g Feedly

Reseña: El vampiro, de John William Polidori

9-III-2016

El vampiro, de John William Polidori

El vam­pi­ro, de

Pági­nas: 42 ASIN: B016V10TK2 

Com­prar: no dis­po­ni­ble en papel ebook Edi­to­rial: Gateway

Sinopsis

El vam­pi­ro es el rela­to fun­da­cio­nal del géne­ro del «vam­pi­ro román­ti­co». Poli­do­ri lo escri­bió en las tor­men­to­sas noches de verano, entre el 16 de junio y el 19 de junio de 1816 (en el que fue el año sin verano), en Villa Dio­da­ti, jun­to con Lord Byron, Percy She­lley, Mary She­lley, la con­de­sa Potoc­ka y Matt­hew Lewis. Villa Dio­da­ti era con­si­de­ra­do por Mary She­lley como un lugar cul­tu­ral­men­te sagra­do, en don­de habían esta­do escri­to­res como John Mil­ton, Rous­seau y Vol­tai­re. El rela­to tra­ta de expo­ner la fuer­za del mito que hace que la gen­te común no crea en los vam­pi­ros, de ahí que el pro­ta­go­nis­ta, Lord Ruth­ven, se apro­ve­che de esta situa­ción para come­ter sus actos san­gui­na­rios. Otra de las armas de Ruth­ven es su gran capa­ci­dad de seduc­ción y su efec­ti­vi­dad como lo que es, un vam­pi­ro, que des­ta­ca en el cruel final de este rela­to con el que Poli­do­ri trans­for­mó el per­so­na­je de vam­pi­ro del fol­clo­re en una per­so­na­li­dad aris­to­crá­ti­ca, cau­san­do gran impac­to en la socie­dad de la época.

Opinión

Libro leí­do en inglés; el enla­ce al ebook de arri­ba tam­bién es a la ver­sión en inglés. Ade­más de seguir ade­lan­te en mi empe­ño de mejo­rar mi nivel de lec­tu­ra en inglés, el libro en este idio­ma es gra­tis en Ama­zon. Dos pun­tos a favor, cero en contra.

Éste es un libro que hay que leer; y más toda­vía cuan­do ten­go en men­te leer den­tro de muy poco Drá­cu­la. Creo que tan­to éste como Car­mi­lla mere­cen ser leí­dos antes. Aun­que con Car­mi­lla dis­fru­té mucho la lec­tu­ra, de éste no pue­do decir lo mis­mo. Éste tie­ne sin duda el méri­to de ser de los pri­me­ros, cuan­do nadie se atre­vía a escri­bir de esta for­ma y sobre algo que no esta­ba muy bien vis­to. Y para mí, para de contar.

El libro se cen­tra en el des­cu­bri­mien­to de que lo que pare­cía ser una ser humano es en reali­dad un vam­pi­ro; y, pos­te­rior­men­te, en una espe­cie de ven­gan­za que se toma éste con otro de los per­so­na­jes del rela­to. En reali­dad ape­nas hay un momen­to en el que poda­mos dis­fru­tar de la dia­bó­li­ca mal­dad típi­ca, sobre todo, de estos pri­me­ros vam­pi­ros, como sí se nos per­mi­te en Car­mi­lla. Lo cual me ha deja­do un poco frío; no tan­to como un vam­pi­ro, pero casi.

Características

Es un rela­to muy bre­ve, de unas 40 pági­nas. No está divi­di­do por capí­tu­los. La his­to­ria sigue un orden lineal y tie­ne un narra­dor omnis­cien­te; ape­nas cuen­ta con diá­lo­gos. No exis­te carac­te­ri­za­ción físi­ca de los personajes.

Personajes

Lord Ruth­ven. Poli­do­ri se ins­pi­ró en Lord Byron para crear este per­so­na­je; y des­car­gar así en él, fic­ti­cia­men­te, la rela­ción de amor-odio que tenía con el señor Byron. Por ello se le pre­sen­ta como un ser mez­quino, ingra­to, cruel y vio­len­to —aun­que esa vio­len­cia no que­de refle­ja­da explí­ci­ta­men­te—. Lo que más me ha «impre­sio­na­do» de este per­so­na­je en toda la his­to­ria, y es pre­ci­sa­men­te este per­so­na­je el que debe­ría sor­pren­der­nos si es que alguno tie­ne que hacer­lo, ha sido jus­to el final. Y es algo que cual­quier ser humano con la sufi­cien­te san­gre fría como para ven­gar­se de una per­so­na de esa for­ma podría haber hecho, no se nece­si­ta un vam­pi­ro para ello. Así que meh.

Aubrey. Es el típi­co joven de la épo­ca, con la cabe­za lle­na de paja­ri­tos, que se cree que mola más que el res­to por­que no cree en vam­pi­ros. Cuan­do tie­ne a uno delan­te; y le advier­ten de ello. Total, que cuan­do van con­tán­do­le his­to­rias sobre vam­pi­ros va dán­do­se cuen­ta de que todas ellas tie­nen bas­tan­te en común con la per­so­na que cree cono­cer. Pero pese a todo sigue sin creér­se­lo has­ta que no lle­ga la prue­ba evi­den­te, con la que has­ta un necio es capaz de dar­se cuen­ta de que exis­ten los vam­pi­ros, o al menos en la his­to­ria. Vamos, que muy avis­pa­do el cha­val como que no era.

Pros y contras

El máxi­mo pro se lo lle­va el ser el pri­me­ro en tocar estos temas; en ins­pi­rar a una legión de escri­to­res a dar for­ma a estos poten­tes e impre­de­ci­bles seres que nos apor­tan bue­nas horas de entre­te­ni­mien­to tan­to en libros como en la gran pan­ta­lla. Eso no se le pue­de negar.

Un con­tra cla­ro es su bre­ve­dad. Vale que es un rela­to, pero en tan pocas pala­bras y con un sin­fín de pen­sa­mien­tos como hay en este libro en reali­dad no te está con­tan­do ape­nas nada de un ser que podría haber dado mucho más jue­go. Se escri­bió en cua­tro días, y como par­te de un «jue­go», pero tam­bién Mary She­lley esbo­zó en ese mis­mo lugar, y en ese mis­mo tiem­po, lo que más tar­de sería Fran­kens­tein y, aun­que toda­vía no lo he leí­do —lo haré este año, segu­ro— por lo que sé de él es bas­tan­te más sóli­do en su con­jun­to que éste.

En fin, para gus­tos colo­res, supongo. 

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!