g Strava Feedly

Reseña: La ladrona de libros, de Markus Zusak

24-II-2014

La ladrona de libros, de Markus Zusak

La ladro­na de libros, de

Es com­ple­jo hacer una rese­ña de un libro que con­si­de­ras que está escri­to con una bri­llan­tez sin paran­gón; pien­sas que escri­bas lo que escri­bas no esta­rá a la altu­ra del libro, pero aun así mos­tra­ré mi atre­vi­mien­to y lo haré; para eso estoy aquí, ¿no?

Entre las pági­nas vamos des­cu­brien­do un glo­sa­rio de insul­tos impro­vi­sa­dos de obli­ga­do cono­ci­mien­to si visi­ta­mos Ale­ma­nia; nun­ca se sabe cuán­do un espa­ñol nece­si­ta­rá insul­tar a alguien —cosa fre­cuen­te, por otro lado—. No debe­mos per­mi­tir que los árbo­les nos impi­dan ver el bos­que; entre tan­to sau­kerl, ars­chloch y sau­mensch hay una pre­cio­sa his­to­ria nada con­ven­cio­nal, narra­da por la dama de la gua­da­ña y la túni­ca negra, que nos con­fía el secre­to de que en reali­dad ni lle­va túni­ca ni gua­da­ña.

La ladro­na de libros nos rela­ta la his­to­ria de Lie­sel Memin­ger des­de que se muda a Mol­ching para vivir en una nue­va casa jun­to a sus nue­vos padres de aco­gi­da: Rosa y Hans Huber­mann. Lie­sel es sepa­ra­da de su madre por algo tan habi­tual en aque­lla épo­ca como demen­cial tan­to en ésa como en cual­quier otra. Allí tam­bién cono­ce­rá a Rudy Stei­ner, a Max Van­den­burg y a Ilsa Her­mann; tres per­so­nas más sin las que esta his­to­ria segu­ro que no sería tan emo­ti­va.

El libro en algu­nas par­tes se me hizo un poqui­to pesa­do, aun­que tenien­do en cuen­ta que el esce­na­rio de la nove­la se remon­ta a la épo­ca de la Segun­da Gue­rra Mun­dial qui­zá sea pre­ten­di­do en cier­to modo; ade­más, ¿quién sería yo para insi­nuar siquie­ra que la narra­do­ra no hace bien su tra­ba­jo? ¡Dios me libre! Por nor­ma gene­ral los libros basa­dos en esta épo­ca de la his­to­ria sue­len gus­tar­me, así que aun­que no lo cata­lo­ga­ría como el mejor libro que he leí­do has­ta la fecha, como gran par­te de su crí­ti­ca hace, sí he de reco­no­cer­le la ori­gi­na­li­dad —como ya dije— y que me ha hecho pasar un buen rato leyén­do­lo.

Las des­crip­cio­nes de los per­so­na­jes son fan­tás­ti­cas; más que una des­crip­ción pare­ce un retra­to for­ma­do por pala­bras, pero que en nin­gún momen­to lle­gó a pare­cer­me pesa­do o que hubie­sen deta­lles que sobra­ran; Mar­kus Zusak sabe ele­gir per­fec­ta­men­te las pala­bras ade­cua­das a cada esce­na y con­si­guió que cogie­se cari­ño a casi todos los veci­nos de Him­mels­tras­se.

Cuan­do Max lle­gó a casa de los Huber­mann no había que ser un genio para enten­der que la cosa no pin­ta­ba bien y que, pro­ba­ble­men­te, no aca­ba­ra bien para nin­guno de todos ellos. Más tenien­do en cuen­ta la épo­ca de la que esta­mos hablan­do. Pero al menos yo no espe­ra­ba en nin­gún momen­to que el final del libro iba a ser así. Empie­zo a enten­der de dón­de sacó Geor­ge R.R. Mar­tin sus ideas para Can­ción de hie­lo y fue­go.

Un libro difí­cil de olvi­dar. Reple­to de citas para recor­dar que te hacen pen­sar y refle­xio­nar. En con­cre­to me gus­ta­ría des­ta­car esta:

Había una vez un hom­bre baji­to y extra­ño que deci­dió tres cosas impor­tan­tes acer­ca de su vida:

  1. Que se haría la raya del pelo en el lado con­tra­rio a todos los demás.
  2. Que se deja­ría un peque­ño y extra­ño bigo­te.
  3. Que un día domi­na­ría el mun­do.

Fue una tre­men­da elec­ción; me encan­ta como está escri­to, aun­que como es pre­vi­si­ble: es un libro duro y sin final feliz. No todo siem­pre van a ser ale­grías, ¿no?

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

4 comentarios

  1. alicebarton 25-II-2014

    Qué libro, para mi, sin lugar a dudas el mejor! Me lo he lei­do como 6 veces y nun­ca me can­so. 🙂

    responder
    • ¡Hola, Ali­ce! Gra­cias por pasar­te y comen­tar. Es una mara­vi­lla, me sor­pren­dió lo bien escri­to que está. ¿Me reco­mien­das algún otro de tus libros favo­ri­tos? Como ten­gan el nivel de éste voy a alu­ci­nar. 😛

      responder
  2. Te odio. Te odio pro­fun­da y terri­ble­men­te; te odio por el cuar­to párra­fo y por no ser un fan­boy enlo­que­ci­do que es lo que esta rese­ña mere­ce. Te odio tam­bién por hacer­la cor­ti­ta.
    Pero lue­go veo el final y esa cita/​fragmento y, joder, tam­bién es mi favo­ri­ta de la novela(junto con la de rojo, negro, blan­co, u know); así que se me pasa y aho­ra te ado­ro por esas cin­co estre­lli­tas rojas y esa men­te tan maravillosa(como la mía) que ve el talen­to de quien escri­be aque­llo de aque­lla mane­ra.

    Y la muer­te… ays. Saca­ron la pelí­cu­la y me jod****n la exis­ten­cia. LA muer­te, no EL muer­te. ¿Soy la úni­ca que se lo/​la ima­gi­na­ba como una mujer?

    responder
    • Jaja­ja. Es cier­to, antes mis rese­ñas eran bas­tan­te peo­res que las actua­les… Pero como dije hace poco, oja­lá den­tro de un par de años las que estoy escri­bien­do aho­ra tam­bién cojeen en com­pa­ra­ción. Ha pasa­do mucho tiem­po, y he leí­do muy bue­nos libros des­de enton­ces, pero toda­vía nin­gún libro me ha deja­do enco­gi­do el cora­zón como en su día lo hizo éste. Lo reco­mien­do muchas veces cuan­do alguien me dice que no sabe qué leer, es fan­tás­ti­co. El señor Zusak tie­ne mucho talen­to.

      Y sí, la dama de la gua­da­ña siem­pre será mujer. 😛

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!