g Feedly

Libros leídos durante 2017

1-I-2018

Voy a récord por año: el año pasa­do fue el año en que más libros leí has­ta ese momen­to… y este 2017 ofi­cial­mente ya puedo decir que es el año en que menos libros he leí­do des­de que lle­vo apun­tán­do­los por estos lares y lle­vo la cuen­ta de cuán­tos he leí­do; mi ante­ri­or logro fue en 2014 con 18 libros leí­dos. Y entonces esta­ba bas­tante cabrea­do, pero aho­ra no. Y el cam­bio prin­ci­pal­mente se debe a que parte del fra­ca­so de 2014 se debió a que pasé gran parte del año mal; éste, en cam­bio, no ha sido por eso, aunque hubieron momen­tos mal­os, pero prin­ci­pal­mente fue por fal­ta de tiem­po: porque he pro­gra­ma­do un mon­tón, he apren­di­do un mon­tón de cosas nuevas y porque he lan­za­do al mun­do el proyec­to Sar­gan­tana­Code, que si no sabéis todavía qué es y no queréis leer el enlace que adjun­té resumo que es una pági­na web (por aho­ra sólo eso) en la que pre­tendo enseñar lo que sé sobre pro­gra­mación pero tam­bién lo que sé sobre infor­máti­ca en gen­er­al y más conc­re­ta­mente todo lo que ten­ga que ver con proyec­tos de códi­go abier­to y demás movi­das de estas que nos molan a los frikis de la infor­máti­ca. Podéis echarle tam­bién un ojo a la web: sargantanacode.es, que no ten­go con­stan­cia de que haya mor­di­do a nadie. 😛

2017
0.0%

Aunque no lo puse por escrito, cuan­do empecé 2017 (y creo que se nota al ver la lista de lec­turas) me pro­puse leer por primera vez a más mujeres que a hom­bres. Cuan­do repasé las estadís­ti­cas de libros leí­dos fui con­sciente de la gran difer­en­cia entre autores y autoras que había en mis libros leí­dos (y peor aún) en mis libros por leer; no era con­sciente de ello, de hecho pens­a­ba que más o menos leería a la par hom­bres y mujeres. Mi méto­do para ele­gir un libro, sal­vo casos excep­cionales como Stephen King no se basa en saber quién es su autor sino en si la sinop­sis me atrae o si alguien de quien val­oro sus recomen­da­ciones me lo recomien­da. Y muchas veces ni soy con­sciente de qué autor escribe el libro, ni siquiera si es nov­el o ya tiene una bas­ta bib­li­ografía… Como mucho me ase­guro de que si es una saga sea el primero o en su defec­to ya me haya leí­do el primero. Por eso me era tan difí­cil saber (y asim­i­lar) la dis­pari­dad entre autores y autoras en mis estadís­ti­cas.

En este pun­to he cumpli­do con cre­ces, porque si bien mis autores leí­dos siguen superan­do con­sid­er­able­mente a mis autoras leí­das, este año no ha sido así. De los 13 libros que he leí­do, 8 fueron escritos por mujeres y 4 de ellos por hom­bres; jus­to el doble, y eso tenien­do en cuen­ta que dos de los libros escritos por hom­bres son libros de no fic­ción (de pro­gra­mación) y ni siquiera tienen reseña escri­ta. Y además no ha sido todo la can­ti­dad (que si sólo fuera eso este año iría bien justi­to) sino que además la cal­i­dad ha acom­paña­do a estas lec­turas y creo que todos ellos han sido elec­ciones acer­tadas. Y eso me gus­ta más que cualquier número, por mucho que las estadís­ti­cas siem­pre nos gusten… Y hablan­do de estadís­ti­cas, ¡voy con ellas! ¿Os habéis dado cuen­ta del arte que ten­go para rela­cionar unos temas con otros, ver­dad? 😛

Según Goodreads (el gran ojo que todo lo ve) este año he super­a­do al año pasa­do en la media de pági­nas por libro leí­do (los de pro­gra­mación fueron dos buenos tocha­cos y lógi­ca­mente de lec­tura muy den­sa): 550 pági­nas frente a las 343 del año pasa­do; el libro más largo que leí obvi­a­mente fue Apoc­alip­sis (Stephen King, 1978), con 1584 pági­nas de papel de fumar en mi edi­ción y que en otras épocas hubiera sido con­sid­er­a­do como arma arro­jadiza; en cam­bio, el más cor­to fue Kallo­caí­na (Karin Boye, 1940), con 168 pági­nas en mi edi­ción.

Men­tiría si dijera que no me hubiese gus­ta­do leer más libros este año, o de acer­carme al menos un poco más a mi prome­dio habit­u­al de 30 al año, pero en muchas oca­siones el poco tiem­po libre de que disponía no me apetecía inver­tir­lo en leer… Y la ver­dad es que para leer sin ganas pre­fiero no hac­er­lo.

A ver qué tal se da 2018. Y por supuesto, si puede ser leyen­do más mujeres que hom­bres para equi­li­brar mis estadís­ti­cas mucho mejor. Y si enci­ma tienen la cal­i­dad que han tenido mis elec­ciones de este 2017 entonces ya será la bom­ba.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!