g Feedly

[37/52] Che spettacolo!

15-IX-2013

[37/52] Che spettacolo!

Ésta ha vuel­to a ser una bue­na sem­ana. Primero: mi pequeña­ja volvió a Valen­cia. Después: la bás­cu­la se portó un poco mejor con­mi­go, aunque en real­i­dad iba men­tal­iza­do a que lo que dijera lo que quisiera. Y por últi­mo pero no menos impor­tante: el regal­i­to que me hizo mi niña, la maque­ta répli­ca del cas­co de Valenti­no Rossi que lucía en 2009. ¡Mola!

Los martes; es nue­stro día. Esta vez tam­bién nos vimos un martes, y volví a pasárme­lo genial. Aunque llegué un pelín tarde —anda que…—; yen­do hacia Valen­cia me di cuen­ta de que me había deja­do el cas­co que siem­pre lle­vo por si quer­e­mos ir a algún lado —en espe­cial, a la playa— en moto. Con la ilusión que sé que le hace ir a la playa no dudé en que seguro que preferiría esper­ar un poco a que no me lle­vara el cas­co y que, por tan­to, no pudiéramos ir a ningún lado. Ben­di­to What­sApp para encon­trarnos después. Como la otra vez, estu­vi­mos un poco en la Plaza del Ayun­tamien­to, pero esta vez pega­ba mucho el sol, y los —pocos— ban­cos que esta­ban a la som­bra esta­ban ocu­pa­dos, así que la llevé a ver, ya de paso, la Plaza de la Vir­gen; el Miguelete, la Cat­e­dral, la Basíli­ca, la fuente de la plaza, que mola un mon­tón, etc. Repeti­mos sitio para com­er, ¡cómo me gus­tan los kebab! Y después ¡a la playa! Menos mal que volví a por el cas­co. Llev­a­ba toda la sem­ana pasa­da hacien­do un tiem­po pési­mo, pero el martes sal­ió un día de alu­cine para haber podi­do meter­nos al agua… no llevábamos ropa de baño, así que no pude ser. Pero como parece que siem­pre que viene sale el sol, ya quedamos en que ven­ga cuan­do ven­ga nos lle­vare­mos las cosas para la playa. Estábamos tan a gus­to cuidán­donos por allí que lleg­amos jus­to a tiem­po a Valen­cia para ir a la estación a esper­ar el tren. Un poquito de pena al irse, pero como parece que nos ver­e­mos en nada de nue­vo… ¡Genial!

El cas­co que me regaló me hace mucha ilusión, porque des­de ni recuer­do cuán­to tiem­po hace, Valenti­no Rossi es mi pilo­to favorito de Moto GP. Todavía recuer­do con car­iño su paso por Hon­da, el pilo­to inven­ci­ble. ¡Cómo dis­fruta­ba vién­do­lo! Y qué orgul­loso me sen­tía de él, pese a no cono­cer­lo de nada; y prob­a­ble­mente tam­poco lo conoz­ca nun­ca, aunque me encan­taría ten­er una foto con él, o un autó­grafo ded­i­ca­do… Me encan­ta. No hay ningún pilo­to con su valen­tía, su humil­dad y su caris­ma; me parece super com­ple­to, y aunque últi­ma­mente no nos da las ale­grías a las que nos tenía acos­tum­bra­dos, para mí siem­pre será el mejor. La maque­ta es répli­ca del cas­co que lució en 2009, año en que con­sigu­ió su noveno campe­ona­to mundi­al, che spet­ta­co­lo!; el más reciente, y espero que sólo sea de momen­to. Aunque está difí­cil, si alguien puede es él; como él mis­mo diría: gal­li­na vec­chia fa buon bro­do. Además el rega­lo me lle­ga la sem­ana en que las car­reras de Moto GP son en Mis­ano (Italia), cir­cuito por exce­len­cia de Valenti­no Rossi. Espero dar­le suerte.

Por últi­mo, tema bás­cu­la y tema deporte. Esta sem­ana no he hecho demasi­a­do deporte, pero le he dado tam­bién caña a la bici. Se me están ponien­do unos geme­los para par­tir nue­ces en ellos… jaja­ja. Por fin aban­doné la cifra en la que esta­ba estanca­do y bajé de peso. Fui a la revisión médi­ca men­su­al, que en agos­to no fui y ya era para dos meses, y tam­bién todo per­fec­to, así que no puedo que­jarme de nada.

La otra vez lancé el con­juro y fun­cionó, así que lo inten­taré de nue­vo: ¡vuelve pron­to!

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

Anímate, ¡deja un comentario!