g Feedly

Reseña: Harry Potter y el cáliz de fuego, de J. K. Rowling

13-I-2017

Harry Potter y el cáliz de fuego, de J. K. Rowling

Harry Potter y el cáliz de fuego, de

Páginas: 640ISBN: 9788478886456

Comprar: papel ebook Editorial: Salamandra ficha del libro

Sinopsis

Tras otro abo­mi­na­ble verano con los Durs­ley, Harry se dis­po­ne a ini­ciar el cuar­to cur­so en Hog­warts, la famo­sa escue­la de magia y hechi­ce­ría. A sus cator­ce años, a Harry le gus­ta­ría ser un joven mago como los demás y dedi­car­se a apren­der nue­vos sor­ti­le­gios, encon­trar­se con sus ami­gos Ron y Her­mio­ne y asis­tir con ellos a los Mun­dia­les de quid­ditch. Sin embar­go, al lle­gar al cole­gio le espe­ra una gran sor­pre­sa que lo obli­ga­rá a enfren­tar­se a los desafíos más temi­bles de toda su vida. Si logra supe­rar­los, habrá demos­tra­do que ya no es un niño y que está pre­pa­ra­do para vivir las nue­vas y emo­cio­nan­tes expe­rien­cias que el futu­ro le depara.

Autora

J. K. Rowling

J. K. Row­ling (Yate, South Glou­ces­ters­hi­re, Ingla­te­rra, Reino Uni­do, 1965) es auto­ra de la saga de Harry Pot­ter, de otros tres libros com­ple­men­ta­rios publi­ca­dos ori­gi­na­ria­men­te con fines bené­fi­cos, de la nove­la para adul­tos Una vacan­te impre­vis­ta (2012) y, con el seu­dó­ni­mo Robert Gal­braith, de la serie de nove­las poli­cía­cas pro­ta­go­ni­za­das por Cor­mo­ran Stri­ke. Debu­ta como guio­nis­ta y pro­duc­to­ra con la pelí­cu­la basa­da en el libro Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de encon­trar­los (2001). Ade­más es tam­bién famo­sa por su his­to­ria de haber pasa­do de pobre a mul­ti­mi­llo­na­ria en sólo cin­co años. La Sun­day Times Rich List de 2008 esti­mó la for­tu­na de Row­ling en 560 millo­nes de libras, sien­do la duo­dé­ci­ma mujer más rica en Gran Bretaña.

Opinión

Desde el prin­ci­pio se ve que este libro no va a ser como los ante­rio­res; para bien o para mal ya es cues­tión de gus­tos. Y no sólo por el núme­ro de pági­nas, que tam­bién, sino por cómo se desa­rro­lla la his­to­ria. Me sor­pren­dió espe­cial­men­te el ini­cio de este libro, por­que no empie­za como todos los ante­rio­res (con Harry en la casa de los Durs­ley, pasán­do­lo mal en verano, y como loco de ganas de que empie­ce el cur­so para lar­gar­se de allí has­ta que vuel­va el cal­va­rio con la lle­ga­da del pró­xi­mo verano); has­ta el capí­tu­lo 2 no se nos tras­la­da a este esce­na­rio tan típi­co del comien­zo de los libros de Harry Pot­ter, y has­ta el capí­tu­lo 11 no apa­re­ce men­ción siquie­ra al expre­so de Hog­warts, algo que has­ta aho­ra siem­pre ha sido de lo pri­me­ro con lo que nos hemos encontrado.

Si bus­cáis acción, este libro está reple­to de ella; des­de ese ini­cio dife­ren­te que comen­to, y del que no haré men­ción por­que debe seguir sien­do sor­pre­sa para todo aquel que lo lea, has­ta las situa­cio­nes peli­gro­sas (que son más peli­gro­sas toda­vía si cabe que en ante­rio­res libros) a las que se enfren­ta Harry Pot­ter… aun­que esta vez no está solo.

A decir ver­dad creo que este libro tie­ne dos par­tes bien dife­ren­cia­das: des­de el prin­ci­pio y has­ta que lle­va­mos más o menos tres cuar­tas par­tes del libro leí­das, y des­de ahí en ade­lan­te. Has­ta ese momen­to, en que hay una drás­ti­ca vuel­ta de tuer­ca en la tra­ma, pen­sa­ba que era un libro entre­te­ni­do, que esta­ba bien, pero seguía recor­dan­do con cari­ño las esce­nas en las que apa­re­cían Remus Lupin y Sirius Black en Harry Pot­ter y el pri­sio­ne­ro de Azka­ban (1999); de ahí en ade­lan­te, como comen­té, hay un plot twist sal­va­je, ya nada es lo que pare­ce, Row­ling pare­ce que nos fríe el cere­bro vol­vien­do a los bue­nos malos, o eso es lo que pare­ce… qué sé yo, todo se pre­ci­pi­ta, Harry Pot­ter vive la peor de sus aven­tu­ras has­ta el momen­to, la narra­ción se vuel­ve tan tre­pi­dan­te que tie­nes ganas de saber en ese mis­mo ins­tan­te qué pasa y no pue­des parar de leer… En fin, sólo aña­di­ré que éste es el libro con más pági­nas de todos los de la saga Harry Pot­ter has­ta este momen­to y lo he leí­do más rápi­do que los ante­rio­res; me ha roba­do horas de sue­ño e inclu­so hizo que casi lle­ga­se tar­de un día a cla­se… por­que a ver, ¡cómo se supo­nía que iba a dejar de leer!

Y no es lo úni­co que cam­bia res­pec­to a los ante­rio­res libros, por­que en este libro no se juga­rá ni un sólo par­ti­do de quid­ditch en Hog­warts. En su lugar cono­ce­re­mos por pri­me­ra vez el Tor­neo de los tres magos: una com­pe­ti­ción que enfren­ta a tres magos de dife­ren­tes cole­gios de magia (en este caso Hog­warts, Beaux­ba­tons y Durms­trang); los aspi­ran­tes a cam­peo­nes de sus res­pec­ti­vos cole­gios deben depo­si­tar un papel con su nom­bre escri­to den­tro del cáliz de fue­go y será éste quien deter­mi­ne, de entre todos los que deci­die­ron pre­sen­tar­se, quién es el mejor pre­pa­ra­do para par­ti­ci­par en repre­sen­ta­ción cada uno de los cole­gios par­ti­ci­pan­tes. Y cla­ro, el títu­lo del libro tam­po­co deja lugar a muchas dudas: Harry Pot­ter par­ti­ci­pa en este tor­neo, no iba a que­dar­se ahí abu­rri­do el pobre sin hacer nada todo el cur­so. Pero eso sí hay que reco­no­cer­lo: su par­ti­ci­pa­ción no empie­za de la for­ma que cabría esperar.

Una par­te que me resul­tó muy gra­cio­sa es que cuan­do se cele­bra este tor­neo en Navi­dad se hace una fies­ta y hay un bai­le (has­ta aho­ra en Navi­dad en Hog­warts lógi­ca­men­te hay vaca­cio­nes y los alum­nos se vuel­ven a sus casas con sus res­pec­ti­vas fami­lias, sal­vo unos pocos que se que­dan; este año se que­da más gen­te que de cos­tum­bre, que hay posi­bi­li­dad de arri­mar cebo­lle­ta) y he aquí el pro­ble­ma (o no, depen­de de para quién): encon­trar pare­ja de bai­le. A Harry y a Ron les resul­ta espe­cial­men­te difí­cil este pun­to. Y me he sen­ti­do iden­ti­fi­ca­do en esto por­que… diga­mos que la faci­li­dad que tie­ne mucha gen­te para este tipo de situa­cio­nes y deri­va­das a mí nun­ca se me ha dado dema­sia­do bien; me atre­ve­ría a ase­gu­rar que si yo hubie­se sido uno de ellos dos hubie­se desis­ti­do y no habría ido al bai­le… Ya sé que el que no arries­ga no gana, pero las cosas no siem­pre son fáci­les. Aten­ción, spoi­ler: como le dice Ron a Harry en una de sus con­ver­sa­cio­nes: ¿te enfren­tas a dra­go­nes y no vas a ser capaz de pedir­le a una chi­ca que sea tu pare­ja de bai­le? Y es así, por­que hay dra­go­nes que asus­tan menos que deter­mi­na­das situaciones.

Si com­pa­ra­mos este libro con el pri­me­ro de la saga (Harry Pot­ter y la pie­dra filo­so­fal, 1997) nota­re­mos una dife­ren­cia bru­tal, no pare­ce que per­te­nez­can a la mis­ma colec­ción, sobre todo des­de el ya comen­ta­do momen­to en que nos enfren­ta­mos al cam­bio drás­ti­co en la tra­ma en ade­lan­te. Sigo reco­men­dan­do la lec­tu­ra de esta saga, se ten­ga la edad que se ten­ga, inclu­so aun­que no se sien­ta una espe­cial atrac­ción por la fan­ta­sía, por­que estos libros son bas­tan­te más que eso; y de aho­ra en ade­lan­te pin­ta que la tra­ma va a cam­biar toda­vía más. Empe­cé a leer esta saga como aman­te de la fan­ta­sía pero sin dema­sia­das expec­ta­ti­vas y sin un con­ven­ci­mien­to de que esta serie de libros iba a gus­tar­me por enci­ma de la media de otros libros de fan­ta­sía, pero esta­ba com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do: es una fan­ta­sía apta para todos los públi­cos, fácil de leer, entre­te­ni­da, con un mon­tón de aven­tu­ras por vivir en cada uno de los libros… y sí, tam­bién con un buen puña­do de deus ex machi­na en cada libro, como ya comen­té ante­rior­men­te, ¡pero tam­po­co anda­mos bus­can­do la perfección!

Ya que hago men­ción a mis temi­dos deus ex machi­na: los de este libro son curio­sos, algu­nos de ellos se ven a sim­ple vis­ta, como en los ante­rio­res, pero la mayo­ría de ellos pasan por alto, ni nos damos cuen­ta de que exis­ten por­que pasan muy des­aper­ci­bi­dos y no se hace espe­cial hin­ca­pié en ellos duran­te la narra­ción, pero a par­tir del superplot twist hay una esce­na don­de no paran de reve­lar­se todos los deus ex machi­na que nos ha meti­do Row­ling sin que nos demos ni cuen­ta. Como si estu­vié­ra­mos en una feria inten­tan­do con­se­guir pelu­ches con el tiro al blan­co pero con un rifle que no ten­ga el pun­to de mira o el cañón des­via­do hacia un lado: ven­ga ¡fies­ta! uno tras otro ¡que son gratis!

Aten­ción, spoi­ler: aun­que toda­vía no ha lle­ga­do el momen­to fatí­di­co, en este libro ya se empie­za a evi­den­ciar la cono­ci­da rela­ción entre Ron y Her­mio­ne, aun­que ella lo pone celo­són sien­do la pare­ja de bai­le de otro. Aun­que a mí esto no me impor­ta, como ya dije en una rese­ña ante­rior, lo que me fas­ti­dia y mucho es la no pare­ja entre Her­mio­ne y Harry (¿Harry con Ginny y Her­mio­ne con Ron? ¡Here­jía!). Har­mony forever.

Personajes

En este libro se nos inun­da de nue­vos per­so­na­jes, aun­que no todos ellos son igual de rele­van­tes. Por par­te de Beaux­ba­tons los más rele­van­tes son su direc­to­ra Olym­pe Maxi­me (una semi­gi­gan­te, como Rubeus Hagrid) y la cam­peo­na del cole­gio Fleur Dela­cour (una gua­pí­si­ma nie­ta de una vee­la que vuel­ve locos a todos los estu­dian­tes de Hog­warts); por par­te de Durms­trang tene­mos a su direc­tor Igor Kar­ka­rov (un exmor­tí­fa­go) y al cam­peón del cole­gio Vik­tor Krum (el bus­ca­dor del equi­po nacio­nal de Bul­ga­ria de quidditch).

Aun­que mi favo­ri­to sin duda es Alas­tor «Ojo­lo­co» Moody. Aten­ción, spoi­ler: o lo que se cono­ce sobre él, por­que el autén­ti­co Moody tie­ne real­men­te poco protagonismo. Entra a Hog­warts como el nue­vo pro­fe­sor de Defen­sa con­tra las Artes Oscu­ras (vamos a uno nue­vo por libro; y los pró­xi­mos tie­nen peor pin­ta) y sim­ple­men­te me encan­ta. Es total­men­te dife­ren­te a los ante­rio­res pro­fe­so­res (aun­que Remus Lupin siem­pre ten­drá un hue­co en mi cora­zón). El pro­fe­sor Moody es un anti­guo auror (como la poli­cía del mun­do mági­co para cap­tu­rar a magos tene­bro­sos) y está obse­sio­na­do con los magos tene­bro­sos y sos­pe­cha de prác­ti­ca­men­te cual­quier mago como posi­ble mago tene­bro­so (¡y con razón!); aten­dien­do a esto, sus cla­ses son com­ple­ta­men­te prác­ti­cas (de nue­vo, por un moti­vo ocul­to, que se des­ve­la en el epic plot twist) y lan­za a sus alum­nos algu­nas de las peo­res mal­di­cio­nes (sal­vo Ava­da Keda­vra, que si te la lan­zan y no eres Harry Pot­ter date por jodi­do) que los magos tene­bro­sos pue­den lan­zar­les con la inten­ción de que sepan cómo resis­tir­se a ellas.

Por cier­to, en este libro la fami­lia Mal­foy, Vin­cent Crab­be y Gre­gory Goy­le podría decir­se que hacen bueno al pro­fe­sor Seve­rus Sna­pe (que si habéis leí­do mis ante­rio­res rese­ñas sabréis que no me cae espe­cial­men­te bien). Dra­co Mal­foy es repug­nan­te, pero su padre, Lucius Mal­foy es com­ple­ta­men­te imbé­cil. Ya lo dije.

Pros y contras

Mi pro es para… ¡a ver si lo adi­vi­náis, que es un mis­te­rio! Ven­ga, lo digo que segu­ro que no habéis acer­ta­do: ¡para ese giro drás­ti­co en la tra­ma que lo cam­bia todo! Ya van tan­tas veces que lo nom­bro que pue­de resul­tar can­sino, pero es que mere­ce todas y cada una de las veces que lo nom­bre: sin siquie­ra haber leí­do los siguien­tes libros se sabe que mar­ca un antes y un des­pués en la his­to­ria que has­ta aho­ra cono­cía­mos, y que nada vol­ve­rá a ser como lo fue has­ta este libro. Es un cam­bio bas­tan­te drás­ti­co, la his­to­ria engan­cha un mon­tón y pasas las pági­nas casi sin dar­te cuen­ta por­que no pue­des dejar de leer. Bien mere­ce ser mi pro esta parte.

Mi con­tra, como en la mayo­ría de las oca­sio­nes, he de codi­fi­car­lo por­que tie­ne spoi­lers a mon­to­nes. Aten­ción, spoi­ler: va direc­to para la for­ma en que (no) hemos cono­ci­do a Ojo­lo­co Moody: me encan­ta como per­so­na­je, pero duran­te prác­ti­ca­men­te todo el libro está inter­pre­ta­do por Barty Crouch Jr trans­for­ma­do en Alas­tor Moody median­te la poción Mul­ti­ju­gos, y aun­que se comen­ta que man­te­nía al autén­ti­co Moody pri­sio­ne­ro y some­ti­do bajo la mal­di­ción Impe­rius para hacer­le pre­gun­tas sobre su pasa­do y tam­bién se infor­ma­ba sobre él para que nadie sos­pe­cha­ra, deja la duda de si el autén­ti­co Moody mola tan­to como lo que se cono­ce de él a tra­vés del mor­tí­fa­go Crouch o no. Y tam­bién la gra­tui­ta muer­te de Cedric Diggory. Y tam­bién, ya pues­tos, que Harry ten­ga que vol­ver a Pri­vet Dri­ve a pasar el verano con los Durs­ley (espe­ro que esto cam­bie algu­na vez).

Escudo de Hogwarts

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

6 comentarios

  1. A mí este cuar­to libro de la saga me gus­tó aún más que los tres ante­rio­res. De hecho, del cuar­to en ade­lan­te es cuan­do más me gus­ta la saga (mucha gen­te sé que opi­na jus­to lo con­tra­rio), cuan­do la saga se vuel­ve más seria y menos infan­til a mí es cuan­do más me gusta.
    Me pare­ce que ya te lo comen­té, pero yo me leí esta saga tam­bién ya de adul­to. Y aun­que intuí al deci­cir leer­la que me gus­ta­ría, no pen­sé que me fue­ra a gus­tar tan­to. Yo entien­do per­fec­ta­men­te el éxi­to que ha teni­do Harry Pot­ter a nivel mun­dial, pese a que le vea defec­tos a la saga y pien­se que algu­nas cosas son mejo­ra­bles, la ver­dad es que creo que sus acier­tos pesan muchí­si­mo más que sus defectos.
    Y hay algo que aho­ra ya no veo tan­to y que me dio mucha rabia, supon­go que por­que la saga ter­mi­nó hace años (no cuen­ta que aho­ra saquen otros libros deri­va­dos, la saga saga es ésta que aho­ra comen­ta­mos), y era cier­to des­pre­cio a esta saga… por par­te de gen­te que no la había leí­do. Yo me ale­gro decir que no fui pre­jui­cio­so (de haber­lo sido, no la habría leí­do), pues­to que no que­ría juz­gar algo sin leer­lo. Y cuan­do la leí, como digo, pen­sé que mere­cía de sobras todo el éxi­to que tuvo. Ade­más, creo que Harry Pot­ter ha hecho más por la lite­ra­tu­ra que muchos pro­fe­so­res y crí­ti­cos snobs que des­pre­cia­ron la saga.
    Estoy de acuer­do con lo que comen­tas de Ojo Loco en el spoi­ler, recuer­do que yo tam­bién tuve esa sen­sa­ción y me resul­tó un poco agria.
    ¡Salu­dos!

    responder
    • Pues sí, coin­ci­do con­ti­go en que a raíz de ese cam­bio drás­ti­co que pega la his­to­ria todo se vuel­ve más intere­san­te; has­ta ese momen­to era libros muy boni­tos, entre­te­ni­dos, entra­ña­bles, que nos podían recor­dar fácil­men­te la épo­ca en que éra­mos peque­ños, pero a par­tir de ese momen­to son todo eso y mucho más. Se vuel­ve adic­ti­vo. Sin duda todo lo bueno que tie­nen supera con cre­ces lo peor que le veo, y para mí son los múl­ti­ples deus ex machi­na que Row­ling le crea a Harry, para mí es uno de los pro­ta­go­nis­tas lite­ra­rios más sobre­va­lo­ra­dos de cuan­tos hay… aun­que la cabe­za de Row­ling pue­de haber­lo con­ce­bi­do para inten­tar dar el men­sa­je a los cha­va­les de que aun­que no siem­pre pue­das con todo es impor­tan­te rodear­te de bue­nos ami­gos (y tener bue­na suer­te, cla­ro) que te ayu­den y con­fíen en ti inclu­so cuan­do tú ya no te creas capaz de dar más de ti mis­mo. A saber lo que se le pasa­ría por la cabeza.

      Yo lo comen­té algu­na vez ya: no me ani­mé a cono­cer la saga Harry Pot­ter por las pelí­cu­las (no sabía que exis­tían estos libros has­ta enton­ces) y una ton­te­ría que me entró en aque­lla épo­ca, y como las pelí­cu­las se sola­pa­ron duran­te algu­nas navi­da­des, me empe­ñé en que no se podía ser de Harry Pot­ter y de El señor de los ani­llos a la vez, y yo soy hiper­fan de El señor de los ani­llos, así que me negué en rotun­do a dar­le la opor­tu­ni­dad, ni vi pelí­cu­las, ni libros, ni que­ría saber nada.

      Afor­tu­na­da­men­te de ese tipo de ton­te­ría tam­bién se sale. 😀

      responder
  2. Me ale­gro que te haya gus­ta­do. A mí es una saga que me gus­tó mucho, sobre­to­do cuan­do empie­za a ser más adul­ta. Aho­ra a por el quinto…
    Besos

    responder
    • ¡Cier­to! Con este libro te que­das en las pri­me­ras pági­nas de esa tran­si­ción, sabes que está pero cuan­do empie­zas a sabo­rear ese cam­bio se aca­ba. Lo que vie­ne en los pró­xi­mos libros pro­me­te un mon­tón. Besos. 😀

      responder
  3. ¡Hola! Me ha encan­ta­do tu rese­ña, ¡es fan­tás­ti­ca! se nota que estás dis­fru­tan­do mucho de la saga. Este libro es uno de los que más me he releí­do de toda la saga y siem­pre lo dis­fru­to muchísimo.
    Y res­pec­to a los deus ex machi­na, es cier­to que en este libro hay un mon­tón ( y la ver­dad es que el pobre Harry no da pie con bola en toda la saga, pero que le vamos a hacer xD) aun­que no me moles­tan dema­sia­do (a lo mejor es por­que cuan­do leí por pri­me­ra vez la saga no tenía ni idea de lo que era y me acostumbré).
    Espe­ro que sigas dis­fru­tan­do de los otros libros. ¡Besos!

    responder
    • Lo de los deus ex machi­na es la pega más gran­de que le pon­go a la saga has­ta el momen­to, y tam­po­co es que sea algo como para escan­da­li­zar­se, como dices, jaja. Los detec­to, pero ya me he acos­tum­bra­do a que Harry va a salir indem­ne de tan­tos peli­gros como le sal­gan por delan­te, aun­que ni él sepa cómo ni por qué. XD Muchas gra­cias, Isa, me ale­gro de que te haya gus­ta­do la rese­ña. Y segu­ro que dis­fru­ta­ré con los demás libros, el cam­bio drás­ti­co en este libro me ha encan­ta­do y pro­me­te que será mucho mejor de aquí en ade­lan­te. 😀 Besos.

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!