g Feedly

[49/52] 27 tacos

8-XII-2013

[49/52] 27 tacos

Esta sem­ana está clara­mente divi­di­da en dos partes. Primero la mala, que las his­to­rias con final feliz molan más.

Después de una sem­ana bas­tante chu­la y entreteni­da, lle­ga el viernes noche y me acuesto pron­to, o lo que yo entien­do por pron­to según mi horario habit­u­al, para salir a cor­rer el sába­do por la mañana; me apetecía. Me despier­to el sába­do y al dar dos pasos tras lev­an­tarme de la cama empiezo a marearme y me des­mayo. Durante todo el tiem­po era ple­na­mente con­sciente de todo, pero no podía hac­er nada, mi cuer­po no respondía; has­ta el pun­to de ten­er los ojos abier­tos y no ver abso­lu­ta­mente nada, como si estu­vier­an cer­ra­dos. En esos momen­tos se te pasa de todo por la cabeza, y nada bueno. Me pasó más veces a lo largo del día, una de ellas estando cam­i­nan­do me desplomé sin más, pero ningu­na vez con tan­ta impo­ten­cia como la primera… Lo de no ver nada me aco­jonó, mucho. Al final es todo cosa de uno de esos virus que te hacen evac­uar sin avi­so y vienen acom­paña­dos por efec­tos secun­dar­ios aleato­rios, para que sean más entretenidos. En el momen­to de escribir esto ya estoy mucho mejor, que es lo impor­tante, aunque aún sigo algo débil, pero en nada ya solu­ciona­do.

Aho­ra la parte bue­na. ¡El martes fue mi cumpleaños! En real­i­dad siem­pre lo he vis­to como un día nor­mal, pero si estás bien, pues mola ten­er algo que cel­e­brar. Tam­bién fue mi san­to… ya veis, des­de pequeño ya lim­itán­dole a uno la can­ti­dad poten­cial de rega­los que recibir. Tuve regal­i­tos, más de los que esper­a­ba, y muy chu­los. Aunque quede muy mate­ri­al­ista, la ima­gen de la sem­ana es un col­lage de todos ellos. Como veréis, es un Kin­dle y su fun­da , un nórdi­co y una bufan­da de lana enorme. Todo cosas útiles y a las que les daré mucho uso… ¡Cómo cam­bian los gus­tos con­forme avan­zan los años!

Para quienes no sepáis qué es un Kin­dle, es un lec­tor de libros elec­tróni­cos. Ya sé que es com­pli­ca­do que alguien que se deje caer por aquí, tan techies todos, no sepa qué es un Kin­dle, pero por si aca­so. Des­de hace tiem­po soy un firme defen­sor de la lec­tura elec­tróni­ca, pero has­ta el momen­to sólo podía hac­er­lo des­de el telé­fono —un pelín incó­mo­do—, des­de la tablet, o el orde­nador —bien para un rato, pero horas y horas en la mis­ma posi­ción…—. Mi Nia quiso que tuviera un lec­tor y me lo regaló por mi cumple. ¡Qué ganas tenía! La difer­en­cia entre una tablet y un lec­tor es su pan­talla: en la tablet son leds a col­or retroi­lu­mi­na­dos, el mis­mo sis­tema que sue­len emplear las pan­tallas de tele­visión o mon­i­tores de orde­nador, que además cansan la vista tras el paso del tiem­po; en el libro elec­tróni­co suele ser tin­ta elec­tróni­ca, la pan­talla no tiene ningún tipo de luz y sim­ple­mente se imprime en pan­talla el tex­to o ima­gen que cor­re­spon­da, emple­an­do para ello may­or o menor con­traste en la difer­ente escala de gris­es; para famil­iar­izar: seguro que todos recor­damos el archicono­ci­do Teles­ketch ¿no?, pues la base de la pan­talla de los libros elec­tróni­cos es la mis­mo que la de este entretenido juego; algo más avan­za­da, eso sí. Las gafas me ayu­daron a poder leer más y durante más tiem­po, ¡aho­ra con este cachar­ri­to va a ser mucho más agrad­able para mis ojos!

De for­ma glob­al la sem­ana ha sido genial, que además la bás­cu­la tam­bién se portó bien con­mi­go, las­ti­ma el sus­to del fin de sem­ana, que aunque como dije: lo malo ya pasó, pero ha sido un buen sus­to para todos…

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

2 comentarios

  1. Marcos 8-XII-2013

    Me ale­gro que ya estés mejor. Dis­fru­ta de los rega­los, sobre todo del Kin­dle que lo puedes usar todo el año (no como la bufan­da que igual en ver­a­no te sobra).

    Un abra­zo.

    responder
    • ¡Gra­cias! Quién sabe lo que deparará el futuro, lo mis­mo para entonces estoy en Rusia y no viene mal, jaja. Un abra­zo.

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!