g Strava Feedly

Reseña: Bajo la misma estrella, de John Green

17-XII-2014

Bajo la misma estrella, de John Green

Bajo la mis­ma estre­lla, de

Aun­que para según qué cosas sue­lo ser más sen­si­ble, y más en los últi­mos tiem­pos, para ser sin­ce­ro los libros sue­len hacer­me reír o poner­me tris­te; qui­zá la elec­ción de los títu­los a leer tam­bién pro­pi­cie que no pase de ahí. El caso es que no sue­lo emo­cio­nar­me con ellos; y para dar más datos, tam­bién rara vez con algu­na pelí­cu­la o serie de tele­vi­sión, aun­que en algu­na que otra… El caso es que este libro sí ha con­se­gui­do emo­cio­nar­me. Más que cual­quie­ra de los que haya leí­do has­ta la fecha. Y un libro que con­si­gue sacar en mí esos sen­ti­mien­tos mere­ce pasar a la pri­vi­le­gia­da estan­te­ría de mis libros favo­ri­tos.

Las altas expec­ta­ti­vas son malas com­pa­ñe­ras; empe­zar a leer un libro con una valo­ra­ción media de 4,5/5 pue­de ser una bri­llan­te elec­ción o una catás­tro­fe. Y me ale­gro de que en este caso éste esté entre los afor­tu­na­dos per­te­ne­cien­tes al pri­mer gru­po.

Que el libro va a ser tris­te no pue­de pillar­te de sor­pre­sa, bas­ta con leer la sinop­sis para ima­gi­nar­lo. Lo que no pue­des ima­gi­nar es que vaya a ser tan terri­ble­men­te tris­te y ale­gre a la vez. John Green, este genio de las pala­bras, ha sabi­do dotar a la nove­la de un poder capaz de dejar­te sumi­do en la mier­da en un párra­fo y sacar­te una son­ri­sa en el siguien­te gra­cias a uno de los genia­les comen­ta­rios, tan duros como reales, con los que tan­to Augus­tus como Hazel Gra­ce van delei­tán­do­nos duran­te el trans­cur­so de la his­to­ria.

Me gus­ta­ría cono­cer a una chi­ca como Hazel Gra­ce. Y a un chi­co como Augus­tus. Oja­lá, qui­sie­ra poder tener­los a ambos como ami­gos. Mien­tras que muchos vamos vien­do pro­ble­mas don­de no los hay, ellos sabien­do que es cues­tión de tiem­po que mue­ran, se afe­rran a la vida de una mane­ra sor­pren­den­te; bro­mean­do con sus pro­ble­mas, hacién­do­nos par­tí­ci­pes de ellos y no per­mi­tien­do que ni los per­so­na­jes ni noso­tros nos hun­da­mos y sin­ta­mos lás­ti­ma por ellos.

Aun­que a prio­ri pue­da pare­cer la típi­ca rela­ción amo­ro­sa de quin­cea­ñe­ros, en reali­dad no es así. Duran­te la mayor par­te del tiem­po, aun­que están enamo­ra­dos, son sim­ple­men­te dos per­so­nas que tra­tan de hacer­se la vida más fácil el uno al otro, que se entien­den y se com­pren­den más ínti­ma­men­te que cual­quier otra per­so­na sen­ci­lla­men­te por­que están pasan­do por lo mis­mo y saben cómo se sien­ten. ¿Y por qué no? Sabien­do que su tiem­po es limi­ta­do, mere­cen dar­se la opor­tu­ni­dad que al final aca­ban dán­do­se has­ta que lle­ga el Últi­mo Día Bueno…

Un libro de esos que mar­can un antes y un des­pués, de los que pasa­rá el tiem­po y segui­rás recor­dán­do­lo. De los que si pien­sas en releer alguno, segu­ro que es el pri­me­ro que te vie­ne a la men­te. Pese a su dure­za.

¿Quieres ayudarme a reseñar más libros? Puedes pasarte por mi lista de deseos en Amazon. ¡Gracias!

Anímate, ¡deja un comentario!