g Feedly

Reseña: El umbral de la noche, de Stephen King

17-VIII-2016

El umbral de la noche, de Stephen King

El umbral de la noche, de

Pági­nas: 424 ISBN: 9788497594295

Com­prar: papel no disponible en ebook Edi­to­r­i­al: DeBol­sil­lo ficha del libro

Sinopsis

El gran gusano hedion­do se ha enseñore­a­do de la aldea aban­don­a­da y no per­mi­tirá que nadie acabe con sus misas negras. La máquina plan­chado­ra ha proba­do la san­gre de una vir­gen y quiere más, mucho más, y su macabro deseo no se detendrá ante nada. Los amplios maiza­les impo­nen a los chicos sus san­guinar­ios ritos…

El umbral de la noche nos trans­porta a un mun­do de ter­rores imposi­bles que no por ello dejan de estar ahí, a la vuelta de la esquina, en un maizal, en un pueblo aban­don­a­do, en una lavan­dería, deba­jo de la cama o tras la puer­ta de ese armario que ni siquiera rechi­na.

Opinión

Creo que una muy bue­na for­ma de cono­cer cómo escriben los autores, su for­ma de nar­rar, de con­stru­ir per­son­ajes y, en defin­i­ti­va, de crear his­to­rias, es, si han escrito, empezar por leer sus relatos. Es algo que sue­lo ten­er pre­sente, pero que ni siquiera yo mis­mo, por razones varias, con­si­go cumplir en todos los casos. Pero es que los relatos tienen algo espe­cial, algo que, gen­eral­mente, creo que es difí­cil de con­seguir en una nov­ela de más exten­sión: espon­tanei­dad, fres­cu­ra, con­den­sación, acción y desar­rol­lo ágil y rápi­do… y si todo esto se une al género del ter­ror, donde todo ello cobra espe­cial impor­tan­cia a la hora de provo­car sen­sa­ciones ater­rado­ras, o al menos angus­tiantes, a los lec­tores, es un cóc­tel difí­cil de super­ar.

Este libro tiene el dudoso hon­or de ser cono­ci­do por el rela­to Los chicos del maíz; rela­to en el que se basó la pelícu­la homón­i­ma de 1984 dirigi­da por Fritz Kier­sch y… bueno, un mon­tón más que salieron pos­te­ri­or­mente. Es curioso como un rela­to tan breve ha dado para tan­tas pelícu­las. Un rela­to que, a mi juicio (abro paraguas): está com­ple­ta­mente sobreval­o­rado; y no hay que ir a bus­car muy lejos: en este mis­mo libro hay relatos que creo firme­mente que son cien veces mejores que éste. Pero en fin, cosas que pasan…

Como pasa en todas las antologías, hay unos relatos mejores, otros peo­res, pero eso siem­pre es un tema sub­je­ti­vo. Lo que sí está claro, y el autor lo sabe, es que hay algunos más elab­o­ra­dos y otros más flo­jos; bien porque la idea ten­ga más chicha, porque se haya escrito estando más inspi­ra­do, etc. Y creo que, sea Stephen King o el edi­tor, ha sabido entre­lazar­los bien para que no ten­gas la sen­sación de que el libro está decayen­do, mez­clan­do entre sí unos que son buenísi­mos con otros que son sólo buenos y otros que quizá no lo son tan­to.

Así que voy a dividir­los por sec­ciones según mis impre­siones sobre ellos, des­de los que me han gus­ta­do más has­ta los que me han gus­ta­do algo menos, aunque no los nom­braré todos, sólo los que para mí han sido los mejores.

Muy buenos

  • El coco.
  • La cor­nisa: quizá a muchos les chocará que este rela­to esté aquí, pero la sen­sación de opre­sión que me causó, de vér­ti­go (y eso que no ten­go), de impo­ten­cia… Bien mere­cen un puesto aquí arri­ba.
  • Bas­ta S.A.: en cam­bio este rela­to no creo que sor­pren­da a nadie que esté aquí. Es el col­mo de lo retor­ci­do, es bru­tal; algo que al prin­ci­pio parece sim­bóli­co, una anéc­do­ta, cobra sen­ti­do y el final es… en serio, ¡hay que leer­lo! Mi favorito de esta sec­ción.
  • El últi­mo pel­daño de la escalera.

Buenos

  • El últi­mo turno: éste recuer­do que cuan­do empecé a leer­lo pen­sé: meh, pero con­forme avan­za… Es un rela­to espe­cial­mente enfo­ca­do en los per­son­ajes, y el final me gustó muchísi­mo.
  • La trit­u­rado­ra: dejad que las pos­e­siones se acerquen a mí.
  • A veces vuel­ven: creo que de esta sec­ción éste sería mi can­dida­to a favorito.
  • La pri­mav­era de fre­sa.
  • El hom­bre que ama­ba las flo­res.
  • Un tra­go de des­pe­di­da.

Originales

  • Cam­po de batal­la.
  • Camiones.
  • El hom­bre de la cor­ta­do­ra de césped: de esta sec­ción éste es mi favorito sin duda; además hace ref­er­en­cia al Gran dios Pan de Arthur Machen, sólo por eso ya lo merece.

Últimos apuntes…

Me gus­taría hac­er men­ción tam­bién al rela­to La mujer de la habitación; y no lo he clasi­fi­ca­do en la lista ante­ri­or porque no lo con­sidero muy bueno ni quizá tam­poco espe­cial­mente bueno, pero lo que sí puedo decir con fran­queza de él es que es bas­tante duro y angus­tioso de leer. Es el últi­mo rela­to del libro, y creo que es una decisión acer­ta­da porque aunque para mí no sea com­pa­ra­ble con los ante­ri­ores, al menos deja un buen sabor de boca.

No he comen­ta­do gran cosa acer­ca de los relatos porque la may­oría son bas­tante breves y con­sidero que apor­tar más infor­ma­ción sobre ellos es, quizá, rozar peli­grosa­mente la línea del spoil­er. Y no quer­e­mos eso, ¿ver­dad?

Aunque algunos relatos no me han pare­ci­do gran cosa en ninguno de ellos he pen­sa­do tras ter­mi­narlo que ha sido una pér­di­da de tiem­po haber leí­do ese rela­to, ninguno de todos ellos me ha desagrada­do; por eso, aunque no entra en mi lista de favoritos, creo que sí se merece las cin­co estrel­las de val­o­ración. Unos por otros hacen una bue­na expe­ri­en­cia de lec­tura, y creo que a Stephen King se le dan muy bien los relatos, creo que debería de ani­marse a pub­li­car­los más fre­cuente­mente.

Cita

En este caso, ale­ján­dome de la tóni­ca habit­u­al, la cita no va a ser del libro, sino de una reseña que he leí­do en Goodreads que me ha pare­ci­do bril­lante. Como reseña no es gran cosa, porque lo que dice sólo pueden enten­der­lo quienes hayan leí­do el libro, para el resto es com­ple­ta­mente vacía, pero habi­en­do leí­do el libro… ¡Ay! Cuán­ta infor­ma­ción en tan pocas líneas.

What I learned from Night Shift:
It ain’t easy to quit smok­ing.
That I know what you need.
That I am the door­way.
That he walks behind the rows.
That some­times they come back.
It ain’t over in ‘Salem’s Lot.
Don’t drink bad beer.
Get off your ass and mow your own lawn, god­dammit.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

4 comentarios

  1. Hice una reseña en mi blog sobre su nov­ela Car­rie, y allí comenta­ba que leería algu­nas nov­e­las del señor King. No todas, porque son muchas, pero al menos me gus­taría leerme las que ten­go por casa (que ten­go un mon­tón porque me las regalaron XD). Como este libro de relatos no lo ten­go, no será una de mis lec­turas, pero ten­go otro de relatos que se tit­u­la His­to­rias fan­tás­ti­cas, que imag­i­no que será algo sim­i­lar.
    Un salu­do 🙂

    responder
    • A ver si lo adi­vi­no, ¿la míti­ca colec­ción de tapa dura con lomo en tonos dora­dos es la que te regalaron? 😛 Cuan­do llego a un sitio nue­vo y me topo con una estantería y veo ahí la colec­ción desta­can­do sobre el resto siem­pre pien­so: es de los míos, debe de ser bue­na per­sona. xD

      A mí Car­rie me encan­tó, lo he recomen­da­do muchas veces como libro para intro­ducirse con King, porque aunque no es que ten­ga demasi­a­do que ver con los libros que tan famoso lo han hecho, creo que sí es un buen libro para que quien lo lea pue­da ani­marse a leer más libros de él… hay que crear nuevos adep­tos. 😛 Voy a bus­car en tu blog a ver si veo la reseña.

      En esa colec­ción ten­drás Rabia, ¿no? No es de relatos, eso sí. Es un poco ida de cabeza de King, pero me encan­tó cuan­do lo leí. Y es súper difí­cil de con­seguir, porque se retiró del mer­ca­do. Y se pagan pre­cios des­or­bita­dos por él de segun­da mano. En real­i­dad lo leí por eso, por el mor­bo de ver qué era el “libro pro­hibido”, y luego acabó gustán­dome tam­bién.

      ¡Un saludín!

      responder
      • No, en gen­er­al no son de ningu­na colec­ción. Son libros muy suel­tos y de dis­tin­tas colec­ciones y edi­to­ri­ales. Hay de todo.
        Y pre­cisa­mente, ten­go Rabia, y será mi próx­i­ma lec­tura 🙂
        Un salu­do.

        responder
        • ¡Espero que te guste! Mi pequeña colec­ción de Stephen King tam­bién es así: cada libro de una edi­to­r­i­al y época difer­ente. Con que se pue­da leer sobra. 😛 ¡Un saludín!

          responder

Responder a Letraherido Cancelar respuesta