Reseña: Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll

También incluye A través del espejo (1871) y La caza del Snark (1876)

28/08/16

Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll

Ali­cia en el país de las mara­vi­llas, de

Pági­nas: 400 ASIN: B01E1QT­W3O

Com­prar: papel ebook Edi­to­rial: Pen­guin Clá­si­cos ficha del libro

Sinopsis

Maes­tro del non­sense, Lewis Carroll tras­pasó en estos tex­tos el umbral que separa la reali­dad del sueño y se aden­tró en un terri­to­rio sin leyes ni nor­mas donde todo es posi­ble. Ali­cia, los estram­bó­ti­cos per­so­na­jes del País de las Mara­vi­llas, los del otro lado del espejo y los per­te­ne­cien­tes a la tri­pu­la­ción en batida con­tra el Snark ponen así en entre­di­cho todos y cada uno de los pos­tu­la­dos lógi­cos en los que se basa el mundo en que vivi­mos.

Acom­pa­ñado de las ilus­tra­cio­nes ori­gi­na­les de John Ten­niel, el pre­sente volu­men recoge las for­mi­da­bles tra­duc­cio­nes de Luis Maris­tany, uno de los más con­sa­gra­dos exper­tos en la obra de Carroll que ha habido en nues­tra len­gua. A modo de apén­dice, ade­más, se incluye una selec­ción de car­tas del autor y un por­me­no­ri­zado estu­dio de Nina Auer­bach, cate­drá­tica emé­rita en la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia y reco­no­cida espe­cia­lista en lite­ra­tura inglesa deci­mo­nó­nica.

Opinión

En esta reseña me cen­traré úni­ca­mente en A tra­vés del espejo y La caza del Snark, pero tam­bién podéis leer mi reseña de la edi­ción con­me­mo­ra­tiva de Pen­guin Clá­si­cos de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas.

Decidí leer este libro mien­tras leía la edi­ción con­me­mo­ra­tiva de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas, en la que no se incluye A tra­vés del espejo, y que­ría saber qué más aven­tu­ras le depa­ra­ban a la genial Ali­cia en su con­ti­nua­ción. Esta edi­ción tam­bién incluye La caza del Snark, pero en ese poema no tenía espe­cial interés… no espe­raba gran cosa y, por ade­lan­tar: nin­guna gran cosa me llevé.

Tam­bién, como en la edi­ción con­me­mo­ra­tiva, este libro incluye las ilus­tra­cio­nes de John Ten­niel; las de la parte de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas son idén­ti­cas las de uno y otro libro; las de A tra­vés del espejo sí son nue­vas. Tal cual dije de aqué­llas digo de estas: me gus­tan muchí­simo; ade­más, algo que se me pasó decir en la reseña ante­rior, aun­que ya pudis­teis verlo: no están colo­rea­das, lo veo como a modo de boceto, una ilus­tra­ción clá­sica, como clá­sico es este libro… creo que le pegan muchí­simo.

A través del espejo

Aun­que no se ha pro­du­cido un cam­bio de edad en Ali­cia res­pecto a Ali­cia en el país de las mara­vi­llas, encuen­tro a la Ali­cia de A tra­vés del espejo más adulta; en reali­dad me ha pasado eso con todo el libro, con la his­to­ria, con los per­so­na­jes, con las con­ver­sa­cio­nes; aquél era más un mundo inven­tado a tra­vés de la mente de un niño, éste sigue siendo un mundo inven­tado, fan­ta­sioso, alo­cado (como es Ali­cia, vaya), pero creo que pierde un pelín de la esen­cia del pri­mero; quizá sea más pla­neado, menos espon­tá­neo, más estu­diado… y excepto algu­nos casos con­cre­tos, menos loco. ¿Quiere decir esto que no me ha gus­tado? En abso­luto, pero sí es cierto que un pelín menos que el pri­mero en gene­ral.

Quie­nes ya me cono­céis un tiempo sabréis que soy un amante del aje­drez. Y A tra­vés del espejo nace de una par­tida de aje­drez, se desa­rro­lla en una par­tida de aje­drez un tanto pecu­liar, y ter­mina de nuevo con el aje­drez bien pre­sente. Esto ya le suma muchos pun­tos para que me guste.

Aquí el mundo ima­gi­na­rio es otro dis­tinto, cam­bia el esce­na­rio y tam­bién los per­so­na­jes, pero la esen­cia sigue siendo la misma. Y la per­so­na­li­dad tan carac­te­rís­tica de Ali­cia tam­bién lo es, al menos en muchas par­tes.

La caza del Snark

La caza del Snark es un poema divi­dido en ocho par­tes que publicó el señor Carroll en 1876. No puedo decir que no me ha gus­tado, y está bien que se incluya para poder dis­fru­tar algo más de lo que escri­bió el autor, pero en gene­ral no creo que guarde dema­siada rela­ción con el mundo de Ali­cia que todos cono­ce­mos y por el que seguro que nos hemos ani­mado a leer este libro. El Snark, mez­cla de shark (tibu­rón) y snake (ser­piente) es otro de esos per­so­na­jes fan­tás­ti­cos ori­gi­na­dos en la mente del señor Carroll, pero como es un «ani­mal», durante toda la lec­tura men­tal­mente me he hecho refe­ren­cia a él como el gamu­sino. Y por ahí van los tiros.

Cuenta la his­to­ria de una tri­pu­la­ción inexis­tente y bas­tante pecu­liar, que se suben a un barco inexis­tente para cap­tu­rar a un ani­mal inexis­tente (y todo esto no es spoi­ler, creo que es más que obvio), y a tra­vés del poema va con­tán­dose cómo avan­zan los días en alta mar hasta poder, quizá, cap­tu­rar el tan ansiado ani­mal.

Pues bueno, para pasar el rato bien (que no es poco, creo), pero ya.

Personajes

Como en Ali­cia en el país de las mara­vi­llas, creo que éste tam­poco es un libro de per­so­na­jes sino de las inter­ac­cio­nes entre ellos y Ali­cia… excepto, si acaso, por las dos rei­nas (tra­duc­tor, en espa­ñol a la reina la lla­ma­mos dama, por­que si no las ini­cia­les en la nota­ción del rey y la «reina» serían la misma y no sabría­mos de cuál se trata), que cobran espe­cial pro­ta­go­nismo en el capí­tulo número 9 con una hila­rante con­ver­sa­ción con Ali­cia que me divir­tió un mon­tón.

La reina Alicia y las reinas roja y blanca

En gene­ral creo que en el saber popu­lar se cono­cen muchí­simo más los per­so­na­jes de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas que los de A tra­vés del espejo; por ejem­plo, algu­nos de los per­so­na­jes como Tweed­le­dee y Tweed­le­dum, Hum­pty Dum­pty o el Caba­llero Blanco, que han sido los otros que más me han lla­mado la aten­ción, no sabía nada sobre ellos hasta que empecé a leer el libro. En espe­cial este último, pobre, un saco de pata­tas encima del caba­llo haría mejor papel que él como jinete.

Tam­bién, como decía antes, noté el cam­bio en la forma de escri­bir del autor en todos estos per­so­na­jes. Pen­sán­dolo con tiempo quizá el cam­bio pueda estar en que el pri­mer boceto de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas lo escri­bió por y para una niña; des­pués lo amplió y mejoró, pero la base era la misma… Y mi teo­ría es que A tra­vés del espejo lo escri­bió por su que­rida niña, pero para sus lec­to­res. Es, quizá, sutil el cam­bio, pero aun­que todos los per­so­na­jes me encan­ta­ron no con­si­guie­ron trans­por­tarme años atrás y verme a mí mismo leyendo el libro cuando era un niño. Cosas mías, supongo.

Pros y contras

El mayor pro está claro: poder seguir acom­pa­ñando a Ali­cia por sus mun­dos fic­ti­cios y rién­do­nos de las ocu­rren­cias que Lewis Carroll tiene pre­pa­ra­das para todos sus per­so­na­jes. Da igual que el libro sea un poco más adulto, el caso es poder pasar más tiempo con Ali­cia y con la bri­llante mente del señor Carroll, sólo por eso ya merece la pena la lec­tura.

Mi con­tra, pero un con­tra flo­jito en este caso, es para La caza del Snark. Cuando quise leer este libro sabía que estaba incluido, pero yo lo leí sim­ple­mente por A tra­vés del espejo; no sabía ni siquiera que era un poema, pensé que sería otro cuento más, que por apor­tar un plus había sido incluido, por­que tam­poco es que me sonara de mucho… Y bueno, no está mal, pero tam­poco creo que vaya a recor­darlo con el paso de los años. En mi opi­nión, pres­cin­di­ble.

Reseña: Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll

También incluye Las aventuras subterráneas de Alicia (1864) y Alicia para los pequeños (1890)

21/08/16

Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll

Ali­cia en el país de las mara­vi­llas, de

Pági­nas: 224 ISBN: 9788491050742 

Com­prar: papel no dis­po­ni­ble en ebook Edi­to­rial: Pen­guin Clá­si­cos ficha del libro

Sinopsis

Ali­cia en el país de las mara­vi­llas tras­pasa el umbral que separa la reali­dad del sueño y se aden­tra en un terri­to­rio sin leyes ni nor­mas donde todo es posi­ble. Triunfo de la ima­gi­na­ción y del inge­nio, esta narra­ción recrea un mundo de esce­na­rios y cria­tu­ras insó­li­tos, y pone en entre­di­cho todos y cada uno de los pos­tu­la­dos lógi­cos del mundo con­ven­cio­nal.

Opinión

Este es uno de esos libros que tie­nes que empe­zar a leerlo com­ple­ta­mente abierto de mente, por­que usando la lógica, prác­ti­ca­mente nada de lo que vayas a leer va a pare­certe sen­sato, pero pre­ci­sa­mente ahí está lo bueno de este libro: su magia (o cám­biese esta pala­bra por cual­quier otra, lo mismo da); Lewis Carroll nos trans­porta a un mundo impo­si­ble, donde todo es surrea­lista, fan­ta­sioso y dia­me­tral­mente opuesto a lo que cono­ce­mos en el nues­tro, pero todo ello tiene una expli­ca­ción… Aten­ción, spoi­ler: está ínte­gra­mente creado por la mente de Ali­cia, una chica con una fan­ta­sía más grande que ella misma, incluso cuando come o bebe algo para cre­cer

Todos cono­ce­mos tanto a Ali­cia como a muchos de sus caris­má­ti­cos y famo­sos per­so­na­jes, pero lo cierto es que no les cono­ce­mos por el libro sino, prin­ci­pal­mente, por la adap­ta­ción que Dis­ney hizo de este libro… Y a estas altu­ras todos somos cons­cien­tes de que Dis­ney se toma algu­nas licen­cias en sus obras que, por no ser exce­si­va­mente crí­tico, diré que las his­to­rias toman un cariz dife­rente res­pecto a las obras ori­gi­na­les. Así que si no hemos leído el libro, cono­ce­mos y des­co­no­ce­mos Ali­cia en el país de las mara­vi­llas casi a par­tes igua­les.

La edi­ción que leí está repleta de las ilus­tra­cio­nes clá­si­cas que John Ten­niel realizó para este libro. Que en mi opi­nión: son una mara­vi­lla. Le otor­gan ese plus a la lec­tura de un clá­sico, que no le otor­ga­rían, por ejem­plo, las ilus­tra­cio­nes sur­gi­das des­pués o basa­das en las pos­te­rio­res adap­ta­cio­nes cine­ma­to­grá­fi­cas. Estoy enamo­rado del gato de Ches­hire, lo con­fieso ya, así que es justo la que he selec­cio­nado como mues­tra para que se pueda apre­ciar qué tal son. Más abajo, en la sec­ción de per­so­na­jes, se puede ver.

Yo cuando empecé a leerlo estaba pasando por un momento en el que no me ape­te­cía leer nada, y sin embargo nada más empe­zar con las pri­me­ras pági­nas ter­miné por devo­rar el libro casi en visto y no visto. Esta edi­ción con­me­mo­ra­tiva, ade­más de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas tam­bién incluye Las aven­tu­ras sub­te­rrá­neas de Ali­cia (el pri­mer boceto de lo que des­pués sería el libro que se hizo famoso en el mundo entero) y Ali­cia para los peque­ños (una adap­ta­ción de la his­to­ria final que Carroll escri­bió en forma de cuento para los niños). En esta edi­ción no encon­tra­mos su segunda parte: A tra­vés del espejo, así que como me he que­dado con ganas de más mi pró­xima lec­tura será ésa, para saber más sobre las des­ter­ni­llan­tes aven­tu­ras de la pequeña Ali­cia.

Os reco­miendo a voz en grito la lec­tura de este libro si toda­vía no lo habéis hecho, por­que a veces está genial vol­ver a sen­tirte de nuevo como cuando eras un niño… Yo en reali­dad nunca he que­rido dejar de ser un niño, ni quiero, pero a veces se olvida un poco… y este libro con­si­gue hacér­telo recor­dar a tra­vés de su par­ti­cu­lar forma de ver el mundo.

Os gus­tará seguro, lo doy por hecho. Y si no: ¡que os cor­ten la cabeza! Bueno, en reali­dad no, esto último es broma, ya lo enten­de­réis cuando leáis el libro. Aten­ción, spoi­ler: como en el país de las mara­vi­llas, en este blog tam­poco se le corta la cabeza a nadie

Las aventuras subterráneas de Alicia

Ésta es la obra ini­cial que se creó, tal como cuenta la his­to­ria, durante una excur­sión en barco por el Táme­sis. Al prin­ci­pio ésta fue oral, para entre­te­ner a las her­ma­nas Lid­dell ya que se esta­ban abu­rriendo; según se conoce el autor sen­tía espe­cial pre­di­lec­ción por una de ellas, Alice, en la cual se ins­piró para crear estos rela­tos fan­tás­ti­cos. Más tarde, debido a que les gus­ta­ron tanto estos rela­tos, deci­dió reco­pi­lar­los y jun­tar­los en la his­to­ria que final­mente aca­ba­ría cono­cién­dose como Alice’s Adven­tu­res Under Ground. Por resu­mir: este pri­mer manus­crito fue evo­lu­cio­nando con el paso del tiempo hasta lle­gar al libro que popu­la­rizó al autor y que se dio a cono­cer como Alice’s Adven­tu­res in Won­der­land.

Las dife­ren­cias entre este pri­mer manus­crito, Las aven­tu­ras sub­te­rrá­neas de Ali­cia, y el manus­crito final, Las aven­tu­ras de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas son, bási­ca­mente, su exten­sión y mejora de lo que ya había; algu­nas esce­nas que en el pri­mero se tocan sólo de pasada en la ver­sión final se pro­fun­diza mucho más en ellas, se pre­senta a más per­so­na­jes, ocu­rren más cosas e incluso se crean esce­nas que en el pri­mero ni siquiera exis­tían.

Como curio­si­dad, para com­pa­rar uno con otro, está bien, pero lógi­ca­mente su ver­sión final se ve muchí­simo mejor ter­mi­nada, con más deta­lles, hace más gra­cia, tiene más locu­ras de todos los per­so­na­jes y, sobre todo, apa­rece el gato de Ches­hire, que en su ver­sión ini­cial no exis­tía. Y aun­que sólo sea por eso último, que de ver­dad hay más, a mí ya me merece la pena.

Alicia para los pequeños

The Nur­sery “Alice”, o Ali­cia para los peque­ños, es una adap­ta­ción de Alice’s Adven­tu­res in Won­der­land para niños de cero a cinco años. A dife­ren­cia de Las aven­tu­ras sub­te­rrá­neas de Ali­cia, en esta ver­sión, aun­que narrado de otra forma y resu­mido, sí apa­re­cen todos los per­so­na­jes y todas las esce­nas que se encuen­tran en la ver­sión final de Las aven­tu­ras de Ali­cia en el país de las mara­vi­llas. Con­forme lo leía pen­saba: esto está narrado como la típica his­to­rieta que los padres leen a los niños, antes de irse a dor­mir; los capí­tu­los son con­den­sa­dos pero bre­ves, así que da de sí como para leer un capí­tulo cada noche antes de que les entre el sueño.

Personajes

Mi per­so­naje favo­rito es el gato de Ches­hire. ¿Que por qué? Es un gato, bonito, son­riente, extraño, sabio y ade­más es el único de todos los per­so­na­jes que admite que todos allí están locos, incluso él. Ade­más: Ches­hire. Es una pala­bra bonita, como que se te llena la boca al pro­nun­ciarla. Ches­hire. Ches­hire. Suena bien.

Gato de Cheshire

Ade­más hay un mon­tón de per­so­na­jes que todos cono­ce­mos, sobre todo, por sus adap­ta­cio­nes cine­ma­to­grá­fi­cas: el Rey y la Reina de cora­zo­nes (junto a toda su baraja como súb­di­tos), el Som­bre­rero, la Oruga azul, la Lie­bre de marzo, el Grifo, el Conejo blanco, el Lirón, la Falsa Tor­tuga, la Duquesa…

Todos ellos son úni­cos entre sí, muy bien defi­ni­dos sin siquiera carac­te­ri­zar­los expre­sa­mente; todos están locos, pero a la vez, man­tie­nen con­ver­sa­cio­nes más o menos racio­na­les tomando por loca a Ali­cia cons­tan­te­mente mien­tras ella sólo puede resig­narse y seguir haciendo más y más pre­gun­tas para tra­tar de ave­ri­guar lo que está pasando…

Aun­que lo impor­tante de estos per­so­na­jes no son ellos en sí sino las inter­ac­cio­nes entre ellos y Ali­cia, sus dis­pa­ra­ta­das pre­gun­tas y res­pues­tas, y la enorme inge­nui­dad de Ali­cia para seguir cual­quier ins­truc­ción que lea, pro­bar todo sin saber qué es (*ejem* alu­ci­nó­ge­nos *ejem*) y total… Aten­ción, spoi­ler: para que luego tenga un déjà-vu con la serie espa­ñola Los Serrano y todo haya sido un sueño… Y conste que eso no me ha des­agra­dado, más bien es de espe­rar… por­que nin­guno de noso­tros ter­mi­na­re­mos por creer, mien­tras lee­mos el libro, que un mundo así es posi­ble que exista más allá del libro, de nues­tra ima­gi­na­ción y de nues­tros sue­ños, ¿no?

Pros y contras

Mi enorme pro es para, como dije al prin­ci­pio, la capa­ci­dad que tiene este libro de hacer­nos retro­ce­der en el tiempo con­forme vamos leyendo sus pági­nas y recor­dar­nos cómo vivía­mos la vida cuando éra­mos unos niños; de cual­quier ton­te­ría podía­mos sacar un juego y un buen rato de diver­sión, nues­tra ima­gi­na­ción y un par de muñe­cos eran más poten­tes que la mejor de las video­con­so­las actua­les (quizá en esta afir­ma­ción las gene­ra­cio­nes actua­les no estén muy de acuerdo, pero…). Quie­nes toda­vía estéis a tiempo: no crez­cáis, ¡es una trampa!

Un con­tra que le pongo es la escena de la Falsa Tor­tuga y el Grifo del capí­tulo 9; es la única parte del libro que se me hizo un pelín pesada. Prác­ti­ca­mente nada de lo que se cuenta en este capí­tulo apa­rece en la ver­sión ini­cial del libro, en Las aven­tu­ras sub­te­rrá­neas de Ali­cia; y la parte de este capí­tulo que apa­rece es bas­tante breve, narrada un poco por encima, y no llega a hacerse para nada pesada.

Cita

[…]¿Podrías decirme, por favor, qué camino he de tomar para salir de aquí?
—Depende mucho del punto adonde quie­ras ir —con­testó el Gato.
—Me da casi igual adónde —dijo Ali­cia.
—Enton­ces no importa qué camino sigas —dijo el Gato.
—…siem­pre que lle­gue a alguna parte —aña­dió Ali­cia, a modo de expli­ca­ción.
—¡Ah!, seguro que lo con­si­gues —dijo el Gato—, si andas lo sufi­ciente.

Reseña: El umbral de la noche, de Stephen King

17/08/16

El umbral de la noche, de Stephen King

El umbral de la noche, de

Pági­nas: 424 ISBN: 9788497594295 

Com­prar: papel no dis­po­ni­ble en ebook Edi­to­rial: DeBol­si­llo ficha del libro

Sinopsis

El gran gusano hediondo se ha ense­ño­reado de la aldea aban­do­nada y no per­mi­tirá que nadie acabe con sus misas negras. La máquina plan­cha­dora ha pro­bado la san­gre de una vir­gen y quiere más, mucho más, y su maca­bro deseo no se deten­drá ante nada. Los amplios mai­za­les impo­nen a los chi­cos sus san­gui­na­rios ritos…

El umbral de la noche nos trans­porta a un mundo de terro­res impo­si­bles que no por ello dejan de estar ahí, a la vuelta de la esquina, en un mai­zal, en un pue­blo aban­do­nado, en una lavan­de­ría, debajo de la cama o tras la puerta de ese arma­rio que ni siquiera rechina.

Opinión

Creo que una muy buena forma de cono­cer cómo escri­ben los auto­res, su forma de narrar, de cons­truir per­so­na­jes y, en defi­ni­tiva, de crear his­to­rias, es, si han escrito, empe­zar por leer sus rela­tos. Es algo que suelo tener pre­sente, pero que ni siquiera yo mismo, por razo­nes varias, con­sigo cum­plir en todos los casos. Pero es que los rela­tos tie­nen algo espe­cial, algo que, gene­ral­mente, creo que es difí­cil de con­se­guir en una novela de más exten­sión: espon­ta­nei­dad, fres­cura, con­den­sa­ción, acción y desa­rro­llo ágil y rápido… y si todo esto se une al género del terror, donde todo ello cobra espe­cial impor­tan­cia a la hora de pro­vo­car sen­sa­cio­nes ate­rra­do­ras, o al menos angus­tian­tes, a los lec­to­res, es un cóc­tel difí­cil de supe­rar.

Este libro tiene el dudoso honor de ser cono­cido por el relato Los chi­cos del maíz; relato en el que se basó la pelí­cula homó­nima de 1984 diri­gida por Fritz Kiersch y… bueno, un mon­tón más que salie­ron pos­te­rior­mente. Es curioso como un relato tan breve ha dado para tan­tas pelí­cu­las. Un relato que, a mi jui­cio (abro para­guas): está com­ple­ta­mente sobre­va­lo­rado; y no hay que ir a bus­car muy lejos: en este mismo libro hay rela­tos que creo fir­me­mente que son cien veces mejo­res que éste. Pero en fin, cosas que pasan…

Como pasa en todas las anto­lo­gías, hay unos rela­tos mejo­res, otros peo­res, pero eso siem­pre es un tema sub­je­tivo. Lo que sí está claro, y el autor lo sabe, es que hay algu­nos más ela­bo­ra­dos y otros más flo­jos; bien por­que la idea tenga más chi­cha, por­que se haya escrito estando más ins­pi­rado, etc. Y creo que, sea Step­hen King o el edi­tor, ha sabido entre­la­zar­los bien para que no ten­gas la sen­sa­ción de que el libro está deca­yendo, mez­clando entre sí unos que son bue­ní­si­mos con otros que son sólo bue­nos y otros que quizá no lo son tanto.

Así que voy a divi­dir­los por sec­cio­nes según mis impre­sio­nes sobre ellos, desde los que me han gus­tado más hasta los que me han gus­tado algo menos, aun­que no los nom­braré todos, sólo los que para mí han sido los mejo­res.

Muy buenos

  • El coco.
  • La cor­nisa: quizá a muchos les cho­cará que este relato esté aquí, pero la sen­sa­ción de opre­sión que me causó, de vér­tigo (y eso que no tengo), de impo­ten­cia… Bien mere­cen un puesto aquí arriba.
  • Basta S.A.: en cam­bio este relato no creo que sor­prenda a nadie que esté aquí. Es el colmo de lo retor­cido, es bru­tal; algo que al prin­ci­pio parece sim­bó­lico, una anéc­dota, cobra sen­tido y el final es… en serio, ¡hay que leerlo! Mi favo­rito de esta sec­ción.
  • El último pel­daño de la esca­lera.

Buenos

  • El último turno: éste recuerdo que cuando empecé a leerlo pensé: meh, pero con­forme avanza… Es un relato espe­cial­mente enfo­cado en los per­so­na­jes, y el final me gustó muchí­simo.
  • La tri­tu­ra­dora: dejad que las pose­sio­nes se acer­quen a mí.
  • A veces vuel­ven: creo que de esta sec­ción éste sería mi can­di­dato a favo­rito.
  • La pri­ma­vera de fresa.
  • El hom­bre que amaba las flo­res.
  • Un trago de des­pe­dida.

Originales

  • Campo de bata­lla.
  • Camio­nes.
  • El hom­bre de la cor­ta­dora de cés­ped: de esta sec­ción éste es mi favo­rito sin duda; ade­más hace refe­ren­cia al Gran dios Pan de Art­hur Machen, sólo por eso ya lo merece.

Últimos apuntes…

Me gus­ta­ría hacer men­ción tam­bién al relato La mujer de la habi­ta­ción; y no lo he cla­si­fi­cado en la lista ante­rior por­que no lo con­si­dero muy bueno ni quizá tam­poco espe­cial­mente bueno, pero lo que sí puedo decir con fran­queza de él es que es bas­tante duro y angus­tioso de leer. Es el último relato del libro, y creo que es una deci­sión acer­tada por­que aun­que para mí no sea com­pa­ra­ble con los ante­rio­res, al menos deja un buen sabor de boca.

No he comen­tado gran cosa acerca de los rela­tos por­que la mayo­ría son bas­tante bre­ves y con­si­dero que apor­tar más infor­ma­ción sobre ellos es, quizá, rozar peli­gro­sa­mente la línea del spoi­ler. Y no que­re­mos eso, ¿ver­dad?

Aun­que algu­nos rela­tos no me han pare­cido gran cosa en nin­guno de ellos he pen­sado tras ter­mi­narlo que ha sido una pér­dida de tiempo haber leído ese relato, nin­guno de todos ellos me ha des­agra­dado; por eso, aun­que no entra en mi lista de favo­ri­tos, creo que sí se merece las cinco estre­llas de valo­ra­ción. Unos por otros hacen una buena expe­rien­cia de lec­tura, y creo que a Step­hen King se le dan muy bien los rela­tos, creo que debe­ría de ani­marse a publi­car­los más fre­cuen­te­mente.

Cita

En este caso, ale­ján­dome de la tónica habi­tual, la cita no va a ser del libro, sino de una reseña que he leído en Goo­dreads que me ha pare­cido bri­llante. Como reseña no es gran cosa, por­que lo que dice sólo pue­den enten­derlo quie­nes hayan leído el libro, para el resto es com­ple­ta­mente vacía, pero habiendo leído el libro… ¡Ay! Cuánta infor­ma­ción en tan pocas líneas.

What I lear­ned from Night Shift:
It ain’t easy to quit smo­king.
That I know what you need.
That I am the door­way.
That he walks behind the rows.
That some­ti­mes they come back.
It ain’t over in ‘Salem’s Lot.
Don’t drink bad beer.
Get off your ass and mow your own lawn, god­dam­mit.