g Strava Feedly

Reseña: La isla de Alice, de Daniel Sánchez Arévalo

15-V-2016

La isla de Alice, de Daniel Sánchez Arévalo

La isla de Ali­ce, de

Pági­nas: 624 ISBN: 9788408147886 

Com­prar: papel ebook Edi­to­rial: Pla­ne­ta ficha del libro

Sinopsis

Cuan­do Chris mue­re en un acci­den­te de coche sos­pe­cho­sa­men­te lejos de don­de debía estar, la vida de su mujer, Ali­ce, con una niña de seis años y otra en cami­no, se des­mo­ro­na. Inca­paz de asu­mir la pér­di­da y con el temor de que tal vez su rela­ción per­fec­ta haya sido una men­ti­ra, se obse­sio­na con des­cu­brir de dón­de venía Chris y qué secre­to escon­día. Recons­tru­ye el últi­mo via­je de su mari­do con la ayu­da de las cáma­ras de segu­ri­dad de los esta­ble­ci­mien­tos por don­de este había pasa­do, has­ta lle­gar al epi­cen­tro del mis­te­rio: Robin Island, en Cape Cod, Mas­sa­chu­set­ts, una peque­ña y, solo en apa­rien­cia, apa­ci­ble isla que modi­fi­ca­rá pro­fun­da­men­te a Ali­ce mien­tras bus­ca res­pues­ta a la pre­gun­ta: ¿Qué hacía Chris en la isla?

Opinión

Creo que coin­ci­di­réis con­mi­go en que tras leer la sinop­sis la pin­ta que tie­ne es bár­ba­ra… Y par­tien­do de esa base, si le suma­mos las pri­me­ras pági­nas, en serio os lo digo, las expec­ta­ti­vas que crea son bru­ta­les. Es uno de los mejo­res ini­cios de nove­la que he leí­do, si con­se­guís empa­ti­zar con Ali­ce, la pro­ta­go­nis­ta, lo que te engan­cha a seguir leyen­do esta nove­la es alu­ci­nan­te. Nor­mal­men­te las nove­las te van atra­pan­do poco a poco has­ta que ya no pue­des dejar de leer por­que nece­si­tas saber cómo trans­cu­rre la his­to­ria o qué le ocu­rre al per­so­na­je que más te lla­me la aten­ción; y ésta lo hace des­de el pri­mer momen­to, pasan un mon­tón de cosas en pocas pági­nas, y de repen­te estás meti­do de lle­no en una per­se­cu­ción que no sabes adón­de te lle­va­rá ni si sal­drá bien o no. En serio, mag­ní­fi­co ini­cio.

Aho­ra, el pro­ble­ma, por lla­mar­lo de algún modo, es que dán­do­te tan­ta caña des­de el ini­cio te acos­tum­bras, suben las expec­ta­ti­vas, como dije, y lle­gas a pen­sar que la nove­la va a ser un no parar, reple­ta de bús­que­da, de inves­ti­ga­ción, de loca­li­za­ción de sos­pe­cho­sos y de seguir ese ras­tro que tan bien te lo está hacien­do pasar. Pero como pasa en todas las nove­las: tie­ne alti­ba­jos. Y no es que la his­to­ria deca­iga, sino que, entien­do, es com­pli­ca­do man­te­ner la ten­sión ini­cial duran­te toda la nove­la. Lle­ga un momen­to en que la inves­ti­ga­ción se fre­na un poco, aun­que la tes­ta­ru­dez de Ali­ce le obli­ga a no que­dar­se con los bra­zos cru­za­dos espe­ran­do a que alguien lla­me a la puer­ta de su casa para des­pe­jar­le todas las pre­gun­tas y dudas que tie­ne; se apre­cia que está en un pun­to muer­to, que ha per­di­do esa pis­ta que seguía, y que en reali­dad no tie­ne ni idea de por dón­de seguir.

Hay que leer esta nove­la con la men­te abier­ta y metién­do­se un poco en situa­ción, por­que hay momen­tos que, ana­li­zán­do­los fría­men­te, pue­den pare­cer inve­ro­sí­mi­les, por­que pien­sas que sus pro­pios actos están ale­ján­do­la más de com­ple­tar con éxi­to su bús­que­da, pero como digo hay que meter­se en situa­ción y ver quién los está hacien­do, qué le ha lle­va­do a hacer­los y por dón­de ha pasa­do antes de lle­gar has­ta ahí —la muer­te de su mari­do es moti­vo sufi­cien­te como para per­der un poco el nor­te—. Ade­más, si leyé­ra­mos todas las nove­las ana­li­zan­do cada línea para ver si es vero­sí­mil o no creo que dis­fru­ta­ría­mos muy poco de las lec­tu­ras, ¿no?

Duran­te la his­to­ria se tie­ne bien pre­sen­te cuál es la pro­fe­sión del autor de esta nove­la, por­que tie­ne una cons­truc­ción que enca­ja per­fec­ta­men­te con lo que podría­mos estar vien­do en el cine palo­mi­tas en mano, sólo que en lugar de dár­nos­lo mas­ti­ca­do somos noso­tros quie­nes vamos cons­tru­yen­do la pelí­cu­la en nues­tra ima­gi­na­ción. Aun­que hay par­tes que pue­de pare­cer que no tie­nen mucho sen­ti­do, al final todo se jun­ta en un pun­to en común y tie­ne sen­ti­do. Algo que al prin­ci­pio no enten­día y que aca­bó gus­tán­do­me y ame­ni­zan­do la lec­tu­ra son las múl­ti­ples analep­sis y pro­lep­sis, yen­do hacia atrás y hacia ade­lan­te en el tiem­po según con­vie­ne; y a dife­ren­cia de otras nove­las don­de ocu­rre esto, estos cam­bios de tiem­po están ais­la­dos en capí­tu­los exclu­si­vos y van per­fec­ta­men­te indi­ca­dos, una vez más, como si se tra­ta­ra de un guión de cine, para que no nos haga­mos un lío.

Lle­ga un momen­to, hacia el final del libro, a fal­ta de unas cien pági­nas apro­xi­ma­da­men­te, que la acción vuel­ve. Y aun­que a mí nun­ca me lle­gó a des­en­gan­char del todo la nove­la, por­que siem­pre pasan cosas aun­que en prin­ci­pio no sir­van para avan­zar en la bús­que­da que tie­ne Ali­ce, vuel­ve a engan­char de la mis­ma for­ma que al prin­ci­pio, hilan­do todos los cabos suel­tos, hacien­do, como dije, que todo ten­ga sen­ti­do, y de nue­vo a suce­der un sin­fín de cosas en unas pocas pági­nas que se dis­fru­tan muchí­si­mo si, como dije, con­si­gues empa­ti­zar y coger­le cari­ño tan­to a Ali­ce como a Oli­via: su hija.

Algo que tam­bién me ha pare­ci­do curio­so es la for­ma en que se titu­lan las cin­co par­tes en que se divi­de el libro, lle­van por nom­bre títu­los de libros clá­si­cos: La isla del teso­ro, Moby Dick, El hom­bre invi­si­ble, etc. Al títu­lo de estas par­tes acom­pa­ñan unas citas de cada uno de esos libros. Y esto podría pare­cer boni­to, sin más, pero los nom­bres de esas par­tes no están ele­gi­dos al azar, tie­nen sen­ti­do den­tro de la his­to­ria, y una vez lle­gas a esa par­te te das cuen­ta del moti­vo por el que esa par­te se lla­ma así y por qué ha sido ese libro el ele­gi­do para repre­sen­tar ese frag­men­to de his­to­ria y no otro.

En con­clu­sión: la his­to­ria es muy bue­na, muy cine­ma­to­grá­fi­ca (espe­ro que sea posi­ble algún día ver­la en pan­ta­lla) y muy entre­te­ni­da. Por la misión que tie­ne Ali­ce qui­zá espe­ra­ba que le lle­va­se a meter­se en más pro­ble­mas de los que se mete, que lle­ga­ra a meter­se en algún apu­ro serio, o correr algún peli­gro impor­tan­te más allá de los obvios con las posi­bles con­se­cuen­cias de sus accio­nes si algo no sale como espe­ra­ba. Esto no suce­de, pero ana­li­zán­do­lo todo en su con­jun­to creo que no es moti­vo sufi­cien­te como para no dis­fru­tar de esta nove­la.

Características

La nove­la da comien­zo in medias res con una redac­ción de Oli­via para el cole­gio en la que cuen­ta lo que pasó tres años atrás, cuan­do murió su padre: Chris; tras esto se hace una retros­pec­ción hacia un momen­to ante­rior a dicha muer­te, en el que se nos pre­sen­ta un poco por enci­ma a la fami­lia. Lle­ga el momen­to de la muer­te y a par­tir de ahí avan­za una his­to­ria lineal narra­da en pri­me­ra per­so­na por Ali­ce, la pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la his­to­ria; hacia el final del libro cam­bia la figu­ra que narra la his­to­ria, aun­que sigue sien­do en pri­me­ra per­so­na. Duran­te el trans­cur­so de la his­to­ria el autor hace uso de múl­ti­ples pro­lep­sis avan­zan­do hacia el pre­sen­te (des­de el momen­to en que Oli­via escri­be la redac­ción para el cole­gio en ade­lan­te) con el fin de dar expli­ca­ción a suce­sos que en ese pasa­do en el que trans­cu­rre la his­to­ria toda­vía no han sido resuel­tos. La his­to­ria está ambien­ta­da en la épo­ca actual, y se loca­li­za en la fic­ti­cia isla Robin Island, en Cape Cod, Esta­dos Uni­dos. La his­to­ria está divi­di­da en cin­co par­tes y cada una de ellas lle­va por nom­bre un libro clá­si­co; al ini­cio de cada una de las par­tes hay des­ta­ca­das unas cuan­tas citas de ese libro clá­si­co que le da títu­lo.

Personajes

De entre el sin­fín de per­so­na­jes que tie­ne esta his­to­ria me que­da­ré sólo con tres. Ali­ce, Oli­via y otro per­so­na­je más, que no diré su nom­bre por­que cual­quier cosa sería hacer un spoi­ler. Es el moti­vo por el que Chris esta­ba en la Isla. Ya sabréis a quién me refie­ro cuan­do lo leáis.

Ali­ce es el per­so­na­je indis­cu­ti­ble, nadie le hace som­bra. Con un ins­tin­to de super­ación fue­ra de lo nor­mal, a la par que su sen­ti­do del sacri­fi­cio. Se obse­sio­na tan­to por saber por qué esta­ba Chris en la isla que aca­ba por írse­le un poco la pin­za y se con­vier­te en una apren­diz de espía… Aun­que como dije, hacien­do mul­ti­tud de cosas que más que acer­car­la a com­ple­tar con éxi­to su misión pare­ce que la vayan ale­jan­do cada vez más. Aca­ba vien­do sos­pe­cho­sos por todas par­tes y con­vir­tien­do su vida en una men­ti­ra para que nadie pue­da rela­cio­nar­la con Chris y así poder inves­ti­gar fácil­men­te sin impre­vis­tos. Y a la vez que lle­va su vida fami­liar y su vida ocul­ta debe de lidiar y edu­car a una mozue­la que a veces no se lo pone nada fácil y un bebé que, por suer­te, al menos no le da dema­sia­da gue­rra. Una super­vi­vien­te, un poco ida de pin­za, ya digo, pero super­vi­vien­te a fin de cuen­tas.

Des­pués tene­mos a Oli­via, que apor­ta el pun­to diver­ti­do en la mayor par­te de las oca­sio­nes a la his­to­ria. Tras falle­cer su padre empie­za a adop­tar unas cos­tum­bres un poco, diga­mos, rari­tas. Se hace una espe­cia­lis­ta en con­tar todo lo que ve, unas cos­tum­bres espe­cí­fi­cas antes de irse a dor­mir, etc. La psi­có­lo­ga a la que la lle­va Ali­ce le dice que son múl­ti­ples TOC debi­do a lo trau­má­ti­co de la situa­ción que ha vivi­do. Y entre todas estas rare­zas tie­ne unas sali­das muy diver­ti­das; por ejem­plo Aten­ción, spoi­ler: le pide a Ali­ce un poni, por­que su padre antes de morir le dice que le rega­la­rá uno, Ali­ce le lle­va una perra res­ca­ta­da de la pro­tec­to­ra de ani­ma­les y Oli­via se lle­va una desilu­sión, y cuan­do Ali­ce le dice que le pon­ga un nom­bre dice que la va a lla­mar Noe­sun­po­ni. Duran­te toda la his­to­ria a la perri­ta Ali­ce la lla­ma por su nom­bre y Oli­via por ese.

Pros y contras

Apar­te de lo ya dicho, mi pro se lo van a lle­var los dos per­so­na­jes espa­ño­les de la nove­la. Cuan­do leo algo de un autor espa­ñol me gus­ta que la loca­li­za­ción se cen­tre en algún lugar de Espa­ña, para poder ubi­car­lo fácil­men­te, e inclu­so haber podi­do estar por los luga­res que se des­cri­ben (des­afor­tu­na­da­men­te no via­jé ape­nas fue­ra de Espa­ña); no es el caso en esta his­to­ria, que es loca­li­za ínte­gra­men­te en Esta­dos Uni­dos, pero pese a ello pode­mos encon­trar­nos con dos per­so­na­jes espa­ño­les: Anto­nio y Die­go, de Mála­ga y Madrid res­pec­ti­va­men­te. De Die­go ape­nas se sabe nada, pero Anto­nio entra regu­lar­men­te en esce­na y es par­te fun­da­men­tal para hacer posi­ble una de las obse­sio­nes de Ali­ce. Ade­más es bas­tan­te gra­cio­so. No sé, no me lo espe­ra­ba y me gus­tó ese deta­lle.

Y mi con­tra lo ten­go cla­rí­si­mo: la enor­me can­ti­dad de per­so­na­jes. Es cier­to que la mayo­ría de ellos no son rele­van­tes en el trans­cur­so de la his­to­ria, que no son siquie­ra secun­da­rios sino más allá, pero en serio, son diez kiló­me­tros cua­dra­dos de isla, con las casas que pue­dan haber den­tro de ella, y se nos pre­sen­ta a todos, uno a uno, casi des­de el ini­cio de la his­to­ria. Los más recu­rren­tes te que­das con ellos, pero cuan­do se nom­bra a algu­no que ape­nas apa­re­ce por la his­to­ria, pero que aun así se le ha pre­sen­ta­do debi­da­men­te, se cono­cen sus carac­te­rís­ti­cas, su rela­ción sen­ti­men­tal y su per­so­na­li­dad, te que­das pen­san­do ¿y éste quién era? Creo que es mucho más fácil que­dar­te con quién es alguien y reco­no­cer­lo pos­te­rior­men­te cuan­do estás vién­do­lo, en tele­vi­sión o en el cine, que cuan­do lo cono­ces sólo por una des­crip­ción. Yo tam­bién soy un poco des­pis­ta­do cuan­do hay dema­sia­dos per­so­na­jes, todo hay que decir­lo, pero creo que aun así aquí hay bas­tan­te gen­te que sim­ple­men­te apa­re­ce para dar­le sen­sa­ción de vida a la isla, pero que podrían ser fácil­men­te pres­cin­di­bles.

Cita

Los asun­tos de vital tras­cen­den­cia hay que tra­tar­los con lige­re­za, y los asun­tos lige­ros con máxi­ma tras­cen­den­cia.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

8 comentarios

  1. ¡Hola Javi! Me ha encan­ta­do la rese­ña, está muy deta­lla­da y se nota que está curra­da.

    La ver­dad es que he vis­to el libro en varias libre­rías y des­pués de rese­ñar­lo tú y que te gus­ta­se, me ha entra­do más ganas de leer­lo.

    ¡Un salu­do!

    responder
    • ¡Me puse a escri­bir y con un poco más de tex­to casi pue­do encua­der­nar en tapa dura la rese­ña! Jaja­ja. Me ale­gro de que te haya gus­ta­do y te haya ani­ma­do a leer el libro, Isa. Inten­to dar lo mejor de mí en cada rese­ña para que sea mejor que la ante­rior, espe­ro con­se­guir­lo, al menos, la mayor par­te de las veces. 😛

      Un salu­do. 😀

      responder
  2. Muy bue­na rese­ña! A mí me gus­tó bas­tan­te la nove­la, Oli­via con sus rare­zas me encan­tó ?
    Besos

    responder
    • ¡Sí! Recuer­do tu rese­ña, de hecho lo metí a la lis­ta de pen­dien­tes des­pués de leer­la. 😛 Oli­via es genial, y una crack en mate­má­ti­cas, lo cual siem­pre me cau­sa admi­ra­ción. <3 Besos. 😀

      responder
  3. Lo apun­ta­ré en Goo­dreads, por­que tie­ne bue­na pin­ta 😀 Pero se me olvi­da­rá, segu­ro xDDDD jo. No me da la vida XD

    responder
    • Te entien­do, hace nada tenía 500 en la lis­ta de pen­dien­tes y ya ten­go 522. Es una putada esto de que hayan tan­tos bue­nos libros por leer y noso­tros viva­mos tan pocos años. 🙁

      responder
  4. Hola Javi, peda­zo rese­ña que te has mar­ca­do! Me ha gus­ta­do mucho, esta per­fec­ta­men­te expli­ca­do sin des­ve­lar nada de la tra­ma. La ver­dad que este libro lo he vis­to bas­tan­te y me lla­ma­ba la aten­ción pero no me deci­día a leer­lo, creo que aho­ra sí que sí lo lee­ré. Salu­dos!

    responder
    • ¡Muchas gra­cias! Me ale­gro de que te haya gus­ta­do y te haya ani­ma­do a leer­lo. Creo que te gus­ta­rá, es una his­to­ria poco común, tan cine­ma­to­grá­fi­ca que cues­ta poco inclu­so recrear men­tal­men­te el esce­na­rio de la isla, aun­que las ilus­tra­cio­nes que con­tie­ne el libro, algu­nas de ellas son pla­nos de la isla, tam­bién ayu­da mucho. ¡Ya con­ta­rás qué tal! 😀 Un salu­dín.

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!