g Feedly

El fulano que no robó a Pérez-Reverte

29-I-2014

Ayer leía con estu­pe­fac­ción la colum­na de esta sem­ana del señor Pérez-Reverte tit­u­la­da: Ese fulano (quizás ust­ed) me roba. Siem­pre me ha cau­sa­do sim­patía este hom­bre, y de ver­dad que no va a ser de otra for­ma pese a que, a mi juicio, haya meti­do la gam­ba has­ta el fon­do con este artícu­lo; además tam­poco lo con­sidero con la humil­dad sufi­ciente como para recono­cer un error, que de hecho ni creo que sea capaz de saberse erra­do, por más mues­tras de evi­den­cia que se le ofrez­can. Y es que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Sue­lo leer lo que escribe en Twit­ter los domin­gos des­de el bar de Lola; gen­eral­mente sue­lo estar de acuer­do en sus debates, no suele ten­er pelos en la lengua ni tam­poco fal­ta de val­or para defend­er sus ideas has­ta el final; lleván­dose por delante a quien haga fal­ta, sea quien sea y ocupe el puesto que ocupe. Lo cual de ver­dad val­oro. Pero ha demostra­do ten­er en esta ocasión el mis­mo niv­el de conocimien­to sobre el tema que tra­ta que el resto de edi­to­ri­ales, libreros, o difer­entes ofi­cios que depen­den direc­ta­mente de lo que unos cuan­tos esti­man que todos deberíamos pagar por obten­er un libro. Sea jus­to o no.

Hace poco habla­ba sobre cosas por las que merece la pena pagar. Y decía que algo típi­co de este país es que ten­de­mos a ana­li­zar si aque­llo que vamos a adqui­rir real­mente vale lo que cues­ta o no; lam­en­ta­ble­mente muchas veces el resul­ta­do de esa val­o­ración es neg­a­ti­vo. Y como lo que estaríamos dis­puestos a pagar por aque­l­lo que quer­e­mos no tiene un pre­cio que se ajuste a lo medi­ana­mente razon­able, lan­zamos una búsque­da en Google y si encon­tramos lo que queríamos, lo descarg­amos; si no es así, bus­camos otra cosa.

Leí tam­bién, por otro lado, un artícu­lo tit­u­la­do: Quizás yo, o car­ta abier­ta a Pérez-Reverte. El cual me hizo volver a con­fi­ar en la raza humana y que se me fuera de la mente una extin­ción en no demasi­a­dos años vista. Y es que una civ­i­lización tan rematada­mente estúp­i­da estaría des­ti­na­da a su desapari­ción de la for­ma más fútil.

Como rein­ven­tar la rue­da sería absur­do por mi parte, dejo a con­tin­uación un moti­vo más que lógi­co que puede hac­er pen­sar por qué las ven­tas de libros han baja­do expo­nen­cial­mente des­de que esta­mos en cri­sis. Razones vál­i­das para cualquiera sal­vo para quienes depen­den de man­era direc­ta de las edi­to­ri­ales. Y lo mis­mo se apli­ca en el cine para las pro­duc­toras.

Porque me resul­ta muy curioso la man­era en que ust­ed y el Señor Marías sim­pli­f­i­can la cuestión de la cri­sis edi­to­r­i­al. Aten­di­en­do a sus pal­abras, debe ser el úni­co sec­tor de la economía que, en medio de la cri­sis, ha baja­do sus ven­tas por cul­pa, ¡Oh, Señor, te lo juro por Errol Fly­nn! de los piratas, cual Com­pañía de las Indias Occi­den­tales. Los coches, imag­i­no y razono de la mis­ma man­era, han deja­do de vender­se porque las impre­so­ras 3D han mul­ti­pli­ca­do sus usuar­ios por cien­tos de miles y la gente se está mon­tan­do sus vehícu­los en el cuar­to de estar de casa, los jamones porque todo el mun­do cría Patas Negras en el baño, al lado de la ducha, y los restau­rantes y bares porque invi­ta­mos demasi­a­do a la gente a cenar en nues­tras casas. Todo menos que la cul­pa, o algu­na parte, la ten­gan las edi­to­ri­ales. Las mis­mas edi­to­ri­ales ancladas en un pasa­do fas­tu­oso donde era fácil amasar dinero por la sim­ple ocu­pación cuasi­mil­i­tar del mer­ca­do. Las mis­mas edi­to­ri­ales que le roban a ust­ed, dán­dole el mis­mo por­centa­je en un ebook que en un libro impre­so, solo que quedán­dose con los már­genes que dejan de pagar en dis­tribu­ción, impre­sión o alma­ce­na­je. Porque, señor Reverte, si tan­to le moles­ta que le roben, no es que dejase de mirar hacia los que descar­gan sus libros, si no que, sabién­dole inteligente, debería tam­bién mirar hacia el lado con­trario, porque le están engañan­do que te cagas. Y tam­bién se lo lle­van por la cara. Si de cada ebook ust­ed dice que alguien que se lo descar­ga le roba 0,80 €, la edi­to­r­i­al le está roban­do al menos 3 €, según los pre­cios que ponen. Si yo debería invi­tar­le a un caña, la edi­to­r­i­al le debería estar rega­lan­do la fábri­ca de Mahou.

Sin­ce­ra­mente: yo puedo leer porque ya que no sue­len ofre­cerme pre­cios com­pet­i­tivos de las obras que podrían gus­tarme según su sinop­sis —que luego muchas, pese a ello, no dan de sí lo que prom­e­ten; pero ésa es otra his­to­ria— alguien las com­parte por inter­net para que otras per­sonas que tam­bién esta­mos en idén­ti­ca situación podamos leer­las cómoda­mente des­de casa. Si no yo las pediría prestadas a alguien que cono­ciese, las bus­caría en algu­na bib­liote­ca o en algu­na cafetería donde aparte de tomarte un café tam­bién puedes leer, o sim­ple­mente no las com­praría. Pero en ningún caso se estaría per­di­en­do una ven­ta por mi cul­pa, porque en ningún momen­to es algo que tuviera pen­sa­do com­prarme; ni inter­net ni yo hemos resta­do ven­ta algu­na, porque su ele­va­do pre­cio respec­to al val­or que para mí tiene es quien me ha hecho bus­car si por un azar estaría pub­li­ca­da por inter­net.

Además, ¿quién roba más? El que no se gas­ta un cén­ti­mo en un libro, o el que explota a quien dura­mente ha tra­ba­ja­do en él durante dos años dán­dole un mísero 10% de cada unidad ven­di­da. Están equiv­ocán­dose quienes pien­san que robamos, y por par­ti­da doble, porque hacien­do el mis­mo cál­cu­lo que Pérez-Reverte: de un libro que cues­ta 20€ —los val­ga o no—, para el autor úni­ca­mente son 2€. Si el libro costase úni­ca­mente 2€ prob­a­ble­mente las ven­tas se trip­li­carían.

Hay alguien en la cade­na que sí que está roban­do de ver­dad, tan­to al autor como a quienes con cada unidad ven­di­da les pegan un hac­ha­zo de cojones por un libro que es sobreval­o­rado des­de que sale de la imprenta; úni­ca­mente por el afán recauda­to­rio de unos pocos inter­me­di­ar­ios que, obje­ti­va­mente, deberían ser elim­i­na­dos.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!