g Feedly

Junta General ordinaria del Valencia CF

20-XI-2010

Sába­do 20 de noviem­bre, 9:00 horas, Hotel Alame­da Palace, Valen­cia CF. El dic­ta­dor valen­cian­ista abre sesión dan­do paso a otro de sus dis­cur­sos pop­ulis­tas al que ya tan acos­tum­bra­dos nos tiene. Otra jun­ta más en la que, pese a que tan­tos socios y accionistas se que­jan tan­to de la direc­ti­va, en las vota­ciones no se demues­tra. Otra jun­ta más en la que se hace evi­dente el pucher­a­zo. Otra jun­ta más en la que nos podemos dar cuen­ta de que la Fun­dación del Valen­cia CF no son mas que unas mar­i­one­tas en manos de Manuel Llorente, que harán siem­pre lo que él diga, como lo diga y cuan­do lo diga; siem­pre con tal de per­pet­u­ar su estancia en el pico de la pirámide valen­cian­ista… porque para qué negar­lo, por mucho que nos hagan creer lo con­trario, cobrar 420000€ anuales por hac­er el tra­ba­jo que hace Manuel Llorente es algo que cualquiera quer­ríamos hac­er. Y que muchos, por estar en la posi­ción en la que él está, lo haríamos de más agra­do y cobran­do muchísi­mo menos que él. Porque aunque él no lo sepa, ni quiera saber­lo, para algunos el Valen­cia CF es mucho más que una empre­sa, mucho más que una fábri­ca de gener­ar bil­letes mora­dos que mes a mes van entran­do al bol­sil­lo y nun­ca salien­do. O al menos, no salien­do a las arcas de este club de fút­bol al que dicen lle­var en el corazón, aunque yo no pusiera la mano en el fuego por ello.

Aprobación de las cuentas

Pun­to número 1 del día. Y algo de lo que esta gente se enorgul­lece enorme­mente: esta­do y aprobación de las cuen­tas. Vale, han equi­li­bra­do gas­tos e ingre­sos. Vale, han ahor­ra­do un mon­tón de dinero en salarios de per­son­al del club y fichas de los jugadores. Vale, han reduci­do la deu­da. La pre­gun­ta es: ¿cómo han hecho eso? Y la respues­ta, lam­en­ta­ble­mente todos la cono­ce­mos: ven­di­en­do jugadores; quitán­dose de enci­ma parte del pat­ri­mo­nio del club. La vía fácil a un prob­le­ma, real­mente, difí­cil de solu­cionar. O como se diría: pan para hoy y ham­bre para mañana.

¿Por qué pan para hoy y ham­bre para mañana? Pues muy fácil, porque lo que han con­segui­do ha sido tan fácil como deshac­erse de parte de los gas­tos que iban aumen­tan­do esa deu­da que el club no podía afrontar. Aho­ra ya no ten­emos pat­ri­mo­nio que otros clubes, enti­dades o par­tic­u­lares quier­an, porque las parce­las de Mestal­la me da que ya se han ven­di­do… Entonces, ¿qué hare­mos el año que viene? Si no que­da nada más que vender, y la inep­ti­tud del con­se­jo de admin­is­tración no da para pen­sar de qué otras for­mas sacar dinero, ¿qué hare­mos? ¿los ver­e­mos aca­so en algún lugar inhóspi­to inten­tan­do sacar dinero val­ién­dose de algún méto­do, cuan­to menos, poco orto­doxo?

Presupuestos para el ejercicio 2010/2011

Poco que decir aquí, esta suele ser la parte en la que si todos esta­ban de acuer­do en el pun­to ante­ri­or (o al menos la may­oría), tam­bién lo estarán con este pun­to. De hecho, los votos fueron prác­ti­ca­mente idén­ti­cos. Eso sí, hay que ten­er en cuen­ta que tan­to en el pun­to ante­ri­or como en este, la Fun­dación del Valen­cia CF tam­bién vota­ba. Es decir, que aunque el resto de accionistas pre­sentes hubier­an vota­do en neg­a­ti­vo, sim­ple­mente con que la Fun­dación vote en pos­i­ti­vo, que­da acep­ta­do por may­oría. He aquí un ejem­p­lo de por qué pien­so que esto es una dic­tadu­ra. Y quien quiera lle­varme la con­tra creo que es porque no tiene muy claro lo que es una dic­tadu­ra.

Reelección de la empresa auditora

En fin, otro pun­to sin interés, o al menos para mí. A no ser que se demuestre algún error grave por parte de esta empre­sa, nor­mal­mente será reelegi­da. Como dicen, más vale malo cono­ci­do que bueno por cono­cer. Y no con ello quiero decir que la actu­al empre­sa audi­to­ra sea mala, ni mucho menos.

Cese y nombramiento de consejeros

Y aquí viene el pun­to fuerte (y breve) del día. Donde se decide si entra alguien más como con­se­jero, si no ha gus­ta­do la for­ma de lle­var el con­trol de la actu­al admin­is­tración y cada uno se va a su casa, o si todo sigue igual. Y aquí es donde, si hemos esta­do aten­tos a los últi­mos acon­tec­imien­tos, sabre­mos que la Fun­dación del Valen­cia CF (con su paque­te accionar­i­al may­orista) no iba a pro­nun­cia­rse en esta decisión; algo que, a pri­ori, podría lavar la ima­gen de Manuel Llorente y su séquito de cara a la galería… pero la sor­pre­sa viene cuan­do por si aca­so (hay que ver la con­fi­an­za que tienen), la Fun­dación rel­lena su papele­ta, pero cuan­do ve que no es nece­sario, la reti­ra. Ah cojones. Que si se dan cuen­ta que por may­oría de los allí pre­sentes y rep­re­sen­ta­dos se decide que se vayan todos a su casa y se eli­ja un nue­vo con­se­jo de admin­is­tración, la Fun­dación que decía que no iba a votar, vota, y de nue­vo impor­ta bien poco lo que el resto de accionistas voten. Qué diver­tido, oiga.

Aunque lo mejor de todo ha sido cuan­do (y por eso decía que breve), de repente y con manos alzadas para poder seguir hacien­do pre­gun­tas (a las que sólo se con­tes­ta, como se con­tes­ta, y cuan­do intere­sa con­tes­tar) Manuel Llorente ha alza­do la voz y ha dicho con un tono firme: se cier­ra la sesión, ha con­clu­i­do la jun­ta (o sim­i­lar, no mem­o­ri­zo las pal­abras de su exce­len­cia). No sé bien si la prisa en ter­mi­nar era porque tenía una comi­da esperan­do en Vil­lar­real con el Sr. Roig y ya lle­ga­ba tarde o porque las pre­gun­tas que esta­ban hacién­dole (que no se con­tes­taron en su may­oría) y las que podrían venir no eran de su agra­do y no tenía recur­sos para afrontar­las. ¿O quizá una mez­cla de ambos supuestos? Dios sabrá.

Espontáneos accionistas dando su opinión

Aunque esto no ha sido al final, si no durante todo el acto, difer­entes accionistas han ido dirigién­dose al micró­fono que para tal fin esta­ba habil­i­ta­do y dan­do su pun­to de vista. Que esto no sería del todo malo si no fuera porque, infor­mán­dose un poco, se sabe que las pocas per­sonas que han defen­di­do a capa y espa­da al actu­al con­se­jo de admin­is­tración del Valen­cia CF son ínti­mos ami­gos del todo poderoso Manuel Llorente. No sé cuál habrá sido el nego­cio, ni qué habrá habido a cam­bio de que estas per­sonas se pro­nun­ci­asen a favor de la cúspi­de valen­cian­ista, pero era curioso que por cada dos o tres inter­ven­ciones de gente en con­tra, se llam­a­ba a uno de los allí pre­sentes que habla­ba a favor. Y que si uno es ami­go de Llorente, que si otro tiene una empre­sa que patroci­na a la Fun­dación… Y así, con la may­oría de ellos. Típi­co, nue­va­mente, de una dic­tadu­ra.

Vamos acabando

Y por si fuera poco, al finalizar el acto los peri­odis­tas allí reunidos se acer­can al ilus­trísi­mo de entradas promi­nentes para que hable. Sigue en su línea, con su dis­cur­so pop­ulista que nadie ya se cree, con la pre­po­ten­cia y sober­bia que le car­ac­ter­i­zan (esto de jun­tarse tan­to con Flo­renti­no no es bueno) has­ta que… ¡oh, sor­pre­sa! la emisión en direc­to se cor­ta. Como toda bue­na dic­tadu­ra, lo mejor para que nadie se entere de lo que real­mente pasa es secues­trar a la pren­sa que lle­va la con­tra y sólo dejar que hagan su tra­ba­jo a los medios afines al rég­i­men. Y así, todos los que estábamos sigu­ien­do la rue­da de pren­sa final en algún medio que no comulgue con la causa, dejamos de escuchar­lo.

Nue­stros antepasa­dos estarían enorme­mente orgul­losos de que la admin­is­tración de este Valen­cia CF irrecono­ci­ble actu­ara así. Sin duda algu­na.

Aho­ra, sacad con­clu­siones vosotros mis­mos y opinad, si queréis.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

2 comentarios

  1. Vaya te veo calen­ti­to con el Señor Llorente, jaja­ja. La ver­dad es que no se que pen­sar después del solar que dejo Sol­er, eso si su suel­do es ver­gonzoso.

    Salu­dos.

    responder
  2. Otros ven­drán que bueno te harán, dicen. Sol­er no tuvo suerte, se arries­gó y le explotó la cri­sis enci­ma. Si no hubiera habido cri­sis, la gestión de Sol­er hubiese sido exce­lente, ya ten­dríamos el cam­po ter­mi­na­do y todo. Pero mira, son cosas que pasan.

    No obstante, lo que está hacien­do este imp­re­sentable y sus méto­dos dic­ta­to­ri­ales no tiene excusa algu­na. Esto no es mala suerte, esto es que es así. Lle­va media vida chu­pan­do del fras­co del Valen­cia, y la otra media, chu­pan­do del fras­co de Mer­cadona. Que sólo Juan sabrá has­ta dónde quedó de este tío.

    responder

Anímate, ¡deja un comentario!