g Strava Feedly

Reseña: Nacidos para correr, de Christopher McDougall

22-XII-2013

Nacidos para correr, de Christopher McDougall

Naci­dos para correr, de

Cono­cer la exis­ten­cia de este libro me hizo inte­re­sar­me por saber un poco más sobre todo este mun­do que, para la gran mayo­ría, es nue­vo. Aun­que en reali­dad sea tan vie­jo como noso­tros lo somos como espe­cie. Más allá de lo que se expo­ne en el libro, que pese a los argu­men­tos que se dan es sus­cep­ti­ble de que cada uno se lo crea o no, lo mejor es poner en prác­ti­ca los con­se­jos que nos ofre­cen y ave­ri­guar en casa caso indi­vi­dual­men­te si es efec­ti­vo o no.

Aun­que en el libro siem­pre se hace refe­ren­cia al bare­foot, no sólo impli­ca que lite­ral­men­te deba­mos correr des­cal­zos. Sin ir más lejos, los pro­ta­go­nis­tas del libro, los indios Tarahu­ma­ras de Méxi­co, no corren nun­ca des­cal­zos; lo hacen en unas san­da­lias espe­cí­fi­ca­men­te dise­ña­das para correr lla­ma­das hua­ra­ches. Por estos lares, quien más y quien menos, han escu­cha­do en algún momen­to el con­cep­to «zapa­ti­lla mini­ma­lis­ta», que bási­ca­men­te es otro tipo de zapa­ti­lla depor­ti­va que nos pro­te­ge de los «obs­tácu­los» del sue­lo y de las incle­men­cias del tiem­po, pero que tra­ta a nues­tros pies de la mis­ma for­ma que esta­rían si no estu­vie­ran enfun­da­dos en unas zapa­ti­llas.

Tam­po­co pen­séis que las bon­da­des que esta téc­ni­ca de correr nos ofre­ce lle­ga­rán de un día a otro nada más poner­nos unas zapa­ti­llas mini­ma­lis­tas, cal­zar­nos unas hua­ra­ches, o sim­ple­men­te des­cal­zar­nos; las zapa­ti­llas hacen bue­na par­te de la fae­na, pero la téc­ni­ca de carre­ra es muchí­si­mo más impor­tan­te: adap­tar­se a la for­ma en que corría­mos y hace tan­tos años per­di­mos, o para los más jóve­nes, que posi­ble­men­te nun­ca hayan corri­do así. Si la téc­ni­ca de carre­ra emplea­da es la mis­ma que cuan­do se corre con zapa­ti­llas amor­ti­gua­das no es que no nos lesio­na­re­mos, es que hay has­ta más peli­gro de lesión que antes. Se debe cam­biar com­ple­ta­men­te el chip.

Para quie­nes les intere­sa el run­ning en gene­ral, e infor­mar­se sobre este con­cep­to en par­ti­cu­lar, este libro es una joya que no deben per­der­se bajo nin­gún con­cep­to. Para el res­to, aun­que qui­zá resul­te menos intere­san­te, no deja de ser una boni­ta his­to­ria sobre un gru­po de per­so­nas que, has­ta hace no mucho eran total­men­te anó­ni­mas, die­ron una lec­ción al mun­do depor­ti­vo y a las gran­des mar­cas, gri­tan­do una máxi­ma que se da en muchas oca­sio­nes en la vida: menos es más. 

Para ser sin­ce­ro: no conoz­co a nadie que tras leer este libro no haya inten­ta­do al menos cam­biar su for­ma de correr. En mi caso, para variar, ya había empe­za­do a pro­bar el mini­ma­lis­mo antes de leer­me este libro. De hecho, lo des­cu­brí des­pués de estar inves­ti­gan­do y pro­ban­do. Y no hizo mas que moti­var­me toda­vía más de lo que ya esta­ba, y ter­mi­nar por con­ven­cer­me del todo de que el paso que esta­ba dan­do —y nun­ca mejor dicho— era el correc­to, era el que yo que­ría dar.

Des­de enton­ces cada zan­ca­da que doy es con una zapa­ti­lla mini­ma­lis­ta; toda­vía no me he atre­vi­do con unas hua­ra­ches, pero todo se anda­rá.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!