g Feedly

10000 tweets

10-III-2011

Ayer con­seguía la nada des­pre­cia­ble can­ti­dad de 10000 tweets. Por sí mis­mo, pien­so que es una bue­na can­ti­dad de tweets como para cel­e­brar­lo. Pero creo que tenien­do en cuen­ta que un servi­dor no posee ni poseyó ningún smart­phone que per­mi­ta escribir tweets estando fuera de mi casa, aún es más mer­i­to­rio. Aunque dejan­do al mar­gen las estadís­ti­cas, que son sólo eso, números. Creo que hay un val­or más allá de esto, que a sim­ple vista puede pare­cer bas­tante frívo­lo. Y es lo que cada uno de esos tweets me ha apor­ta­do y ha rep­re­sen­ta­do para mí. Porque señores, pese a lo insus­tan­cial que pue­da pare­cer esta red de micro blog­ging, por algunos denom­i­na­da red social, detrás de cada pal­abra ver­ti­da hay una his­to­ria para recor­dar. Pien­so que hay que ver­lo así.

Twit­ter me ha per­mi­ti­do cono­cer gente mar­avil­losa; poder criticar cada una de las acciones que ha lle­va­do este gob­ier­no a cabo, y que no me han pare­ci­do cor­rec­tas, como por ejem­p­lo la #leySinde, o la lim­itación de las autovías y autopis­tas a 110 km/h; me ha facil­i­ta­do que el eco de mis múti­ples críti­cas lle­garan más allá de lo que, sin duda algu­na, hubiera lle­ga­do sien­do encer­ra­do úni­ca­mente tras los grandes muros que rodean este humilde blog; me ha per­mi­ti­do expre­sarme con lib­er­tad sobre mi Valen­cia CF, cel­e­brar cada gol, criticar algu­nas actua­ciones que no me han gus­ta­do, y en defin­i­ti­va, vivir el valen­cian­is­mo en Twit­ter al lado de muchos otros valen­cian­istas; me ha per­mi­ti­do decir al mun­do lo grande y bel­la que es mi queri­da Valen­cia, poder dar a cono­cer sus fies­tas típi­cas y tam­bién, cómo no, todo ello rodea­do de valen­cianos a los que ten­go espe­cial car­iño; me ha per­mi­ti­do entre­vis­tar a buenos ami­gos, y aunque no esté direc­ta­mente rela­ciona­do con Twit­ter, me ha dado la opor­tu­nidad de que me den ideas para entre­vis­tar a per­son­ajes de recono­ci­do pres­ti­gio en Valen­cia como Begoña Sorol­la, y otra per­sona más de la cual pub­li­caré la entre­vista en breve; me ha per­mi­ti­do, no sin sor­pre­sa por mi parte, poder opinar sobre la neu­tral­i­dad en la red; tam­bién, uno de los val­ores más impor­tantes: apren­der y poder estar infor­ma­do de lo que ocurre, en el momen­to en que ocurre, y sin cen­suras políti­cas de ningún tipo…

De for­ma más o menos resum­i­da, eso ha sig­nifi­ca­do para mí cada uno de los tweets que he podi­do ir envian­do con el paso de los años. Eso es lo que, tras la friv­o­l­i­dad que pue­da aparentar el decir lo que estás hacien­do o pen­san­do, esconde Twit­ter. Ese es, sin duda algu­na, el moti­vo por el cual este ser­vi­cio está fun­cio­nan­do como está fun­cio­nan­do; el moti­vo por el cual, he lle­ga­do a pub­licar 10.000 tweets y no me quedé en el camino como ha podi­do pasar con muchísi­mos otros ser­vi­cios, los cuales no me aporta­ban nada y he ido aban­don­a­do. Por todo esto, y seguro que mucho más, espero con impa­cien­cia los 20.000, 30.000, y todos los demás que puedan lle­gar.

This is Twit­ter, ¿te vienes?

¿Has encontrado algún error en el texto anterior? Me ayudarías mucho si lo reportaras.

10 comentarios

  1. Ya caerá un esmar­fon, no te pre­ocu­pes 🙂

    responder
  2. Si cae, espero que no caiga del cielo y me dé en la cabeza, que con la suerte que ten­go lo mis­mo me mata. xD

    responder
  3. Jaja­ja­ja­ja­ja­j­ja­ja­ja­ja­ja

    responder
  4. fijo que ten­drás uno, si ahor­ras… xD

    responder
  5. Sí, algún lus­tro de esta era. xD

    responder
  6. no tienes her­manos o famil­iares del que podrías heredar alguno?

    responder
  7. Qué va, yo no uso de eso…

    responder
  8. Enhorabue­na!! y eso que llevas unos días más come­di­do!! xD

    responder
  9. No hom­bre, más o menos estoy en mi línea. Hay días en los que me da por escribir cualquier «chor­ra­da», y días que ape­nas lo uti­li­zo. Soy así de deja­do yo. xD

    responder
  10. […] exac­ta­mente un año escri­bía un artícu­lo con­tando que había alcan­zado los 10000 tweets. Argu­men­taba que no tenía un smartp­hone con el que twit­tear fuera de casa, y que por eso […]

    responder

Anímate, ¡deja un comentario!