g Strava Feedly

Reseña: La metamorfosis, de Franz Kafka

16-XII-2013

La metamorfosis, de Franz Kafka

La meta­mor­fo­sis, de

Un libro cor­to, que me ha engan­cha­do tan­to que me lo he leí­do en una úni­ca tar­de. Así, del tirón; y eso ya es raro en mí.

Lite­ral­men­te, la his­to­ria tra­ta sobre un chi­co, Gre­go­rio Sam­sa, que vive para tra­ba­jar en una empre­sa que lo escla­vi­za has­ta el lími­te, no deján­do­le tiem­po ni para tener una vida per­so­nal. Sigue en ese tra­ba­jo —de mier­da— por­que su padre debe dine­ro al jefe de la empre­sa en que tra­ba­ja y él está hacién­do­se car­go de las deu­das mien­tras toda su fami­lia vive de él. Se pasa la vida via­jan­do, ape­nas pue­de pasar tiem­po con su fami­lia, y como lee­réis más ade­lan­te en el libro: por lo úni­co que lo quie­ren es por el dine­ro que les trae, que les per­mi­te a todos estar en una posi­ción muy cómo­da.

Como se cuen­ta, una maña­na Gre­go­rio se des­pier­ta con­ver­ti­do en un bicho gigan­te, con un aspec­to asque­ro­so, y debi­do a esta situa­ción no podrá seguir yen­do a tra­ba­jar. Y es en este momen­to cuan­do Kaf­ka refle­ja cómo fue, es y será la socie­dad en que vivi­mos; esta par­te nun­ca pasa de moda. Y es que todo el mun­do te quie­re mien­tras pue­de sacar algún bene­fi­cio a tu cos­ta, pero cuan­do por des­gra­cia las tor­nas cam­bian, ya no impor­tas a nadie. En el caso de la his­to­ria del libro, ni tan siquie­ra a su fami­lia le impor­ta. Todo lo bueno que ha hecho en el pasa­do ya no vale, nadie se acor­da­rá jamás. Es his­to­ria.

Duran­te las pocas pági­nas del libro se cuen­ta por­me­no­ri­za­da­men­te cómo trans­cu­rren sus días des­de la maña­na de la muta­ción; cómo le hacen sufrir, y cómo la úni­ca per­so­na en que él pue­de con­fiar en ese esta­do, y a la que más ha que­ri­do duran­te su vida huma­na, al prin­ci­pio pare­ce la más ama­ble y com­pren­si­va pero des­pués se vuel­ve la más tira­na con­tra él. Que­dán­do­se com­ple­ta­men­te solo.

Este libro admi­te múl­ti­ples apre­cia­cio­nes per­so­na­les. Cada uno pue­de inter­pre­tar el tex­to a su for­ma, y eso es diver­ti­do, por­que no habrán dos lec­tu­ras idén­ti­cas de las mis­mas pala­bras escri­tas. Bási­ca­men­te, con lo que yo me que­do, es que tras la muta­ción de Gre­go­rio sus padres toda­vía a escon­di­das han ido aho­rran­do dine­ro, lo que les pro­por­cio­na para pasar un años sin gran­des esfuer­zos. En lugar de haber paga­do las deu­das que con­traía con­tra el jefe de Gre­go­rio lo que le habría libe­ra­do del mar­ti­rio al que a dia­rio esta­ba some­ti­do. Y lejos de escar­men­tar, cuan­do han per­di­do toda fe de que el «pro­ble­mi­lla» de Gre­go­rio fue­ra tran­si­to­rio, y se die­ron cuen­ta que ya no les era útil para poder tra­ba­jar para ellos, su nue­vo obje­ti­vo es que su otra hija, Gre­ta, hicie­ra lo pro­pio por ellos; some­tién­do­la al mis­mo futu­ro asque­ro­so en que esta­ba sumer­gi­do Gre­go­rio, sin siquie­ra pedir opi­nión sobre qué le pare­ce. Y todo ello por puro deber a sus padres, sin agra­de­cér­se­lo un ápi­ce.

A quien le toque una fami­lia como ésa… 

Leí este libro casi por casua­li­dad, pero me gus­tó mucho y me ale­gré de haber­lo hecho. Como digo en la rese­ña: es un libro que se lee muy depri­sa y que es muy ameno. Y aun­que sólo sea por ver cuán crue­les y rui­nes es la gen­te que le rodea al pobre Sam­sa, y qué será lo pró­xi­mo que le hagan para sen­tir­se mal, mere­ce la pena seguir pasan­do de pági­na.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

4 comentarios

  1. […] La meta­mor­fo­sis, de Franz Kaf­ka. […]

    responder
  2. SISOR 6-I-2014

    Genial!!! A mi tam­bién me encan­tó. Si pue­des lee “El pro­ce­so”. Otro que me mara­vi­lló de Kaf­ka. Las car­tas a su padre son bas­tan­te duras y per­so­na­les, no lo reco­mien­do a no ser que quie­ras saber como era la per­so­na­li­dad enfer­mi­za de Kaf­ka.

    responder
    • Un libro escri­to entre Kaf­ka y Palah­niuk nos vol­ve­ría a todos locos de rema­te, jaja­ja.

      responder
      • SISOR 7-I-2014

        Ya te digo… da mie­do has­ta ima­gi­nár­se­lo. Jaja­ja

        responder

Anímate, ¡deja un comentario!