g Feedly

Reseña: Harry Potter y la Orden del Fénix, de J. K. Rowling

26-VII-2017

Harry Potter y la Orden del Fénix, de J. K. Rowling

Harry Potter y la Orden del Fénix, de

Páginas: 896ISBN: 9788478887422

Comprar: papel ebook Editorial: Salamandra ficha del libro

Sinopsis

Las tediosas vaca­ciones de ver­a­no en casa de sus tíos todavía no han acaba­do y Har­ry se encuen­tra más inqui­eto que nun­ca. Ape­nas ha tenido noti­cias de Ron y Hermione, y pre­siente que algo extraño está suce­di­en­do en Hog­warts. En efec­to, cuan­do por fin comien­za otro cur­so en el famoso cole­gio de magia y hechicería, sus temores se vuel­ven real­i­dad. El Min­is­te­rio de Magia nie­ga que Volde­mort haya regre­sa­do y ha ini­ci­a­do una cam­paña de despres­ti­gio con­tra Har­ry y Dum­b­le­dore, para lo cual ha asig­na­do a la hor­ri­ble pro­fe­so­ra Dolores Umbridge la tarea de vig­i­lar todos sus movimien­tos. Así pues, además de sen­tirse solo e incom­pren­di­do, Har­ry sospecha que Volde­mort puede adiv­inar sus pen­samien­tos, e intuye que el temi­ble mago tra­ta de apoder­arse de un obje­to secre­to que le per­mi­tiría recu­per­ar su poder destruc­ti­vo.

Autora

J. K. Rowling

J. K. Rowl­ing (Yate, South Glouces­ter­shire, Inglater­ra, Reino Unido, 1965) es auto­ra de la saga de Har­ry Pot­ter, de otros tres libros com­ple­men­tar­ios pub­li­ca­dos orig­i­nar­i­a­mente con fines bené­fi­cos, de la nov­ela para adul­tos Una vacante impre­vista (2012) y, con el seudón­i­mo Robert Gal­braith, de la serie de nov­e­las policía­cas pro­tag­on­i­zadas por Cor­moran Strike. Debu­ta como guion­ista y pro­duc­to­ra con la pelícu­la basa­da en el libro Ani­males fan­tás­ti­cos y dónde encon­trar­los (2001). Además es tam­bién famosa por su his­to­ria de haber pasa­do de pobre a mul­ti­mil­lonar­ia en sólo cin­co años. La Sun­day Times Rich List de 2008 estimó la for­tu­na de Rowl­ing en 560 mil­lones de libras, sien­do la duodéci­ma mujer más rica en Gran Bre­taña.

Opinión

En Har­ry Pot­ter y el cál­iz de fuego (2000) ya se veía claro que los estu­di­antes de Hog­warts ya no eran unos niños, que las nov­e­las de Rowl­ing habían deja­do de ser infan­tiles para trans­for­marse en ado­les­centes con un toque tétri­co que, en com­para­ción, no tiene muchas seme­jan­zas con Har­ry Pot­ter y la piedra filoso­fal (1997), el libro que daba comien­zo a este ya de sobra cono­ci­do mun­do imag­i­nario reple­to de magia y diver­sión.

Aunque es el libro de la saga con may­or número de pági­nas, lo leí en una sem­ana; además, en una época bas­tante estre­sante por los estu­dios, en prin­ci­pio sin demasi­a­do tiem­po para dedi­car­le al ocio… así que con eso me sobra para mostrar cuán­to me enganchó este libro. No sé por qué, pero parece que Rowl­ing se ha empeña­do en que con cada nue­vo libro de esta saga haya un per­son­aje al que los lec­tores puedan odi­ar y descar­gar toda su ira con­tra ese per­son­aje… y que por mucho que ya odi­as­es a otros per­son­ajes de libros ante­ri­ores, este nue­vo per­son­aje supere con cre­ces el odio que sen­tías por cualquier otro per­son­aje al que ya creías odi­ar al máx­i­mo. En este libro este per­son­aje está encar­na­do por Dolores Umbridge, y llegué a odi­ar­la tan­to que, de haber podi­do, la hubiese estran­gu­la­do con mis propias manos. Vaya sup­li­cio de per­son­aje. Qué ganas de que Rowl­ing la matase de la for­ma más atroz posi­ble en cada una de sus apari­ciones. Qué asco me dio.

Como el títu­lo del libro indi­ca, la Orden del Fénix, es uno de los temas prin­ci­pales que en este libro se tratan; es, por así decir­lo, el ejérci­to de Dum­b­le­dore con­tra las fuerzas del mal; se orig­inó para luchar con­tra Volde­mort cuan­do antaño se alzó con el poder, y como sabían que en algún momen­to volvería, el grupo per­maneció ale­tar­ga­do, a la espera, vig­i­lan­do, obser­van­do señales que pronos­ticaran la vuelta de Volde­mort… y no hay señal más clara de ello que la que Har­ry pudo nar­rar­les en la parte final del libro ante­ri­or, aunque el Min­is­te­rio de Magia pre­firiese creer que no eran sino las ton­terías de un niño que no tiene ni idea de lo que ha vis­to con sus pro­pios ojos.

Por otro lado, el otro tema prin­ci­pal que aparece en este libro es la expli­cación de la pro­fecía, el moti­vo del vín­cu­lo entre Har­ry y Volde­mort, por qué a Har­ry le pasa lo que le pasa en su mente, y por qué Volde­mort, uno de los magos más poderosos, no con­sigu­ió matar­le cuan­do nada más era un bebé y no podía defend­er­se. Una de esas cosas que se han ido dejan­do caer en todos los libros, pero sin explicar nada, deján­do­lo a la libre inter­pretación por parte del lec­tor, y es una de esas incóg­ni­tas que por fin quedan resueltas en este vol­u­men.

Aten­ción, spoil­er: hay una muerte en este libro que no me ha gus­ta­do nada; por ines­per­a­da y porque le cogí bas­tante car­iño al per­son­aje. Sir­ius Black. Creo que Rowl­ing ha sido bas­tante cabrona hacién­dole a Har­ry lo que le hizo con este per­son­aje; vivía con los Durs­ley, que aunque son famil­ia a la vez tam­bién es lo más ale­ja­do a un ser queri­do que se puede ten­er, le hacen cono­cer a su padri­no, le cre­an ilu­siones de poder no regre­sar más a Priv­et Dri­ve… y no sólo no sucede eso si no que le arrebatan a la úni­ca per­sona con la que podría quedarse a vivir mien­tras no sea may­or de edad y estar ale­ja­do de esos otros tres idio­tas con los que pasa el ver­a­no. Cuan­do pasó lo que pasó con la muerte de Sir­ius pen­sé que en el últi­mo instante volvería a salir, que se agar­raría a una cor­nisa como en las pelícu­las, y que enviaría al otro bar­rio a Bel­la­trix Lestrange en su lugar. Pero obvi­a­mente no fue así, si no no estaría que­ján­dome.

Como siem­pre, es una deli­cia leer esta saga. Pese a que ya desa­pare­ció una de las cosas que más desta­ca­ba al prin­ci­pio: que por lo infan­til que era nos retro­traía a nues­tra infan­cia y nos volvía a hac­er vivir las cosas que se narra­ban des­de la per­spec­ti­va de un niño. Aho­ra ya no es tan así, pero no por ello es peor.

Personajes

Ya hice men­ción a ella al prin­ci­pio, pero uno de los per­son­ajes que no pueden pasar desapercibidos en esta sec­ción es Dolores Umbridge, auto­procla­ma­da Suma Inquisido­ra de Hog­warts, con el bene­plác­i­to del Min­istro de Magia: Cor­nelius Fudge, que parece basa­do en uno de tan­tos políti­cos españoles que, con tal de seguir con­ser­van­do el puesto hacien­do lo mín­i­mo posi­ble, ya le va bien; es capaz de negar el retorno de Volde­mort bási­ca­mente por los que­braderos de cabeza que le supon­dría si fuese real que Volde­mort vuelve a ten­er el poder que se le suponía per­di­do. Y como des­de Hog­warts se tra­ta de con­cien­cia al mun­do mági­co, en espe­cial Dum­b­le­dore, de que la vuelta de Volde­mort es algo real y que todos deberían estar prepara­dos para ello, no se le ocurre nada mejor que meter a una nue­va pro­fe­so­ra de la asig­natu­ra Defen­sa con­tra las artes oscuras para matar dos pájaros de un tiro: por un lado man­ten­drá con­tro­la­do el cole­gio (y al Min­istro infor­ma­do) y sabrá de primera mano todo lo que ocur­ra con lib­er­tad abso­lu­ta de deshac­er todas las medi­das tomadas por el direc­tor, Dum­b­le­dore, y por otro lado, aprovechan­do que será pro­fe­so­ra de Defen­sa con­tra las artes oscuras, hará lo posi­ble para no enseñar abso­lu­ta­mente nada útil en esa asig­natu­ra para que nadie apren­da cómo enfrentarse tan­to a Volde­mort como a los demás mortífa­gos si es que la guer­ra que se pre­vé que ocur­rirá final­mente ocurre. Aten­ción, spoil­er: en el Min­is­te­rio de magia hay más mortífa­gos infil­tra­dos de los que se puede sospechar.

Y el segun­do per­son­aje nue­vo al que quiero hac­er ref­er­en­cia es Luna Love­g­ood, hija del direc­tor del per­iódi­co El Quisquil­loso, que ven­dría a ser el Cuar­to Mile­nio del mun­do mági­co. Cuan­do la conocí a través del libro me encan­tó, pero cuan­do la vi rep­re­sen­ta­da por Evan­na Lynch en la pelícu­la fue… ¡ay! Puede que sea de lo poco fidedig­no que hay en la pelícu­la respec­to al libro. Es una muchacha lista pero extrav­a­gante y difer­ente, pien­sa difer­ente a los demás y ve las cosas de for­ma difer­ente a los demás. Y tal como pasaría en un cole­gio cualquiera (igual que le pasa a Har­ry): todo aquel que es difer­ente es señal­a­do, juz­ga­do y can­dida­to per­fec­to para burlas y quizá tam­bién algo más allá. Es un per­son­aje muy bueno a mi pare­cer, que en oca­siones sirve de apoyo para Har­ry, porque nadie mejor que ella sabe qué se siente al ser crit­i­ca­da y juz­ga­da sin que real­mente nadie ten­ga motivos para ello.

Por últi­mo quiero hac­er ref­er­en­cia al com­por­tamien­to que tiene Har­ry durante la may­or parte del libro con Ron y Hermione, que son real­mente los dos úni­cos ami­gos con los que cuen­ta entre sus com­pañeros. El per­son­aje evolu­ciona, sí, y le aparece el carác­ter que durante los primeros libros parece que no existe, pero por muchos prob­le­mas que ten­gas, por mal que lo estés pasan­do, lo que hace de pagar sus enfa­dos y su frus­tración con los úni­cos que incondi­cional­mente, tan­to en las bue­nas como en las malas le apoy­an, creo que no es la mejor de las deci­siones posi­bles. Pese a ello, en este libro se ve que las bue­nas amis­tades son algo que merece la pena cuidar y con­ser­var, porque aunque sea en un momen­to en que tú no merez­cas que esos ami­gos estén a tu lado, igual­mente seguirán están­do­lo.

Pros y contras

En este caso mi pro va en pack; en primer lugar para la Orden del Fénix, me encan­tó el grupo que for­man, cómo están coor­di­na­dos y quiénes for­man (y algunos que forma­ban) el grupo; en segun­do lugar, para el retorno de Volde­mort, que aunque en el ante­ri­or libro ya se puede ver, su apari­ción este­lar en este libro es por todo lo alto, con una batal­la y un due­lo épi­cos… primero un todos con­tra todos: Mortífa­gos con­tra la Orden del Fénix, y para finalizar un due­lo entre los pesos pesa­dos. La his­to­ria de aquí en ade­lante prom­ete muchísi­mo.

Mi con­tra clara­mente está rela­ciona­do con uno de los spoil­ers que he hecho, así que esto tam­bién debe ser­lo. Aten­ción, spoil­er: lógi­ca­mente me refiero a la muerte de Sir­ius Black, por todo lo que ya he comen­ta­do, me parece injus­ta e innece­saria. Esta­ba de más. Y si Rowl­ing quería cargárse­lo, pues al menos podría haber esper­a­do a que Har­ry pud­iese dis­fru­tar un poco más de él ¿no? No com­prendí esa muerte y creo que no la com­pren­deré nun­ca.

Escudo de Hogwarts

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

2 comentarios

  1. No sé qué comen­tar que suene nove­doso o que no suene repet­i­ti­vo (ya ni recuer­do qué te comen­tó en las ante­ri­ores entradas de Har­ry Pot­ter). Pero diré (aunque segu­ra­mente ya lo dije) que a mí los últi­mos libros me gus­taron aún más que los primeros. La saga empieza a ten­er un col­or algo góti­co, y eso me encan­ta. Con com­bat­es más duros y muertes. Tam­bién recuer­do que éste era el libro en el que Har­ry era más inso­portable.
    Espero que el sex­to te siga gus­tan­do igual, a mí me encan­tó.
    ¡Salu­dos!

    responder
    • Sí, al prin­ci­pio son como muy tier­nos, y aunque me gus­taron, no son el tipo de libros que acos­tum­bro a leer; estos últi­mos ya se pare­cen más, han cam­bi­a­do mucho, han evolu­ciona­do mucho los per­son­ajes y ya no son niños inocentes. Está gustán­dome mucho cómo va cam­bian­do todo con el paso del tiem­po. Har­ry tiene una bue­na hos­tia en algu­nas partes de este libro, sí, jaja. A ver qué tal el sex­to cuan­do lo empiece, más cor­ti­to sí es. Aunque me da pena estar acabán­do­los ya. 🙁 ¡Un saludín!

      responder

Responder a Javi Cancelar respuesta