tido se empató a 1, con goles de Pedro y Marce­lo respec­ti­va­mente. Pero en ningún momen­to dio la sen­sación de estar vien­do un par­tido de cal­i­dad, lo que pre­tendía, como dije, cuan­do empecé a ver estos cua­tro par­tidos.

En resumen

Resum­ien­do: una mier­da. Así, con todas sus letras, para que se me entien­da. Y si lam­en­ta­ble fue el com­por­tamien­to de los jugadores den­tro del ter­reno de juego, más lam­en­ta­ble aún lo fue el de los entre­nadores, sobre todo de José Mour­in­ho, fuera de él. Dan­do un espec­tácu­lo más bochornoso si cabe al que de por sí ya nos tiene acos­tum­bra­dos. No con­taré nada que no sepáis, porque hemos tenido Real Madrid y Mour­in­ho has­ta en la sopa, pero es que tiene tela… Y si pre­tenden ser un club señor, no sé qué hace esa per­sona aún dirigien­do el ban­quil­lo del Real Madrid. Por mucho menos se echó del equipo tan­to a Ben­i­to Floro como a Bernd Schus­ter. Ahí ten­emos el claro ejem­p­lo de que no se apli­ca la mis­ma vara de medir para todas las per­sonas.

Más allá de los lloros del Real Madrid y de Llour­in­ho Mour­in­ho, añadir que me parece lam­en­ta­ble que sean pre­cisa­mente los dos equipos que más favore­ci­dos salen siem­pre por las deci­siones arbi­trales, los mis­mos que estén que­ján­dose aho­ra de ellas. Otros equipos de Primera División tienen que aguan­tar esas deci­siones con­tin­u­a­mente y nun­ca pasa nada. Y si bajas a cat­e­gorías infe­ri­ores, eso se ve a diario y cosas inclu­so peo­res… pero claro: no son el Real Madrid o el Barcelona; equipos que se pre­supo­nen ser los mejores del mun­do, pero que después ofre­cen par­tidos de esta clase, que no es que sean para olvi­dar, si no que preferiríamos que no se hubier­an siquiera dis­puta­do.

Si queréis opinad: ¿qué os parecieron a vosotros los cua­tro encuen­tros?

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

5 comentarios

  1. A mi me gus­ta el buen fút­bol. Lam­en­ta­ble­mente aquí en Perú ten­emos una diri­gen­cia podri­da y jugadores que por ganar un poco más que el prome­dio caen en la fiebre de la pop­u­lar­i­dad. Me gus­ta ver el fút­bol inglés y el español. Me sol­i­dari­zo y sim­pa­ti­zo con el Real Madrid prin­ci­pal­mente porque le esta yen­do mal últi­ma­mente, pero al mar­gen de ello, hace años que no veía jugar a un equipo como lo hace actual­mente el Barcelona. En el primer par­tido vi un Madrid muy temeroso, que, para sor­pre­sa mía, se soltó como mostran­do “una fal­ta de respeto” en el par­tido por la Copa del Rey. Pero las aguas volvieron al cauce con los dos sigu­ientes par­tidos, y el últi­mo, diría yo que se vio a un Barcelona a media máquina. Me sen­tí mal ver a Kaká en el niv­el que esta aho­ra y me hizo recor­dar cuan­do tra­jeron a Owen, que no logró red­i­tu­ar las actua­ciones de que venía pre­ce­di­do y que luego de dejar el Madrid no pudo bril­lar nun­ca más como antes de lle­gar al club blan­co. ¿Será que sobre el Madrid pesa algún tipo de maldición?. Aho­ra sueño con la final con­tra el Man­ches­ter porque dudo mucho que el Shalke 04 de vis­i­tante con­crete un mila­gro, porque eso sería el ganarle la clasi­fi­cación al Man­ches­ter en su pro­pio esta­dio. El sal­do de estos 4 der­bis como lo lla­man los españoles es que pese a lo de la Copa del Rey, el Barcelona reina clara y con­tun­den­te­mente, y no sólo en España. En lo per­son­al, me hubiera gus­ta­do ver al Barza con toda la fuerza y con­tun­den­cia que le car­ac­ter­i­za y poco más de media maquina.

    responder
    • ¡Hola!

      En cuan­to a los par­tidos, como dije: me esper­a­ba muchísi­mo más. Ninguno de los dos clubes fueron a ganar con con­tun­den­cia ninguno de los cua­tro par­tidos. Fueron a ver­las venir, a ver de qué for­ma podrían ganar sin cansarse demasi­a­do; que al fin y al cabo, es lo que les impor­ta, ya que a ellos a fin de mes van a pagar­les lo mis­mo ganen, empat­en o pier­dan.

      En cuan­to a lo de los der­bis, mucha gente lo con­funde. A estos par­tidos se les lla­ma clási­cos, por la ton­tería de que son los primeros dos equipos con más pre­supuesto en la Liga españo­la, pero nada más. A un par­tido se le conoce como der­bi cuan­do los dos equipos que jue­gan pertenecen a la mis­ma ciu­dad o, en todo caso, a la mis­ma comu­nidad. Por ejem­p­lo: Valen­cia — Vil­lar­real, Real Madrid — Atléti­co de Madrid, Barcelona — Espany­ol, etc.

      Un salu­do.

      responder
  2. En el fút­bol cuan­tas mas expec­ta­ti­vas peor es el encuen­tro, será por la edad, jaja­ja.

    Yo solo les digo a los dos equipos, sobre todo a los del Madrid, que de lo que ellos se que­jan es la med­i­c­i­na que nos dosi­f­i­can durante todo el año a los demás.

    No se con­tar las innu­mer­ables veces que SI le han roba­do un par­tido al Valen­cia cuan­do los con­trin­cantes han sido Madrid o Barça.

    AMUNT VALENCIA, pese a los jugadores, a Emeri o los pre­po­tentes de la otra liga.

    Lo dicho AMUNT VALENCIA.

    responder
    • Toda la razón, Car­los. Mira, te copio esto que leí hoy en Face­book:

      Queri­do madridista:

      Después de los hechos acae­ci­dos en la noche de ayer te agrade­cería que con­tes­taras breve­mente este cues­tionario:

      - ¿Te sientes roba­do, atra­ca­do, etc?
      — ¿Tienes la sen­sación de que no vale la pena inver­tir para que luego te hagan eso?
      — ¿Sientes que estás luchan­do con­tra gigantes?
      — ¿Tienes la sen­sación de que esta­ba deter­mi­na­do de ante­mano el resul­ta­do de la elim­i­na­to­ria?

      Si has con­tes­ta­do afir­ma­ti­va­mente a todo lo ante­ri­or: ¡enhorabue­na, has sido pre­mi­a­do! Sí, has sido pre­mi­a­do con la mis­ma sen­sación que sen­ti­mos los afi­ciona­dos de todos los equipos que nos enfrenta­mos al Real Madrid.

      Y yo, además, tam­bién añadiría al Barcelona. Que aunque menos, los motivos para for­mar parte de este grupo de eter­nos favore­ci­dos son evi­dentes.

      ¡AMUNT SEMPRE!

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!