g Feedly

Google cierra Google Reader

14-III-2013

Google Reader

Aunque cualquiera lo diría aho­ra, Google tuvo una época dora­da en la que innov­a­ba y cre­a­ba ser­vi­cios real­mente espec­tac­u­lares. Como puede ser el caso del que nos ocu­pa: Google Read­er. Un ser­vi­cio para ges­tionar nue­stros feeds RSS y que, además, sirve como sin­cronización para apli­ca­ciones de ter­ceros, que usa­ban su enorme poten­cia para poder leer nues­tras noti­cias allá donde este­mos, medi­ante el dis­pos­i­ti­vo que teng­amos entre manos, y con la apli­cación que con­sid­er­e­mos opor­tu­na en cada momen­to.

Des­de aque­l­la época dora­da, como la me aven­turé a lla­mar­la, nos ha acom­paña­do has­ta aho­ra uno de los ser­vi­cios que, a mi juicio, hacían destacar sobre­man­era a Google respec­to a alter­na­ti­vas a las que con­sid­er­aría un insul­to para Google Read­er siquiera lla­mar­las com­pe­ten­cia, porque es evi­dente que no lo son. Y no nos acom­pañará en el futuro porque Google, en una de esas deci­siones incom­pren­si­bles que tiene, ha deci­di­do dar­le muerte en ple­na vida, porque en ple­na vida es como seguía estando, por más años que hayan pasa­do des­de su inau­gu­ración.

We launched Google Read­er in 2005 in an effort to make it easy for peo­ple to dis­cov­er and keep tabs on their favorite web­sites. While the prod­uct has a loy­al fol­low­ing, over the years usage has declined. So, on July 1, 2013, we will retire Google Read­er. Users and devel­op­ers inter­est­ed in RSS alter­na­tives can export their data, includ­ing their sub­scrip­tions, with Google Take­out over the course of the next four months.

Si esto va de cer­rar ser­vi­cios que van decre­cien­do en número de usuar­ios activos ¿a qué esper­an para cer­rar Google+? Empezó a decre­cer en su primera sem­ana de vida; aho­ra aque­l­lo está más desér­ti­co que el Gobi.

Con esta decisión tan absur­da han deja­do tira­dos a un mon­tón de gente que, como yo, nos pasamos leyen­do noti­cias todo el tiem­po. En las difer­entes apli­ca­ciones depende del dis­pos­i­ti­vo que este­mos usan­do. En mi caso: Flip­board y Reed­er. Imag­i­no que bus­carán alter­na­ti­va pero… ¿y si no es la mis­ma? ¿Y si cada una de las apli­ca­ciones opta por un ser­vi­cio de sin­cronización difer­ente? Pasa que el que siem­pre sale per­ju­di­ca­do es el mis­mo: el usuario, que no tiene cul­pa de deci­siones tan absur­das como ésta.

¿Lo bueno de todo esto? Que una vez más Google demues­tra que sus usuar­ios no le impor­tan abso­lu­ta­mente nada; ni un poquito siquiera, cero. Google Read­er es un ser­vi­cio que nos facil­ita­ba la vida a muchísi­mas per­sonas, pero que a Google no le es rentable porque la may­or parte de su uso es a través de apli­ca­ciones de ter­ceros; dejan­do el ser­vi­cio como un mero motor de sin­cronización de noti­cias pen­di­entes de leer. Ellos no pueden pon­er ahí pub­li­ci­dad, ni nada que haga rentable el ser­vi­cio.

Como siem­pre, todo es cuestión de pri­or­i­dades. ¿Usuar­ios con­tentos o dinero? Google parece que lo tiene claro.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

1 comentario

  1. […] que eclip­sa­ron todas las demás: el hac­ha­zo por la espal­da que nos dio Goo­gle matan­do a Goo­gle Read­er, la elec­ción de Jorge Mario Ber­go­glio —Fran­cisco I— como nue­vo Papa, y […]

    responder

Anímate, ¡deja un comentario!