g Feedly

Reseña: Cosas raras que se oyen en las librerías, de Jen Campbell

28-X-2015

Cosas raras que se oyen en las librerías, de Jen Campbell

Cosas raras que se oyen en las libre­rías, de

Pági­nas: 152 Edi­to­rial: Mal­pa­so ISBN: 9788415996873 

Sinopsis

Este es un libro de anéc­do­tas en el sen­ti­do más estric­to del tér­mino. Cuan­do un clien­te se acer­ca a una libre­ría no siem­pre sabe qué quie­re leer, y si lo sabe, no cono­ce exac­ta­men­te el títu­lo del libro que bus­ca, o el nom­bre del autor del libro, o… La opor­tu­ni­dad para el malen­ten­di­do, la anéc­do­ta o el chis­te está ser­vi­da. Sin embar­go, detrás de cual­quier chis­te se escon­den ver­da­des incues­tio­na­bles, que en este caso tie­nen que ver con el «des­pis­te» de los clien­tes y la cre­cien­te incom­pren­sión con res­pec­to a esa pre­gun­ta tan anti­gua: «¿Qué es un libro?»

Opinión

No sue­lo leer libros de humor, pero creo que a par­tir de aho­ra les daré una opor­tu­ni­dad; aun­que sólo sea por lo que me reí con éste. Diría que hacía tiem­po que no me reía tan­to con un libro, pero creo que más bien hacía mucho que no me reía así con nada, en gene­ral. Y por el buen rato que me ha hecho pasar se mere­ce las cin­co estrellas.

Aun­que por el títu­lo ya se entien­de de qué va a ir el libro, lo comen­to de todas for­mas: es una reco­pi­la­ción de anéc­do­tas, situa­cio­nes cómi­cas o surrea­lis­tas en muchos casos, que algu­nos due­ños o depen­dien­tes de libre­rías han con­ta­do a la auto­ra de este libro tan salao, que tam­bién tra­ba­ja en una libre­ría de vie­jo. La meta­li­te­ra­tu­ra… ¡cómo me gusta!

La edi­ción espa­ño­la de este libro, publi­ca­da por la edi­to­rial Mal­pa­so, inclu­ye tam­bién al final una serie de anéc­do­tas ocu­rri­das en libre­rías del terri­to­rio nacio­nal; con­for­me vas avan­zan­do en el libro y ves que no hay nin­gu­na libre­ría espa­ño­la pien­sas: bueno, será que en nues­tro país no hay gen­te tan obtu­sa… cra­so error, por­que el terre­mo­to final lle­ga con unas cuan­tas chi­fla­du­ras autóctonas.

Ade­más se inclu­yen unas cuan­tas ilus­tra­cio­nes repre­sen­tan­do a las situa­cio­nes más cómi­cas de entre las rela­ta­das. Algu­nas son muy bue­nas, como la de la niña que que­ría ser abe­ja o la del miem­bro del KKK sien­do un poqui­to racis­ta sólo.

No hay mucho más que rese­ñar, por­que la gra­cia está en las situa­cio­nes des­cri­tas e ima­gi­nar­se a los pobres libre­ros afron­tán­do­las de la mejor for­ma posi­ble. Todo un reto.

Con­clu­yo con algu­na de las que más me han gustado:

LIBRE­RO: ¿Se lo envuel­vo en papel o pre­fie­re una bol­sa de plástico?
CLIEN­TE: Bueno, yo daba por des­con­ta­do que me lo iba a envol­ver en papel. Si se fija bien, no soy de esas per­so­nas que lle­van los libros en bol­sas de plástico.
LIBRE­RO: Lo sien­to. Pero no siem­pre resul­ta fácil dis­tin­guir a las per­so­nas que no lle­van los libros en bol­sas de plástico.
CLIEN­TE: Ya me pare­cía que usted no es muy inteligente.

CLIEN­TE: ¿Este es el libro que quie­res, mi amor?
HIJA: ¡Sí!
CLIEN­TE: ¿Peter Pan?
HIJA: ¡Sí, por favor! ¡Peter Pan pue­de volar!
CLIEN­TE: Así es, hija. Peter Pan es muy bueno volando.
HIJA: Papi, ¿por qué no pue­do volar?
CLIEN­TE: Por cul­pa de Dar­win, cariño.

CLIEN­TE: Este libro está un poco roto.
LIBRE­RO: Así es. Algu­nos de nues­tros libros más anti­guos están un poco dañados.
CLIEN­TE: ¿Podéis hacer­me una reba­ja? Aquí dice que cues­ta vein­te libras.
LIBRE­RO: Lo sien­to, pero eso ya lo hace­mos cuan­do le pone­mos pre­cio. Si el libro estu­vie­se intac­to cos­ta­ría más de vein­te libras.
CLIEN­TE: Pues hay algu­nos daños que podríais no haber teni­do en cuen­ta. Esta pági­na, por ejem­plo, la aca­ba de rom­per mi hijo hace dos minutos.
LIBRE­RO: ¿Así que el libro aho­ra vale menos por­que su hijo lo aca­ba de dañar?
CLIEN­TE: Exac­to. Veo que me entien­de. ¿Cuán­to me descuenta?

Espe­cial­men­te con este últi­mo me tron­ché de la risa.

Sin más: he de reco­men­dar­lo a todo el mun­do por el buen rato que me ha hecho pasar. Si tar­dé más tiem­po en leer­lo fue sólo por­que iban inte­rrum­pién­do­me la lec­tu­ra ls carcajadas. 

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!