g Strava Feedly

Reseña: Harry Potter y la cámara secreta, de J. K. Rowling

28-X-2016

Harry Potter y la cámara secreta, de J. K. Rowling

Harry Pot­ter y la cáma­ra secre­ta, de

Pági­nas: 288 ISBN: 9788478884957

Com­prar: papel ebook Edi­to­rial: Sala­man­dra ficha del libro

Sinopsis

Tras derro­tar una vez más a lord Vol­de­mort, su sinies­tro enemi­go en Harry Pot­ter y la pie­dra filo­so­fal, Harry espe­ra impa­cien­te­men­te en casa de sus inso­por­ta­bles tíos el ini­cio del segun­do cur­so del Cole­gio Hog­warts de Magia y Hechi­ce­ría. Sin embar­go, la espe­ra dura poco, pues un elfo apa­re­ce en su habi­ta­ción y le advier­te que una ame­na­za mor­tal se cier­ne sobre la escue­la. Así pues, Harry no se lo pien­sa dos veces y, acom­pa­ña­do de Ron, su mejor ami­go, se diri­ge a Hog­warts en un coche vola­dor. Pero ¿pue­de un apren­diz de mago defen­der la escue­la de los mal­va­dos que pre­ten­den des­truir­la? Sin saber que alguien ha abier­to la Cáma­ra de los Secre­tos, dejan­do esca­par una serie de mons­truos peli­gro­sos, Harry y sus ami­gos Ron y Her­mio­ne ten­drán que enfren­tar­se con ara­ñas gigan­tes, ser­pien­tes encan­ta­das, fan­tas­mas enfu­re­ci­dos y, sobre todo, con la mis­mí­si­ma reen­car­na­ción de su más temi­ble adver­sa­rio.

Autora

J. K. Rowling

J. K. Row­ling (Yate, South Glou­ces­ters­hi­re, Ingla­te­rra, Reino Uni­do, 1965) es auto­ra de la saga de Harry Pot­ter, de otros tres libros com­ple­men­ta­rios publi­ca­dos ori­gi­na­ria­men­te con fines bené­fi­cos, de la nove­la para adul­tos Una vacan­te impre­vis­ta (2012) y, con el seu­dó­ni­mo Robert Gal­braith, de la serie de nove­las poli­cía­cas pro­ta­go­ni­za­das por Cor­mo­ran Stri­ke. Debu­ta como guio­nis­ta y pro­duc­to­ra con la pelí­cu­la basa­da en el libro Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de encon­trar­los (2001). Ade­más es tam­bién famo­sa por su his­to­ria de haber pasa­do de pobre a mul­ti­mi­llo­na­ria en sólo cin­co años. La Sun­day Times Rich List de 2008 esti­mó la for­tu­na de Row­ling en 560 millo­nes de libras, sien­do la duo­dé­ci­ma mujer más rica en Gran Bre­ta­ña.

Opinión

Aquí estoy, bas­tan­te tiem­po des­pués, más del que me hubie­ra gus­ta­do a decir ver­dad, con la segun­da par­te de la saga Harry Pot­ter. Pen­sa­réis que es estú­pi­do que diga yo mis­mo que he esta­do sin leer la segun­da par­te más tiem­po del que que­ría en un prin­ci­pio, y no os fal­ta­rá razón si lo pen­sáis, pero es que voy dan­do prio­ri­dad a otros libros que no per­te­ne­cen a colec­cio­nes (sobre todo tan lar­gas como ésta) y al final nun­ca saco tiem­po para con­ti­nuar sagas pen­dien­tes. Una de mis cosi­llas a pulir. El caso es que me he pro­pues­to que no pase tan­to tiem­po des­de la lec­tu­ra de este has­ta el pró­xi­mo… Yo y mis pro­pó­si­tos lec­to­res no siem­pre nos lle­va­mos bien, pero tra­ta­ré en lo posi­ble de cum­plir­lo. Y no por­que me lo impon­ga por­que sí, sino por­que en reali­dad dis­fru­to mucho leyen­do estos libros… y no sé por qué pos­pon­go duran­te tan­to tiem­po la con­ti­nua­ción. Pues eso, cosi­llas.

Al turrón, que me lío. Este libro, si cabe, me ha gus­ta­do más que el pri­me­ro; es más entre­te­ni­do, tie­ne más acción, pasa menos tiem­po que en el pri­me­ro con los Durs­ley (lo cual siem­pre es posi­ti­vo, vaya gen­tu­za asque­ro­sa todos ellos) y se nos pre­sen­ta a Dobby: un ado­ra­ble elfo domés­ti­co que, aun­que con la mejor de sus inten­cio­nes, mete­rá a Harry en más de un lío.

Y, ya que comen­to lo de los múl­ti­ples líos en los que se mete Harry, me veo obli­ga­do tam­bién a comen­tar los efec­ti­vos y ori­gi­na­les deus ex machi­na que Row­ling tie­ne pre­pa­ra­dos para él; el más can­to­so del pri­mer libro lo acha­qué a la magia, a fin de cuen­tas es una saga de libros que tra­ta sobre eso, tam­po­co era cues­tión de hilar fino en deta­lles, pero… es capaz de hacer que se sal­ga de rosi­tas de los dos líos más fuer­tes de este libro. Aten­ción, spoi­ler: véa­se su cara a cara con Ara­gog y el res­to de ara­ñas, o su enfren­ta­mien­to final (o el de Faw­kes, no sé…) con­tra el basi­lis­co. Vale que la car­ga que el cha­val tie­ne enci­ma con la fami­lia que le ha toca­do en des­gra­cia requie­re que el kar­ma se equi­li­bre un poco, pero tan­to… Ya estoy adver­ti­do de que pasa­rá una y otra vez, así que más me vale irme acos­tum­bran­do. Pese a que esto me chi­rría un poco, no me ha impe­di­do dis­fru­tar del libro igual­men­te, hay dos Harry Pot­ter: uno que es des­gra­cia­do mien­tras per­ma­ne­ce en la casa de Pri­vet Dri­ve y otro des­ti­na­do a gran­des cosas alre­de­dor de Hog­warts, aun­que ni él mis­mo sepa cómo. Es cues­tión de asu­mir­lo y ya.

En cuan­to al libro en sí, es genial la fan­ta­sía e ima­gi­na­ción que está impreg­na­da en cada pági­na del libro; el mun­do que creó Row­ling es bes­tial. En esta segun­da par­te el trío Pot­ter, Gran­ger y Weas­ley se cono­cen más y mejor; son capa­ces de más cosas, están más segu­ros de sí mis­mos (bueno, qui­zá Harry no tan­to…) y empie­zan a enten­der­se… cada vez mejor. Unos más que otros, ya sabéis. Es un cono­ci­do spoi­ler para mí quié­nes de ellos aca­ban jun­tos con­for­me vaya avan­zan­do la saga… y no me mola nada, ten­go ship­peo máxi­mo con Harry Pot­ter y Her­mio­ne Gran­ger. Har­mony es real. Y ya dejo el tema, que me pon­go moñas.

Comen­tan­do un poco más sobre los per­so­na­jes, en este libro tam­bién se pre­sen­ta a Gil­de­roy Lock­hart. Aten­ción, spoi­ler: el nue­vo pro­fe­sor de Defen­sa con­tra las artes oscu­ras, en sus­ti­tu­ción de Qui­ri­nus Qui­rrell. Con­for­me se pre­sen­tó ya me cayó mal, cuan­do fue cons­tru­yén­do­se el per­so­na­je a sí mis­mo y masi­fi­can­do su leyen­da me cayó toda­vía peor, y ya casi al final del libro… bueno. Su úni­co éxi­to como mago es hacer que cai­gan a su paso más babas de alum­nas que lágri­mas es capaz de ver­ter Myrtle «la Llo­ro­na» Warren. Y es imbé­cil; bien que hicie­ron en la pelí­cu­la al redu­cir con­si­de­ra­ble­men­te esce­nas de él. Olvi­dán­do­se de quién es lo mis­mo has­ta es majo y todo. No me cae bien, por si no se había nota­do. Por otro lado, ahí sigue Dra­co Mal­foy, tan inso­por­ta­ble como siem­pre. Aun­que en este libro tie­ne un digno rival: Lucius Mal­foy, su padre. De tal palo, tal asti­lla; qué buen esco­ba­zo tie­nen ambos con su Nim­bus 2001.

Quie­nes sólo cono­cen la saga por las pelí­cu­las he de decir que no son total­men­te fie­les al libro (eso sería impo­si­ble en el cine) pero pese a que no inclu­yen todos los deta­lles y esce­nas del libro es cier­to que tan­to la pri­me­ra par­te como ésta me pare­ce que son unas enor­mes adap­ta­cio­nes. Lo malo es que la pri­me­ra pelí­cu­la hace spoi­lers de algu­nas cosas que en los libros se inclu­yen en esta segun­da par­te en lugar de en la pri­me­ra; mien­tras visio­né la pri­me­ra de las pelis pen­sa­ba: ¿de dón­de habrán saca­do la idea de esto? ¡esto no esta­ba en el libro! Y era por­que sí esta­ba, pero en esta segun­da par­te. No me impor­ta, soy bas­tan­te fle­xi­ble con los spoi­lers.

Aun­que el públi­co obje­ti­vo de este libro son los niños, a mí me pasa como con todos los libros de fan­ta­sía infan­til o juve­nil que leo: dis­fru­to con ellos como si fue­ra un niño, aun­que haga ya algún tiem­po que dejé de ser­lo… al menos par­cial­men­te. Si ya no eres tan niño, te gus­ta la fan­ta­sía y, como yo, no le dis­te una opor­tu­ni­dad a estos libros hace unos cuan­tos años, no te lo pien­ses y dáse­la aho­ra. No te arre­pen­ti­rás.

Pros y contras

Mi pro va para la diver­sión que estos libros ofre­cen al lec­tor. Mi inten­ción fue inter­ca­lar la lec­tu­ra con otro libro que tenía empe­za­do, leyen­do un capí­tu­lo de cada uno de for­ma alter­na­ti­va y… nada de eso. Lo empe­cé y lo ter­mi­né. Me engan­chan un mon­tón y me lo pasé pipa leyén­do­lo. Creo que no se pue­de pedir más a un libro.

Mi con­tra es un poco sal­va­je pero va para la auto­ra del libro, por per­mi­tir que Dra­co Mal­foy (y aho­ra tam­bién su padre) sigan vivos; sé que en toda his­to­ria debe haber un villano al que poder odiar tran­qui­la­men­te, pero ese tío es imbé­cil de rema­te. Por ejem­plo, Seve­rus Sna­pe, entre cla­se y cla­se de Pocio­nes hace las veces de anta­go­nis­ta, y aun­que tie­ne un poqui­to de mala leche no es tan inso­por­ta­ble como la fami­lia Mal­foy. Un per­so­na­je que riva­li­za con el héroe de una his­to­ria, en este caso Harry Pot­ter (thanks, cap­tain Obvious!), no tie­ne por qué ser tam­bién repe­len­te.

Escudo de Hogwarts

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

8 comentarios

  1. Yo leí todos los libros y son genia­les, se ve la evo­lu­ción des­de el pri­mer libro más infan­til has­ta el últi­mo que es más adul­to. Abso­lu­ta­men­te genia­les!!!
    Sigue con la saga, no te arre­pen­ti­rás
    Besos

    responder
    • Sí, aun­que no los leí de peque no pasa nada, los leo aho­ra. Voy a ir leyén­do­los con más fre­cuen­cia, si no de una vez a otra casi ni recuer­do qué pasó. 😛 Besos.

      responder
  2. Me encan­ta esta saga! Cuan­do pase algún tiem­po, segu­ro que vol­ve­ré a leer­la.
    Beso­tes!!!

    responder
    • Es genial, yo de peque era un poco lelo y no la leí, pero ya estoy reme­dian­do ese pun­to aho­ra. Y ade­más estos libros, cuan­do ya no somos niños, nos recuer­dan cómo era ser­lo, y a veces vie­ne bien por­que nun­ca me gus­ta­ría dejar de ser un poco niño, aun­que sea por den­tro. 😀 ¡Besos!

      responder
  3. Defi­ni­ti­va­men­te ten­go que hacer una relec­tu­ra de esta serie. Dis­fru­té mucho con todos los volú­me­nes. Por cier­to, en mi caso tam­bién la leí de adul­to (creo recor­dar que empe­cé cuan­do tenía 23 o 24 años). Sin duda, la edad no es un impe­di­men­to si la his­to­ria mere­ce la pena. ¡Salu­dos!

    responder
    • Es cier­to, el úni­co requi­si­to es que te gus­ten este tipo de libros. Supon­go que la expe­rien­cia de leer­los sien­do un niño, que alu­ci­na­rás con todo lo que va ocu­rrien­do, sien­do adul­tos ya no es tan así, pero no impi­de que se pue­da dis­fru­tar igual­men­te de ellos. Y, sobre todo, pasar un rato muy entre­te­ni­do mien­tras estás leyén­do­los. ¡Un salu­do!

      responder
  4. Yo leí la saga de HP ya adul­to, y que­dé mara­vi­lla­do. Muy por enci­ma de la lite­ra­tu­ra infantil/​juvenil que me man­da­ban leer en el colegio/​instituto.
    Y para mí la saga fue a más, qui­zás por­que títu­lo tras títu­lo va sien­do más adul­ta. Los dos pri­me­ros libros fue­ron los que menos me gus­ta­ron (dicho en com­pa­ra­ción con los otros, por­que por sí mis­mos sí me gus­ta­ron).
    Y aun­que la saga tie­ne algún defec­to, en gene­ral me pare­ció una pasa­da. Has­ta el pun­to que me gus­ta­ría releer­la en algu­na oca­sión.
    Salu­dos.

    responder
    • Siem­pre he leí­do que con­for­me vas con­ti­nuan­do la saga los libros son mejo­res, pero cla­ro, aho­ra toda­vía no pue­do com­pa­rar. Éstos me han gus­ta­do mucho, pero cuan­do la ter­mi­ne qui­zá en com­pa­ra­ción con los últi­mos éstos sean los peo­res. Pero en reali­dad ya no es siquie­ra nece­sa­rio que sea una saga, si aho­ra me pon­go a con­sul­tar las pun­tua­cio­nes de los libros, veo libros de 2012 con cin­co estre­llas que aho­ra en pers­pec­ti­va pien­so: ¿y cómo me pudo gus­tar tan­to este libro? Pero en aque­lla épo­ca para mí era la bom­ba, jaja. Cosas de la edad, que vas hacién­do­te más crí­ti­co con según qué cosas. 😛 ¡Un salu­dín!

      responder

Anímate, ¡deja un comentario!