g Strava Feedly

Reseña: El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King

25-X-2015

El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King

El mis­te­rio de Salem’s Lot, de

Pági­nas: 395 Edi­to­rial: Pla­za & Janés ISBN: 9788401324246 

Sinopsis

Vein­te años atrás, por una apues­ta infan­til, Ben Mears entró en la casa de los Mars­ten. Y lo que vio enton­ces aún nubla sus pesa­di­llas. Aho­ra, como escri­tor, vuel­ve a Salem’s Lot para exor­ci­zar sus fan­tas­mas. Salem’s Lot es un pue­blo tran­qui­lo y ador­mi­la­do don­de nun­ca pasa nada, excep­to la vie­ja tra­ge­dia de la casa de los Mars­ten. Y el perro muer­to col­ga­do de la ver­ja del cemen­te­rio. Y el mis­te­rio­so hom­bre que se ins­ta­ló en la casa de los Mars­ten. Y los niños que des­apa­re­cen. Y los ani­ma­les que mue­ren desan­gra­dos. Y la espan­to­sa pre­sen­cia de Ellos, quie­nes­quie­ra que sean Ellos…

Opinión

Cuan­do lees un libro de vam­pi­ros bien escri­to la sen­sa­ción es total­men­te dife­ren­te a cuan­do lees otras cosas escri­tas sobre lo que dicen ser vam­pi­ros. Es lo que ocu­rre con este libro y eso me encan­ta.

Libro escri­to en 1975; segun­da nove­la comer­cia­li­za­da de Step­hen King y pri­me­ra —y úni­ca, has­ta la fecha— cuyos per­so­na­jes prin­ci­pa­les son los vam­pi­ros. Estos vam­pi­ros, eso sí, mucho más en la línea de los clá­si­cos; como Car­mi­lla, por poner un ejem­plo de uno que he leí­do, pero tam­bién como el archi­co­no­ci­do Drá­cu­la.

Como nota curio­sa decir que el títu­lo de este libro ha teni­do un mon­tón de cam­bios; el títu­lo ori­gi­nal iba a ser Second Coming pero al final se deci­dió por Jerusalem’s Lot, que como com­pro­ba­re­mos nada más comen­ce­mos a leer el libro: es el pue­blo fic­ti­cio que da nom­bre al esce­na­rio prin­ci­pal don­de trans­cu­rre toda la his­to­ria; los edi­to­res del señor King pare­cie­ron no estar dema­sia­do con­for­mes con este títu­lo ya que lo veían dema­sia­do reli­gio­so y se lo hicie­ron acor­tar a sim­ple­men­te Salem’s Lot, que es el nom­bre más cono­ci­do inter­na­cio­nal­men­te de este libro; al tra­du­cir­lo al espa­ñol debie­ron pen­sar que ese títu­lo no ser­vía para nada y lo cam­bia­ron com­ple­ta­men­te a La hora del vam­pi­ro, que años más tar­de pasa­ría a rebau­ti­zar­se tal y como lo pode­mos encon­trar hoy en cual­quier libre­ría a la que vaya­mos como El mis­te­rio de Salem’s Lot. Ahí que­da eso.

En esta nove­la, el rol de escri­tor que sue­le haber en la mayo­ría de libros del señor King lo ocu­pa Ben Mears: un escri­tor de nove­las pseu­do­eró­ti­cas de mode­ra­do éxi­to que lle­ga al Solar bus­can­do ins­pi­ra­ción para su pró­xi­mo libro basa­do en la casa de los Mars­ten, en la que hace unos cuan­tos años ocu­rrían fenó­me­nos para­nor­ma­les, hubo gen­te muer­ta, etc.

Casi a la par de su lle­ga­da tam­bién lle­gan al pue­blo Stra­ker y el mis­te­rio­so señor Bar­low con inten­ción de com­prar y regen­tar una tien­da de anti­güe­da­des. ¿Y cuál será la casa ele­gi­da para vivir que ele­gi­rá esta sin­gu­lar pare­ja? En efec­to: com­pran la casa de los Mars­ten para poder seguir amplian­do su fama de casa tétri­ca del horror. Ya tene­mos el lío mon­ta­do.

Y lue­go está Mark Petrie… ¡ay! El niño con habi­li­da­des espe­cia­les que pen­sa­rías que se tra­ta de un adul­to de avan­za­da edad con bas­tan­te vida vivi­da si no fue­ra por­que las pre­ci­sas des­crip­cio­nes de King no dejan duda algu­na de que es un chi­qui­llo. Me enamo­ré de sus refle­xio­nes, de sus pen­sa­mien­tos, de lo que King quie­re que pen­se­mos de él… ¡y lo con­si­gue! Las dos citas mar­ca­das con las que me que­do de este libro, pre­ci­sa­men­te, son frag­men­tos des­crip­ti­vos de sus pen­sa­mien­tos o refle­xio­nes que me pare­cen sen­ci­lla­men­te bri­llan­tes.

Como siem­pre pasa en los libros escri­tos por el señor King: los minu­cio­sos deta­lles, inclu­so de per­so­nas irre­le­van­tes en el trans­cur­so —y fin— de la his­to­ria, con­si­guen que creas que for­mas par­te del pue­blo de Jerusalem’s Lot, por­que ter­mi­nas por cono­cer a los per­so­na­jes prin­ci­pa­les y demás habi­tan­tes del pue­blo casi tan bien como los veía King en su cabe­za a la hora de estar escri­bien­do esta nove­la.

Cuan­do Ben Mears, jun­to con otros per­so­na­jes afi­nes que no men­cio­na­ré para que cada uno pue­da des­cu­brir­los a gus­to, des­cu­bren que en el pue­blo empie­zan a suce­der cosas extra­ñas y que posi­ble­men­te guar­den rela­ción con la lle­ga­da de Bar­low y Stra­ker deci­den poner­se a inves­ti­gar los hechos y lle­gar a la con­clu­sión de que, tan­to ellos como algu­nas per­so­nas más pos­te­rior­men­te, deja­ron de ser huma­nos para con­ver­tir­se en algo más.

En gene­ral el libro me ha gus­ta­do mucho; no será el mejor que poda­mos leer en la biblio­gra­fía de King, pero sí es una nove­la per­fec­ta si lo que que­re­mos es dis­fru­tar de una his­to­ria de vam­pi­ros al más puro esti­lo de los clá­si­cos, ale­ja­dos de todas estas ton­te­rías moder­nas a la que muchos lla­man vam­pi­ros pero que creo que lo más apro­pia­do sería lla­mar­les luciér­na­gas.

Espe­ro haber sido capaz de ser lo más impar­cial posi­ble, pero con Step­hen King me resul­ta tre­men­da­men­te com­pli­ca­do.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!