g Strava Feedly

Reseña: El monte de las ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer

13-XI-2015

El monte de las ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer

El mon­te de las áni­mas, de

Pági­nas: 10 Edi­to­rial: Domi­nio públi­co ASIN: B006­C9UU­S0

Sinopsis

En la noche de difun­tos, Alon­so narra a su pri­ma Bea­triz la terri­ble leyen­da que pesa sobre el mon­te de las Áni­mas. Sin embar­go, Bea­triz insis­te en que su pri­mo regre­se al malé­fi­co lugar para recu­pe­rar la ban­da azul que ha per­di­do en una cace­ría esa mis­ma maña­na. ¿Supe­ra­rá Alon­so por amor el mie­do a los fan­tas­mas que reco­rren el mon­te?

Opinión

Esto es lo pri­me­ro que leo de Béc­quer y estoy miran­do ya con ojos pica­ro­nes al libro de sus Leyen­das, por­que como todas ten­gan la cali­dad de esta joyi­ta voy a alu­ci­nar leyén­do­lo.

Tras la lec­tu­ra de La leyen­da de Sleepy Hollow el día de Hallo­ween, y que­dar­me un pelín des­pa­ga­do por­que aun­que el libro es muy bue­no no era lo que yo espe­ra­ba para leer este día, me ani­mé con este bre­ví­si­mo rela­to de Béc­quer que pue­des leer en más o menos 15 minu­tos. Pero en reali­dad no nece­si­ta más para con­si­de­rar­se una mara­vi­lla ple­na­men­te repre­sen­ta­ti­va del géne­ro de terror góti­co de la épo­ca; una obra made in Spain que pre­sen­tán­do­se­la al públi­co más joven, median­te su agi­li­dad de lec­tu­ra, lo con­ci­sa y direc­ta que es, y su esca­sa exten­sión, crea­rá más de un futu­ro lec­tor aman­te del géne­ro. Y eso que gana­re­mos todos.

Des­de la pri­me­ra línea has­ta la últi­ma la his­to­ria siem­pre va in cres­cen­do; Béc­quer con­si­gue crear en este rela­to una atmós­fe­ra de angus­tia y sus­pen­so bri­llan­te, está cla­ro: ayu­dan a ello la bre­ve exten­sión del rela­to, que no deja al lec­tor tiem­po para que la men­te se dis­per­se ni se cen­tre en cual­quier otro pun­to de la his­to­ria; des­de el momen­to en que los pri­mos empie­zan a con­tar­se la leyen­da el uno al otro sabes que pasa­rá algo —malo, con­cre­ta­men­te— pero no sabes qué ni cuán­do; y cuan­do se cum­ple el tópi­co de que los hom­bres hacen cual­quier cosa, por estú­pi­da que sea, para demos­trar que son los más valien­tes de cuan­tos hayan alre­de­dor empie­za a suce­der todo tan rápi­do y con­tán­do­lo de una for­ma tan bri­llan­te que ni siquie­ra pue­des parar­te a pen­sar o a inten­tar adi­vi­nar qué suce­de­rá des­pués.

El final lo bor­da deján­do­te en ascuas sin que ocu­rra nada impor­tan­te cuan­do esta­bas espe­ran­do que ocu­rrie­ra algo —malo, de nue­vo—; y, en cam­bio, sor­pren­dién­do­te cuan­do ya no espe­ras que ocu­rra nada por­que ya está ter­mi­nán­do­se el rela­to, cul­mi­nan­do la his­to­ria de la for­ma más sor­pren­den­te posi­ble.

Éste sí es un rela­to idó­neo para la noche de Hallo­ween.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!