g Feedly

De pequeños nadie nos enseñó a quién votar

24-V-2015

Hoy, día de elec­ciones, me he acor­da­do de mis primeras elec­ciones; las primeras elec­ciones, recién cumpli­dos los 18 años, en las que pude par­tic­i­par acti­va­mente de nues­tra ama­da democ­ra­cia que, a mi pesar, en según qué casos no lo parece tan­to… pero ése es otro tema.

¿Qué par­tido votar? Ésa es la pre­gun­ta clave, porque la ver­dad es que la gran may­oría no ten­emos ni pajol­era idea de políti­ca en esa época; ni siquiera cono­ce­mos qué opciones ten­emos. Siem­pre hay hon­rosas excep­ciones de quienes se han intere­sa­do por la políti­ca des­de bien jóvenes, pero debe­mos ser con­scientes de que no es lo más fre­cuente.

Elecciones

En el mejor de los casos votare­mos lo mis­mo que voten nue­stros padres —si es que ambos votan al mis­mo par­tido— con­fian­do en que, como padres y adul­tos que son, estarán optan­do por la mejor de las opciones exis­tentes, aunque no teng­amos ni idea de cuál ni por qué. En este caso, que como digo es el mejor o en todo caso el menos malo, estare­mos desaprovechan­do con ello tomar real­mente la primera decisión rel­e­vante de nues­tras vidas; estare­mos con­fian­do nue­stro voto a las mejores per­sonas en quien podemos con­fi­ar­lo, pero no estará sien­do, real­mente, nue­stro voto el que deposite­mos en la urna.

En el peor de los casos… vete tú a saber lo que puede pasar por la mente de cada cual. Des­de votar a quien le haga gra­cia el nom­bre del par­tido, a votar el úni­co que les suene de algo —aunque con ello estén votan­do a la Falange con lo que ello pue­da implicar—, o a hac­er una apues­ta en común para votar a un par­tido hacien­do uso de la frase por exce­len­cia: ¿a que no hay huevos? Y como mues­tra de que lo que digo no es utópi­co bien vale la pena ver el vídeo que dejo a con­tin­uación.

¿Y por qué sucede esto? Porque en el cole­gio han insis­ti­do en que apren­damos la his­to­ria de los par­tidos más rel­e­vantes de épocas pasadas, hacien­do espe­cial hin­capié en aque­l­los cuyos líderes resul­taron ser per­sonas sin escrúpu­los y que han lle­va­do a sus respec­tivos país­es a come­ter las peo­res atro­ci­dades del mun­do… lo cual está genial, no se me mal inter­prete, porque no hay mejor man­era de evi­tar futur­os errores que enseñar a evi­tar los ya cometi­dos, pero siem­pre y cuan­do se ceda una parte del tiem­po lec­ti­vo a apren­der sobre qué hac­er en la actu­al­i­dad.

Nadie nos enseñó qué es el sis­tema d’Hondt, cómo ni por qué se emplea en las elec­ciones españo­las —entre otros país­es—; nadie nos ha enseña­do un lis­ta­do de las difer­entes opciones políti­cas ni en qué con­siste cada cual; nadie nos ha enseña­do qué errores y acier­tos han tenido los pres­i­dentes del Gob­ier­no más recientes de nue­stro país, y cuáles de ellos se deben al pro­gra­ma del par­tido al que rep­re­sen­tan o a una decisión per­son­al val­ién­dose del poder que tiene su car­go; nadie nos ha incen­ti­va­do a pro­fun­dizar en nue­stros ide­ales para averiguar qué for­ma­ción guar­da el may­or pare­ci­do a nues­tra for­ma de pen­sar; y mucho menos nos han ani­ma­do a for­mar parte acti­va en las juven­tudes de ese par­tido con el cual podamos sen­tirnos iden­ti­fi­ca­dos.

Ten­emos un sis­tema de edu­cación que se cen­tra muy poco en el pre­sente y pasa por alto que en esa edad no esta­mos prepara­dos para afrontar de for­ma apropi­a­da las deci­siones más próx­i­mas que ten­emos. Y si no quer­e­mos acabar como la gente del vídeo ante­ri­or más val­dría que quien cor­re­spon­da enseñe a los futur­os votantes a hac­er­lo con cri­te­rio.

De pequeños nadie nos enseñó a quién votar… y luego pasa lo que pasa.

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!